ANTONIO RODRÍGUEZ BABÍO, Delegado Diocesano de Patrimonio Cultural: “Las obras de arte en la Iglesia no están para adornar”

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

Antonio Rodríguez Babío estrena responsabilidad pastoral en la Archidiócesis este mes de septiembre. Es el nuevo delegado diocesano de Patrimonio Cultural y sustituye en el cargo a alguien que ha venido desempeñando esta labor durante muchos años, el jesuita Fernando García Gutiérrez. Ya está de vuelta de Roma, donde ha pasado varios años formándose precisamente para desempeñar esta ocupación. Según reconoce, ha llegado el momento de poder aunar sus dos vocaciones, sus dos pasiones: el seguimiento a Jesucristo a través del sacerdocio y el patrimonio cultural.

¿Cómo se presenta este sacerdote? ¿Quién es el nuevo delegado diocesano de Patrimonio Cultural?

Soy un sacerdote de la diócesis de Sevilla, ordenado desde el año 2008, he estado de párroco en Santa Cruz de Lora del Río, después en Mairena del Alcor y ahora soy párroco en Sevilla Este, en la Ascensión del Señor.

En su perfil destaca sobremanera esta faceta relacionada con el patrimonio cultural. Es licenciado en Arquitectura y en Bienes Culturales y acaba de regresar de Roma donde ha continuado con su formación en esta parcela… ¿Podemos entender esta dedicación también como una vocación, otra vocación de Antonio Rodríguez?

Si, es la vocación primera en el tiempo, podríamos decir, porque estuve en la Universidad, estudié Arquitectura y ésta era mi primera vocación. Y después mi vocación sacerdotal está por encima, pero ahora tengo la oportunidad de aunar mis dos vocaciones, mis dos pasiones.

Además, está vinculado, por ejemplo, con hermandades como la del Amor, con parroquias como Santa Ana… Este experto en patrimonio cultural es por encima de todo cura, pastor de almas.

Sí, sí. Claro. Eso es lo primero, y a partir de ahí… Una de las maneras de desarrollar mi servicio a la Iglesia es a través de la Delegación.

Imagino que ya sabrá en qué consiste esta nueva responsabilidad, ¿hasta dónde llega el delegado?, ¿cuál es su misión?

Es un poco la tutela, la puesta en valor de todo lo relacionado con el patrimonio, con los bienes culturales de la diócesis. Desde la restauración de un bien de interés cultural, de cualquier obra, a la realización de obras nuevas… Todo lo concerniente con el patrimonio pasa por la Delegación o debe pasar por la Delegación.

Antonio, la evangelización a través del arte. Este concepto imaginamos que se va a trasladar a las iniciativas que se puedan tomar desde su Delegación.

Debe ser una idea que no podemos perder de vista, porque las obras de arte en la Iglesia no están para adornar, sino que tienen un fin. El primero, alabar a Dios, y después evangelizar, catequizar, mostrar, hacer visible el Evangelio. Esto es lo más importante.

¿Una cosa es el cometido de esta Delegación de Patrimonio Cultural y otra la gestión diaria de las obras que lleva a cabo la diócesis en templos que hay que restaurar, aquellos de nueva planta, etc? ¿O tiene que ver también en esto?

No, la Delegación actúa expresamente en los bienes muebles. Y de los bienes inmuebles se encarga otra persona en la diócesis. Aunque está relacionado, la Delegación se ocupa solo de los bienes muebles.

Hay un tema recurrente, sobre todo en ámbitos cofrades, donde se demanda de alguna forma que alguien decida si esta o aquella talla puede procesionar o exponerse a la devoción de los fieles ¿Esto también forma parte de su día a día?

Si. También cuando se va a bendecir una imagen nueva, ésta debe pasar por la Delegación, y con un criterio más científico, no devocional, damos el visto bueno a la bendición de la imagen. Decidimos si es digna para ser bendecida y recibir culto.

Lo que quizás no sepa mucha gente es que el delegado de Patrimonio Cultural no está solo en esta tarea.

Me acompaña Maribel Muñoz, que es la que en estos primeros momentos me está ayudando mucho. Ella lleva varios años ayudando a don Fernando en este cometido. Y también hay una comisión, que ahora mismo está en stand by, y tendremos que retomar este trabajo. La comisión está formada por catedráticos de Arte y conocedores de la materia.

En este trasbase de poderes habrá tenido ocasión de dialogar largo y tendido con su predecesor en el cargo, el padre García Gutiérrez ¿Algún consejo que podamos conocer?

Me ha dicho muchas cosas. Aparte de llevar muchos años en el cargo, es una persona muy sabia.

Para terminar, le vamos a pedir una recomendación. Dejando de lado las grandes obras por todos conocidas del patrimonio religioso sevillano, señálenos un edificio y una talla o una pintura quizás no tan conocidos.

Es complicado, porque es verdad que la diócesis tiene muchísimo patrimonio en cantidad y calidad, que sobre todo en los últimos años se ha estudiado mucho. Pero sí que hay algunas cosas no tan conocidas incluso por los propios sevillanos. Por ejemplo, los conventos de clausura, como las Mínimas de Triana, que está en una calle muy transitada -Pagés del Corro- pero que a lo mejor no nos paramos. Los retablos que tiene, sus pinturas también… Por la propia idiosincrasia de los conventos de clausura, es posible que se conozcan menos. A mí también me encanta la tabla de las santas Justa y Rufina que hay en Santa Ana, atribuida al maestro de Moguer.

Contenido relacionado

Mons. Saiz participa del rezo del Oficio en el Coro de la Catedral y...

El arzobispo de Sevilla, monseñor José Ángel Saiz continúa con su...

De la Macarena al Cachorro, pasando por la calle Pureza

Mons. Saiz Meneses ha realizado un recorrido por varios puntos neurálgicos...

Sillón arzobispal de la Sala Capitular, en la Catedral de Sevilla

El pasado sábado 12 de junio tomó posesión el nuevo Arzobispo...

Enlaces de interés