Ejercicios espirituales, retiros y dirección espiritual, recomendaciones del Arzobispo al clero de Sevilla

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

El Arzobispo de Sevilla, mons. Juan José Asenjo, ha dirigido una carta a los sacerdotes y diáconos de la Archidiócesis en la que les recomienda los ejercicios espirituales y retiros y la dirección espiritual, como «medios importantes y muy recomendados por la Iglesia, que mucho favorecen nuestra fidelidad», al tiempo que subraya la importancia de cuidar la vida interior, «que es lo que confiere autenticidad y verdad a nuestro ministerio y da alas a nuestra caridad pastoral», añade.

Comienza la carta agradeciéndoles el interés, llamadas y mensajes «y, sobre todo, vuestras oraciones», con ocasión de su reciente hospitalización y convalecencia. Posteriormente les recuerda que los ejercicios y los retiros son «una verdadera necesidad en nuestra vida personal como cristianos y una verdadera urgencia como pastores, pues nos ayudan a mantener la tensión espiritual y el celo apostólico». Recuerda las recomendaciones que han hecho los papas Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco en este sentido y aconseja a los sacerdotes y diáconos que encuentren la oportunidad de practicar «unos buenos ejercicios espirituales, práctica ascética que no ha perdido actualidad y que tanto bien nos hace». «Todos, sacerdotes y diáconos, necesitamos retirarnos, como nos pide el Señor en el Evangelio, a un lugar tranquilo y apartado para estar a solas con Él y para repensar los grandes temas de nuestra vida sacerdotal, para relanzar nuestra fidelidad al Señor y seguirle sólo a Él», reitera.

En cuanto a la dirección Espiritual, mons. Asenjo Pelegrina señala que «en la vida espiritual no podemos fiarnos de nosotros mismos», y recomienda «pedir consejo a quien con sabiduría y prudencia puede guiar nuestra alma, indicarnos los peligros, sugerirnos los remedios oportunos, y en las dificultades indicarnos los caminos para perseverar». El Arzobispo termina su carta deseando «una vivencia fiel de nuestro sacerdocio y mucha fecundidad pastoral y apostólica en el curso que estamos iniciando».

Contenido relacionado

Enlaces de interés