Sábado de la segunda Semana de Pascua

Palabras del Arzobispo.
En este sábado de la segunda semana de Pascua miramos a la Santísima Virgen, que ha vivido la pasión y la muerte de su Hijo al pie de la cruz, asociándose voluntariamente a la inmolación voluntaria de Jesús como corredentora de toda la humanidad. Ella es la nueva Judit. Así como aquella israelita valiente impidió el avance del ejército de Holofernes que pretendía someter a Israel, diluyendo su identidad religiosa y su fidelidad a la Alianza, al pie de la Cruz, María se implica activamente en la obra saludable de nuestra redención, mereciendo el título de corredentora y medianera de todas las gracias que necesitamos para luchar contra el pecado y para ser fieles. El Concilio Vaticano II precisó con mucho rigor el significado de su intervención al pie de la Cruz al decirnos que la mediación maternal de María de ningún modo oscurece o disminuye la única mediación de Cristo. Todo lo contrario. Esta mediación maternal es querida por Cristo y se apoya y depende de los méritos de Cristo y de ellos obtiene toda su eficacia (L.G. 60).

La mediación maternal de María no es algo que pertenece al pasado. Sigue siendo actual: ella asunta y gloriosa en el cielo, sigue actuando como madre, con una intervención activa y benéfica en favor de sus hijos, impulsando, vivificando y dinamizando nuestra vida cristiana. Así nos lo dice el Concilio: “La Santísima Virgen, una vez elevada a los cielos… con amor maternal cuida de los hermanos de su Hijo, que todavía peregrinan y se debaten entre peligros y angustias, hasta que sean llevados a la patria feliz” (LG 62). Su oración por nosotros es absolutamente eficaz. Ella, con su múltiple intercesión, con su incesante plegaria ante su Hijo, es nuestra abogada y valedora. Acudamos a ella cada día y encomendémosle fervorosamente la prueba que estamos viviendo.

+ Juan José Asenjo Pelegrina

Arzobispo de Sevilla

Escuchar audio

Contenido relacionado

Laicos llamados a la misión

En la solemnidad de Pentecostés celebramos el día del Apostolado Seglar...

Enlaces de interés