150 monaguillos peregrinan a la Catedral

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

El pasado sábado 9 de abril se celebró en la Catedral el Jubileo de los Monaguillos, en el que participaron unos 150 ayudantes del altar de toda la Archidiócesis.

La jornada comenzó a las diez de la mañana en la Capilla Santa María de Jesús, sede del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla. Allí se fueron congregando los monaguillos llegados de parroquias, colegios y hermandades, que fueron revistiéndose con sus albas.

Después de una oración inicial, los monaguillos partieron en procesión por la Avenida de la Constitución acompañados por un coro de las parroquias de Santa María del Mar y de San Sebastián. A los transeúntes les llamaba mucho la atención ver las dos filas de niños revestidos caminando de forma tan alegre. Después de atravesar la calle Santo Tomás y la Plaza del Triunfo, llegaron al convento de la Encarnación, donde se incorporó a la procesión un paso con una imagen de la Virgen dolorosa, que fue llevado por una cuadrilla de costaleros de la parroquia Cristo del Perdón.

A las once y media de la mañana, la procesión entró por la Puerta de Palos y se dirigió a la capilla Real. Allí se celebró una Eucaristía, presidia por el Arzobispo, mons. Juan José Asenjo, en la que intervino la Escolanía Cristo del Perdón. La capilla estaba repleta de niños, familiares y miembros de las parroquias. D. Juan José les explicó a los monaguillos en su homilía cuáles son los tres tesoros de la Capilla Real: la reliquia del Rey San Fernando, la imagen de la Virgen de los Reyes (patrona de Sevilla y de su Archidiócesis) y el Sagrario, donde está presente Cristo en la Eucaristía. También les contó que los últimos Papas habían sido monaguillos (San Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco), al igual que muchos sacerdotes y seminaristas, por lo que la ayuda al altar puede ser una forma de despertar vocacional.

Al terminar la Eucaristía, y después de la fotografía de grupo, los chicos pasaron al Patio de los Naranjos, donde se les repartió el diploma acreditativo de haber ganado el Jubileo. Se entregó también un diploma especial a la parroquia con mayor número de monaguillos participantes (San Sebastián), al colegio (San José – Madres Mercerdarias) y a la hermandad (Macarena). Después de tomar el bocadillo, hubo un tiempo de juegos y dinámicas.

Contenido relacionado

Enlaces de interés