El 24 de enero se estrena el musical ‘¡Gracias don Bosco!’

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

Con motivo del bicentenario del nacimiento de San Juan Bosco (I Becchi 1815-Turín 1888), la Delegación Nacional Salesiana de Pastoral Juvenil va a estrenar el 24 de enero el musical ‘¡Gracias don Bosco! Soñar tu mismo sueño’.

Un proyecto largamente esperado que nace del cariño y admiración al fundador de la gran familia salesiana, y en el que intervienen 80 actores noveles con edades comprendidas entre los nueve y los 87 años, una orquesta de 45 músicos y un equipo de 30 técnicos y profesionales. Todos ellos llevan seis años preparándose para ofrecer un musical que, en palabras de Rafael Sánchez, sacerdote salesiano, director musical y alma del proyecto, refleja la trayectoria de un carisma.

Todos los grandes proyectos tienen un padre, una génesis. Y este musical es fruto de la imaginación de un grupo de profesores y salesianos cooperadores. Un proyecto que fue tomando cuerpo en el seno de la casa salesiana de la Trinidad, en Sevilla, bajo la coordinación de Rafael Sánchez, y que seis años después se ha convertido en una prioridad salesiana a nivel nacional con motivo del bicentenario.

Testimonio de gratitud

El título del musical fue una de las cuestiones más rápidamente resueltas. La gratitud a Don Bosco, el reconocimiento al fundador y el homenaje a quienes hicieron posible que el mensaje salesiano haya calado tan profundamente en millones de personas, presidió las primeras reuniones del equipo de trabajo. Como el director musical recuerda, el guión descansa sobre los sueños de Don Bosco, y la primera escena deja marcado el camino. El telón se abre en Roma, concretamente durante la última misa que el santo italiano celebró poco antes de morir, y el protagonista explica el sueño que tuvo durante la consagración, en el que la Virgen le recordó el que tuvo a los nueve años, donde surgió su famosa frase: «Ella lo había hecho todo». Tras este episodio inicial, el musical transcurre por los momentos más significativos de su vida.

En las poco más de dos horas que dura la representación se hace patente lo que Rafael Sánchez califica como «la fuerza del testimonio», porque «la vida de Don Bosco no es ajena a Jesús; mirar a Don Bosco –matiza- es mirar a Jesús». En cierto modo, se deja clara la proyección renovadora del protagonista, un sacerdote diocesano que intuye, como otros grandes santos, que la Iglesia tiene que cambiar, dejar de lado una imagen distante y acercarse a los problemas reales de la gente, las preocupaciones de la clase obrera, de los muchachos que viven en la calle o en cárceles. Ante esa realidad él actúa, y es ahí donde radica la fuerza del carisma, la alegría, la atención predilecta a los pobres y un sistema preventivo basado en la razón, la religión y el amor.

La música como cauce efectivo para comunicar el Evangelio

En el carisma, el llamado estilo salesiano, la música ocupa un lugar relevante. Fieles al mensaje del fundador, los salesianos demuestran en sus obras que la música tiene una enorme fuerza evangelizadora. «Es un instrumento que comunica directamente con el lenguaje de los jóvenes de hoy, y que va al corazón». Sánchez aclara que no se trata de un recurso más, y se reconoce en un formato que transmite, «que hable de lo transcendente, cuidado desde el punto de vista estético, que no es banal sino rico, profundo… Todo ello hace que contemos con un elemento actual y eficaz para llevar el Evangelio. Aquellos que tienen las cualidades y el don de la música tienen el deber de utilizarlo para evangelizar», subraya firmemente convencido y con el aval de años de experiencia en el ámbito docente.

El espectador asistirá a partir del 24 de enero a una representación que no se ciñe a un modelo musical concreto. Habrá lugar para el rap, la música de las décadas de los 80 y 90, guiños a Broadway, a las bandas sonoras, fases relajadas y otras más dinámicas. El guión recorre la vida de un santo, varias décadas que encuentran su acomodo en diferentes estilos y modas, también en lo musical.

Estreno el 24 de enero en Alcalá de Guadaira

El Teatro Riberas del Guadaíra, en Alcalá de Guadaíra, acogerá la premiere del musical. Allí habrá cuatro representaciones, antes de la gira que se está proyectando por una veintena de localidades españolas, sin olvidar la cita prevista para mediados de agosto en Turín, cerca del lugar donde reposan los restos del santo fundador.

Todos los que hacen posible esta obra musical destacan la vertiente vocacional del proyecto. «Pienso que de aquí saldrán personas con su vocación más clara. Dios está pasando por sus vidas por medio del musical y ellos –subraya Rafael Sánchez- se sienten instrumentos de evangelización a través de la música». En algunos de ellos subyace la creencia de que han sido «tocados por Dios», y eso se transmite en los últimos ensayos previos a una fecha largamente esperada y que, gracias al esfuerzo de mucha gente, es ya una realidad en la agenda musical sevillana.

Contenido relacionado

Enlaces de interés