Año de la Oración: Cristo de las Penas, Capilla de la Virgen de la Estrella (Sevilla)

Archidiócesis de Sevilla
Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

Año de la Oración: Cristo de las Penas, Capilla de la Virgen de la Estrella (Sevilla)

Acabamos de comenzar el tiempo de Cuaresma en este Año de la Oración convocado por el Papa Francisco para “recuperar el deseo de estar en la presencia del Señor, de escucharlo y adorarlo”. Para ello, vamos a detenernos en obras que muestren y nos muevan a la plegaria, como esta imagen de Nuestro Padre Jesús de las Penas de la popular Hermandad de la Estrella.

“Enséñanos a orar”: la petición que los discípulos hacen a Jesús (cf. Lc 11,1) es el lema escogido para este Año de la Oración, conscientes de que no tenemos otro maestro a la hora de rezar que Cristo. En efecto, el Evangelio nos muestra repetidas veces cómo Jesús se retira a orar al Padre, especialmente antes de momentos importantes, como la elección de los doce. Igualmente, en la hora decisiva de su entrega en la cruz, aparece implorando al Padre el perdón para aquellos que lo están crucificando y antes de expirar entrega su espíritu al Padre con las palabras del Salmo 31. Así nos enseña a presentar siempre al Señor toda nuestra vida, especialmente los momentos de dificultad y sufrimiento.

Aunque los evangelios no lo recogen, la piedad ha querido imaginar que al llegar al Calvario y tras ser despojado de sus vestiduras, Jesús esperó el momento de su crucifixión en oración al Padre. Así nos lo muestra esta imagen del Señor de las Penas, que es obra documentada del artista flamenco José de Arce, quien la tallara en 1655 como se indica en el documento hallado en el interior de la peana durante la restauración efectuada por los hermanos Cruz Solís e Isabel Pozas finalizada en 1997. Si bien desconocemos el autor de la policromía, es posible que sea obra del pintor Cornelio Schut, concuñado de Arce, con quien residía en la fecha en que se talla este Cristo.

Para la realización de esta conmovedora imagen, el autor pudo inspirarse, como era habitual en esta época, en diversos grabados y estampas de autores como Alberto Durero o Rubens, así como en la escultura de Cristo Orante de Adrián de Vries.

El Cristo de las Penas se nos presenta sentado en una peña del Monte Calvario, esperando el momento de su crucifixión implorando al Padre con la mirada elevada al cielo y las manos unidas en gesto de plegaria. La intensa expresividad de la imagen se hace patente especialmente en la mirada implorante, el dramático gesto de dolor o la boca ligeramente entreabierta que hace descubrir una oración al Padre, constituyendo así uno de los mejores ejemplos del carácter expresivo y la hondura espiritual que presentan las obras de este artista flamenco, que llega a Sevilla en torno a 1635. La pierna izquierda retrasada respecto a la derecha, la cual aparece un poco más elevada que aquella, confiere a la composición un ligero movimiento, reforzado por la inclinación hacia la izquierda de su cabeza.

Antonio R. Babío

Delegado diocesano de Patrimonio

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Evangelio del III Domingo de Pascua en Lengua de Signos Española (ciclo B)

Evangelio del III Domingo de Pascua en Lengua de Signos Española....

La directora gerente de la Institución Colombina obtiene «cum laude» con su tesis doctoral...

Nuria Casquete de Prado , directora gerente de la Institución Colombina,...

Vocaciones nativas, el fruto visible de la misión

El IV Domingo de Pascua, ‘Domingo del Buen Pastor’, la Iglesia...

Enlaces de interés