Benigno Pendás: «La España constitucional ha sido, es y será un éxito»

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

Las VII Jornadas Católicos y Vida Pública de Sevilla  concluyeron con «luces y perspectivas positivas» sobre el futuro de España.

«Definitivamente sí, hay razones políticas para la esperanza». Este fue el punto de partida sobre el que Benigno Pendás, miembro del Consejo de Estado y director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales del Ministerio de la Presidencia, elaboró su tesis sobre las «luces y perspectivas positivas que ofrece nuestro presente como país».

Pendás invita a «huir del pesimismo y la melancolía»

Desde un principio, Pendás quiso huir de la «tendencia al pesimismo y la melancolía que a menudo aparece como un defecto del español», y basó su optimismo en base a cuatro razones. La primera de ellas es su confianza en las clases medias españolas, «un amplio colectivo que siempre ha tenido valores y ha sido educada en la ética del trabajo, la honradez y la responsabilidad». En segundo lugar valoró positivamente el hecho de que en España, al contrario de lo que sucede en países vecinos, no hay partidos extremistas contrarios a la inmigración o antieuropeos. En este sentido, sí mostró su preocupación por «el arraigo, más allá de lo necesario, de cierto localismo de vía estrecha».

«Hay razones para ser crítico con los políticos, pero –matizó- no más que en otros países de nuestro entorno europeo». En este tema ofrecía el dato de los últimos estudios estadísticos realizados en Inglaterra acerca del desapego ciudadano hacia la política. «No solo nos pasa a nosotros», apuntó. Por el contrario, puso en valor un dato a su juicio muy significativo: en las pasadas elecciones, el 70,1 por ciento del censo fue a votar, «y eso dice mucho del sentido de la responsabilidad de los españoles cuando está en juego el interés general».

Entre las razones para la esperanza en una recuperación de España citó lo que denominó como «nuestro petróleo», los más de quinientos millones de personas que hablan nuestra lengua en todo el mundo. «Tenemos que cuidar este tesoro», añadió. En el mismo contexto destacó las posibilidades que ofrece la cultura española, y recordó la etapa en la que fue el encargado de coordinar –con el actual Arzobispo de Sevilla, Mons. Asenjo Pelegrina, como interlocutor- un ambicioso plan de restauración de catedrales «que abarcó a 92 templos y que resultó muy positivo».

Convicciones firmes y capacidad de entendimiento

El ponente quiso despejar las sospechas que pudieran crearse en el auditorio sobre un exceso de optimismo, y para ello planteó los problemas a los que la sociedad española debe hacer frente. El primero de ellos, «el tema territorial». En este punto quiso dejar claro que «España es una nación plural y diferente», así como que en este debate territorial «debemos tener convicciones firmes y una capacidad para entender aquello que se puede entender». Puso como límite la ley al afirmar que «si nos movemos en el terreno de la ruptura de la legalidad, no nos podemos entender». Fue claro al afirmar que «la España constitucional ha sido, es y será un éxito», y reconoció que el hecho de que el sistema autonómico pueda requerir una racionalización «no implica poner en cuestión los principios básicos y constitucionales». «Hay que mantener lo esencial», añadió.

Benigno Pendás, que fue presentado por el secretario del centro de Sevilla de la ACdP, Julio Álvarez de Toledo, aludía también a las críticas al funcionamiento de los partidos, e invitó a los jóvenes a participar en la vida política, «si bien aconsejo a todos los que me piden opinión que lo hagan con convicción y que tengan independencia profesional, ya que es preocupante que la política se convierta en sí misma en una profesión».

El tercer problema radica en que «la política no lo puede abarcar todo». Pendás citó algunas instituciones del Estado que deben mantenerse al margen de los políticos, entre ellas el Tribunal Constitucional o el Tribunal de Cuentas. En este tema recordó cómo el primer Tribunal Constitucional de 1981 estaba compuesto por los mejores de cada especialidad, con independencia de ideas políticas. «En estas instituciones tienen que estar los más capacitados, no los más fieles», subrayó. También tuvo un reproche para la distinción que se hace en la práctica entre los jueces por el hecho de que formen parte de una u otra asociación.

Dejó para el final la crisis política –y de valores- y lamentó el «efecto demoledor» que ésta produce entre los jóvenes, ya que «no hay perspectiva de futuro, de proyecto de vida». Subrayó la necesidad urgente de salir de «una situación a la que nos han llevado muchos errores, unos con nombre y apellidos y otros colectivos». Pendás se detuvo en la crisis actual de valores, y manifestó su satisfacción por el reciente proyecto de ley sobre el aborto –»es una buena noticia», afirmó-, al tiempo que subrayó la conveniencia de «recuperar valores como la responsabilidad o el trabajo bien hecho».

Se refirió al actual gobierno de la nación y dijo que «se está trabajando bien, se están dando pasos en la buena dirección. Otra cosa es –añadió- que los ciudadanos no perciban aún los buenos datos que ofrece la macroeconomía». Concluyó su ponencia adelantando algunos aspectos de un proyecto legal en el que trabaja el organismo que dirige, «una ley de transparencia, acceso a la información y buen gobierno, por la que cualquier ciudadano podrá consultar sin trabas la información que concierne a la gestión de lo público».

‘Huellas de su presencia’

Esta séptima edición de las Jornadas Católicos y Vida Pública concluía con el acto cultural ‘Huellas de su presencia’, en el que se combina la literatura, música y fotografía, con la fe como telón de fondo. Cerraron las jornadas Juan Caamaño, director de las Jornadas; Antonio Rendón, secretario general de la ACdP; Juan Carlos Hernández Buades, director general de la Fundación San Pablo Andalucía CEU; Julio Álvarez de Toledo, secretario del centro de Sevilla de la ACdP; y el delegado diocesano de Apostolado Seglar, Enrique Belloso.

Contenido relacionado

Homenaje del CEU al siervo de Dios Ángel Herrera Oria

Como cada año, la Fundación San Pablo Andalucía CEU ha realizado...

Enlaces de interés