Cultos a la Inmaculada en la Catedral

Archidiócesis de Sevilla
Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

Cultos a la Inmaculada en la Catedral

El día 8 de diciembre se conmemora el Día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, una fecha desde 1854 de gran importancia para la Iglesia Católica. Tras la Vigilia para jóvenes que tendrá lugar en la Catedral en la noche del día 7, durante la mañana siguiente está previsto que se celebre, desde las nueve y media, el Oficio de Lecturas, Laudes, procesión de tercia y Misa estacional presidida por el arzobispo, monseñor José Ángel Saiz. Las puertas de San Miguel y Palos estarán abiertas desde las ocho de la mañana.

La Purísima Concepción se celebra en la Catedral de Sevilla con una Eucaristía presidida por el arzobispo a las diez de la mañana y Octava en el Altar Mayor entre los días 8 y 15 de diciembre, con adoración eucarística y baile de los seises.

Con este motivo, se traslada la imagen de la Inmaculada de Alonso Martínez, esculpida a mediados del siglo XVII, que actualmente se encuentra en la Sacristía Mayor, para presidir en el centro del presbiterio del altar mayor su fiesta y la Octava. Esta imagen sale procesionalmente en el Corpus en un paso que acompaña a la Custodia de Arfe.

La festividad de la Inmaculada Concepción es una de las que con mayor solemnidad se celebran en la Catedral de Sevilla. Como aludía Isidro González, el peso de la historia de este dogma mariano en este lugar sagrado es absoluto y las consiguientes manifestaciones de esplendor artístico a lo largo de los siglos han dejado una profunda huella en nuestro primer templo que aún permanecen plenamente perceptibles y son vividas por los fieles que se acercan a él para celebrar este gran día de Nuestra Señora.

Horarios e itinerario

La jornada del 8 de diciembre reviste en nuestra Catedral una solemnidad similar a la del Domingo de Resurrección y a la fiesta de la Asunción de la Virgen. A las nueve y media de la mañana comienza en el coro el canto solemne del Oficio de Lecturas con el himno Te Deum propio de los domingos y grandes fiestas, y seguidamente los Laudes, con el acompañamiento del órgano catedralicio.

Posteriormente, el Cabildo Catedral en pleno, siguiendo idéntico ritual que el Domingo de Resurrección, acude a felicitar y recoger al arzobispo al Palacio Arzobispal, para acompañarle hasta la Catedral. En estos momentos también llega a la Catedral la corporación municipal bajo mazas, que desde antiguo participa en esta celebración. Tras revestirse los celebrantes con los ornamentos celestes, color litúrgico que desde este templo se extendió a toda España y América para esta fiesta, se inicia la tradicional procesión de tercia en la que se entonan antífonas marianas de los compositores Vitoria, Morales y García Torres, entre otros.

La procesión hace estación en la capilla real, donde la imagen de nuestra patrona vestida de celeste, con el manto del mismo color bordado en plata de la orden de Carlos III, acoge la recitación de la oración solemne de este prólogo a la celebración eucarística.

Finalizada la procesión comienza la solemne Misa estacional que presidirá monseñor José Ángel Saiz, arzobispo de Sevilla, y concelebran las dignidades del Cabildo Metropolitano. El acompañamiento musical correrá a cargo de la coral de la Catedral bajo la dirección del canónigo maestro de capilla, Herminio González. La novedad este año es la participación en el baile de seises de la orquesta de Don Francisco Rosado Castillo.

Ornamentos litúrgicos

Como en otras solemnidades, los ornamentos sagrados contribuyen al engrandecimiento de la liturgia y el culto. Con este motivo, el Cabildo de la Catedral de Sevilla procesiona por el interior de la Seo con las capas históricas de color azul que presentan hilos metálicos de plata sobredorada y bordados matizados de sedas policromas del siglo XVIII. Igualmente, se traslada al altar mayor la imagen de la Inmaculada de Alonso Martínez.

También, se colocan los paños de indulgencias en los púlpitos y se preparan los enseres del Tesoro, entre ellos, destaca el ostensorio donado por Dña. Isabel Pérez Caro realizado en 1729 por Ignacio Thamaral con oro, piedras preciosas y porcelana.

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Herminio González, una vida entregada a una pasión: la música

“He tenido mucha suerte en la vida, he podido practicar aquello...

La Pastoral Vocacional califica de “éxito” la Misión Vocacional de Écija

“La misión es la bombona de oxígeno para la vida cristiana”....

La Vida Consagrada en los micrófonos de COPE Sevilla

El delegado de Medios de Comunicación, Leonardo Sánchez, dedica este viernes...

Enlaces de interés