El Campus del CEU acoge las IV Jornadas de universitarios con víctimas del terrorismo

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

El acto ha sido organizado por el Observatorio Internacional de Víctimas del Terrorismo.

“El hilo conductor de todas las víctimas es la justicia, la búsqueda de la justicia, y nos acompaña la fuerza que nos da la razón y la moral”. De esta forma resumió Teresa Jiménez Becerril, diputada en el Parlamento Europeo y hermana del concejal asesinado por ETA en Sevilla el 30 de enero de 1998, la razón de ser de las asociaciones de víctimas del terrorismo, cuyos representantes se han dado cita hoy en el campus universitario CEU de Bormujos (Sevilla), donde se ha celebrado la IV jornada de universitarios con las víctimas del terrorismo.

El acto ha sido organizado por el Observatorio Internacional de Víctimas del Terrorismo, cuyo director, Cayetano González, se dirigió a los universitarios presentes a quienes recordó que “sois unos privilegiados, por convivir unas horas con lo mejor de nuestra sociedad, con lo más noble y digno de nuestra sociedad”. Animó a las víctimas a “seguir en el camino de la memoria, dignidad y justicia”, y subrayó que “desde el Observatorio vamos a seguir trabajando, pese a quien pese, por vuestra causa”. González hizo referencia al “pseudoconcierto” de Los Chikos del Maiz celebrado recientemente en Sevilla, y ofreció el acto de hoy en desagravio, al tiempo que denunció que desde instituciones públicas se financien actividades de esa índole.

Previo al acto celebrado en el salón de actos, tuvo lugar un homenaje a las víctimas en la explanada del campus, donde se descubrió una placa conmemorativa, se realizó una ofrenda floral y se dió lectura a un manifiesto de los universitarios contra el terrorismo. El acto contó con la participación de diversas autoridades políticas y académicas. Entre ellas, la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía, Carmen Tovar; el presidente del Partido Popular en Andalucía, Javier Arenas, acompañado de varios cargos electos del Partido Popular –Antonio Sanz y Juan Ignacio Zoido, entre otros-; la alcaldesa de Bormujos, Ana Hermoso, acompañada de varios miembros del Consistorio del Aljarafe; representantes de asociaciones de víctimas y miembros del CEU y de la Asociación Católica de Propagandistas.

Juan Jurado, patrono delegado de la Fundación San Pablo Andalucía CEU, señaló que la organización de actos como el de hoy responde a la misma esencia de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP), que nace del humanismo cristiano, y que resumió en dos argumentos: “la dignidad de la persona y la defensa de la vida”. “De ahí surge nuestro rechazo rotundo de la violencia”, añadió.

El presidente de la Asociación Andaluza de Víctimas del Terrorismo, Joaquín Vidal, reafirmó en su intervención la condición de las víctimas como “baluarte enorme de la democracia” y destacó la tarea que desarrolla el Observatorio Internacional de Víctimas en la tarea de sensibilización de la comunidad universitaria,, “ofreciendo un conocimiento exacto del fenómeno terrorista”. “A estos universitarios les va a tocar el día de mañana acabar con esta lacra, y vivir en un país libre sin miedo al terrorismo”, concluyó.

En un emotivo discurso, Teresa Jiménez Becerril agradeció al CEU la organización de actos como éstos, “porque hace falta mucho valor para honrar a las víctimas del terrorismo, un tema que resulta incómodo”. “Estos actos son caricias, cuando estamos tan acostumbrados a recibir bofetadas”, añadió. La eurodiputada denunció “la inmoralidad que supone ver cómo se ríen los terroristas, por que saben que alguno les llamará hombres de paz”. En la misma línea, criticó la salida a la calle de Usabiaga, que no se sepa dónde está De Juana Chaos, el mencionado concierto celebrado hace unos días en Sevilla o que el Estado pague la inseminación artificial solicitada por dos etarras. Concluyó su intervención afirmando que “no les vamos a permitir que sigan riéndose”, y que “la única paz en la que creo y quiero es la que no avergüence a mis sobrinos, y la que nace de la justicia”.

Por su parte, el periodista Antonio García Barbeito destacó la actitud delas víctimas: “Me maravilla oírles pedir sólo justicia. Me maravilla que sólo pidan cárcel cuando les dieron mutilación o cementerio. ¿Cómo es posible pedir sólo justicia? Por eso –añadió- les admiro”. Dirigiéndose en todo momento a las más de 150 víctimas del terrorismo presentes en este acto, reiteró que “en ustedes está el ejemplo. Ellos (los terroristas) son huérfanos del alma”, afirmó.

Cerró el acto el presidente de la Fundación San Pablo CEU, Alfredo Dagnino, quien destacó el “testimonio de vida y abnegación” que ofrecen continuamente las víctimas del terrorismo. Dagnino explicó los motivos que llevan al CEU a organizar este tipo de actos “en tiempos de relativismo moral como los que vivimos”: “entendemos que desde nuestra identidad tenemos un compromiso al servicio de la sociedad, la verdad, el bien común y los más débiles. Lo hacemos desde el sentido de responsabilidad, pero con firmeza y determinación”, subrayó. Alfredo Dagnino resaltó la importancia de “no perder de vista nunca la memoria”, ya que “vivir en democracia exige aislar al terrorista y a los que hacen causa común con ellos”. Recordó experiencias pasadas en las que “la debilidad ante los terroristas ha acrecentado el peligro de nuevos atentados” y abogó por una paz “que brote de la justicia” y “en la que tiene que haber vencedores y vencidos”.

Esta tarde,  las cinco, tendrá lugar en la Catedral una ofrenda floral ante la patrona de la ciudad, Nuestra Señora de los Reyes.

Contenido relacionado

Enlaces de interés