600 jóvenes participan en el Jubileo de los Adolescentes en Consolación

Archidiócesis de Sevilla
Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

La amenaza de lluvia del pasado viernes 6 de mayo no amedrentó a cientos de jóvenes (en torno a unos 600) de un buen número de parroquias y colegios de la Archidiócesis que participaron en el Jubileo de los Adolescentes en el Santuario de Consolación.

Aunque hubo un cambio de planes a última hora (no se pudo hacer la peregrinación prevista, partiendo del colegio de los Salesianos), las delegaciones convocantes (Catequesis y de Pastoral Vocacional) reorganizaron la tarde para seguir adelante con los momentos más importantes del encuentro, que estaba dirigido a chicos de catequesis de Confirmación a partir de 1º de la ESO.

Ya antes de las cinco de la tarde comenzaron a llegar autobuses a la explanada de Consolación, procedentes de toda la Archidiócesis. Allí los seminaristas del primer curso hicieron 14 grupos, cada uno identificado con una cruz y una obra de Misericordia. De forma ordenada fueron atravesando la Puerta Santa y entrando en el Santuario. Se hizo una oración inicial preparada por el Seminario Menor, donde uno de los seminaristas, Álvaro Bernáldez, de 4º de la ESO, compartió el testimonio de su vocación.

A continuación los grupos se repartieron por distintas zonas del Santuario para tener unas catequesis sobre las Obras de Misericordia, preparadas por los seminaristas mayores. Paralelamente, había sacerdotes dispuestos a confesar a todos los que quisieron acercarse al Sacramento de la Reconciliación, que fueron muchos.

Sobre las seis y media de la tarde comenzó la Eucaristía, presidida por el Arzobispo, mons. Juan José Asenjo, y concelebrada por un buen número de sacerdotes, entre ellos el vicario episcopal para la Zona Este, Diego Pérez; el rector del Santuario, Joaquín Reina; el delegado de Catequesis, Manuel Sánchez; y el rector del Seminario, Antero Pascual. Estuvo animada por el coro del colegio El Divino Salvador (Salesianas de Utrera). Asenjo recordó a los jóvenes el significado de la indulgencia plenaria y del jubileo; los animó a ser apóstoles de Cristo en los ambientes donde viven, siendo valientes para dar testimonio de su fe. También les planteó la importancia de la pregunta de qué quiere Dios para ellos en sus vidas; habló especialmente de la vocación al sacerdocio y a la vida consagrada. Por último hizo hincapié en el amor a la Virgen, “que no es algo accidental en la vida del cristiano, pues para ser verdaderamente cristianos hemos de ser profundamente marianos”.

Los jóvenes se despidieron cantándole a la Virgen de Consolación y regresaron a sus lugares de origen llevándose no sólo el fuerte aguacero que sorprendió en el momento de la salida, sino sobre todo la experiencia de haber ganado el Jubileo y la de haber compartido su fe con muchos otros chicos y chicas de distintas realidades de la Archidiócesis.

Galería del Jubileo

Contenido relacionado

Padre Torres Padilla, hombre “humilde, sabio y abandonado a la misericordia de Dios”

La vida del padre Torres Padilla “fue providencial”. En estos términos...

El Jubileo de San Julián encara los días festivos del Corpus

La próxima celebración del Corpus Christi nos conduce, entre otros escenarios...

Enlaces de interés