¿Cómo acoger hoy?

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

Vivimos tiempos donde el confinamiento, las distancias, el reducir el numero de personas para los encuentros… quizás también cobre el peligro de centrarnos en nosotros mismos, ciertamente por el bien personal y el de los demás, En este tiempo yo hecho mucho de menos  mis encuentros con las mujeres de la cárcel, los emigrantes… mis apostolados en el mundo de la exclusión… ¡Deseando poder volver!

Y ante este panorama siento que ahora también hay que vivir algo tan fundamental como la acogida, el encuentro, la escucha, que nos abre a la grandeza y al misterio del otro, son valores humanos y cristiano, donde se da a cambio de nada, y aunque  damos algo, recibimos mucho, ayudándonos a crecer en compromiso y generosidad. Nos invita a abrir nuestras fronteras interiores (los miedos, los  prejuicios), poniéndonos ante el otro en actitud de diálogo, de apertura, de escucha… Hoy tenemos muchos medios que la técnica nos ofrece para cercarnos al otro y hacer posible la cercanía y la cogida y  así situarnos junto a ellos, y por lo tanto cerca de sus preocupaciones y cerca de los problemas que puedan tener, o simplemente  saber que estamos, y lo que eso significa.

Qué bueno querer vivir la acogida como talante de vida en todo aquello que físicamente podamos hacer,  o vivirla desde nuestros sentimientos y deseos, y ahora, más que nunca, en nuestras  oraciones. Recuerdo las cuatro palabras del Papa Francisco: acoger, proteger, promover e integrar “, eran referidas a los  refugiados, pero que vienen bien para todos, son cuatro verbos que  cambiarían el mundo en todos los ámbitos, desde el familiar, el del trabajo, los amigos…cualquier persona que se cruce en nuestro camino diario.

“El sentarse a escuchar a otro, característico de un encuentro humano, es un paradigma de actitud receptiva, de quien supera el narcisismo y recibe al otro, le presta atención, lo acoge en el propio círculo. Pero «el mundo de hoy es en su mayoría un mundo sordo. […] A veces la velocidad del mundo moderno, lo frenético nos impide escuchar bien lo que dice otra persona. Y cuando está a la mitad de su diálogo, ya lo interrumpimos y le queremos contestar cuando todavía no terminó de decir. No hay que perder la capacidad de escucha». San Francisco de Asís «escuchó la voz de Dios, escuchó la voz del pobre, escuchó la voz del enfermo, escuchó la voz de la naturaleza. (FRATELLI TUTTI, nº 48)

Jesús nos habló de la acogida en múltiples ocasiones. “El que recibe a un niño en mi nombre a mí­ me recibe” Niño, alguien “pequeño” y  necesitado de los otros. Ahí está Dios, ahí está su rostro humano hoy día: los que nos necesitan. La Virgen María acogió la llamada de Dios y fue  la Madre de su Hijo. Nos acogió a todos como hijos cuando Jesús en la cruz se lo pidió “mujer he ahí a tu hijo”. Le pedimos a Ella que nos ayude a acoger la vida como nos viene y a hacerla acogedora para los demás.

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

“REMAR MAR ADENTRO”

Son las palabras que conforman el lema episcopal de Mons. D.José...

Monseñor Saiz Meneses visita la Basílica del Gran Poder

El Arzobispo de Sevilla visitó la tarde del martes la Basílica...

Enlaces de interés