Array

Memoria de los patronos, Acisclo y Victoria

La diócesis de Córdoba celebra hoy, 17 de noviembre, la festividad de sus patronos, los santos Acisclo y Victoria.

Cada año, la basílica parroquia de San Pedro acoge una misa en rito hispano-mozárabe en honor a San Acisclo y Santa Victoria, patronos de la Diócesis, a las 19:30 horas.

La festividad de los patrones se celebra en Córdoba el 17 de noviembre y tiene carácter de solemnidad en la Diócesis.

Acisclo y Victoria fueron dos hermanos que, durante el mandato de Diocleciano como emperador de Roma (finales del siglo III hasta principio del siglo IV), fueron martirizados por profesar la fe cristiana. Realmente Diocleciano impuso una tetrarquía donde, junto a Maximiano como coemperador y a Galerio y Constancio como césares, se repartieron el Imperio a partes iguales.

Una de las reformas que fueron promovidas durante este periodo fueron una serie de edictos mediante los cuales los cristianos perdían sus derechos legales y les obligaban a realizar prácticas religiosas tradicionales (mantener el culto imperial, libaciones, sacrificios de animales y oraciones de carácter público, entre otros actos). Estos edictos fueron acompañados por unas persecuciones conocidas como “la Era de los mártires”.

Esta persecución también se dejó sentir en Córdoba, donde Dión ejercía de gobernador siguiendo las órdenes y leyes de Roma. Dión se centró especialmente en el cumplimiento de la realización de sacrificios a los dioses por lo que cuando llegó a sus oídos que dos hermanos, Victoria y Acisclo, mantenían su fe cristiana, los hizo llamar. Ante la negativa a abandonar su fe y realizar estos sacrificios paganos, fueron encarcelados y posteriormente sometidos a varias torturas. Fueron azotados para que el dolor les hiciera renegar de Jesús, pero ante la negativa, los mandó quemar en un horno. Una vez dentro del fuego se escuchaban sus plegarias y rezos a Dios, enfureciendo aún más a Dión. Seguidamente ordenó que fueran atados a grandes rocas y arrojados al río, pero salieron a flote gracias a las manos de una Gloria de ángeles. El gobernador no sabía que más hacerles para que abrazaran la fe pagana, y en su intento ordenó que fueran atados a ruedas, rociados con aceite y quemados, pero el aceite ardiendo les resbalaba de la piel quemando a todos los soldados infieles que estaban presentes, resultando ilesos ellos dos. Por último, Dión tomó la decisión de cortarle los pechos y la lengua a Victoria para terminar asaeteando su cuerpo. El alma de Victoria fue recogida por una Gloria celestial, no sin antes dejar ciego a Dión con un trozo de su lengua cortada

Acisclo fue degollado y su cuerpo arrojado al río, pero su ama de cría, recogió ambos cuerpos y les dio digna sepultura cerca del río, lugar donde se vivieron varios milagros.

En ese lugar, según San Eulogio, se levantó una basílica donde se veneraba a estos mártires. Para que los restos no fueran profanados durante la ocupación almohade, fueron trasladados a la actual basílica de San Pedro donde cada año, el 17 de noviembre, se celebra la misa en su memoria.

Contenido relacionado

Grupos Alpha: escucha para encontrar el camino

“Iglesia en Córdoba” presenta en esta edición una realidad eclesial que...

Iglesia y Junta de Andalucía crean una comisión mixta para el patrimonio religioso

Los arzobispos de Granada y Sevilla, respectivamente, Mons. José María Gil...

La Archidiócesis de Sevilla está comprometida con la protección de menores y la prevención...

La Iglesia en España está comprometida con la protección de menores...

Enlaces de interés