Array

“El tiempo de Adviento es una realidad bellísima”

Esta semana en «Al Trasluz» el sacerdote Antonio Gil recuerda la «Lectio divina» de Antonio Llamas.

Antonio Gil

Sacerdote

“El mundo vive de espaldas a Dios. Más aún, muchos que antes eran creyentes han obviado sus creencias y viven sin Dios, sin fe, sin un fundamento que dé sentido a su existencia. Algunos dicen; “No sé si creo”. Otros afirman: “¿Para qué sirve creer?”. Así, con estas palabras, comienza Antonio Llamas Vela, profesor de Ciencias Bíblicas, su “Lectio divina” para el Adviento, que iniciamos, un año más, como “tiempo de esperanza”, que él define así: “El tiempo de Adviento no es sólo un recuerdo, es una realidad bellísima. Dios está siempre presente. Lo importante no es el mal, sino el bien. Y el bien está a nuestra puerta, en nuestro dintel”. El profesor LLamas nos ofrece los tres compases de su “Lectio divina”, con claridad diáfana: “La lectura, la meditación, la oración”.

La Lectura: Nos ofrece el salmo 91: “Tú que habitas al amparo del Altísimo, di al Señor: “Refugio mío, alcázar mío, Dios mío, confío en ti”. Y comenta: “Se trata de alguien que vive junto a Dios y percibe a Dios y se encuentra a su amparo. La secuencia verbal está formada por los verbos: Habitar, hospedar, refugiarse, confiar. Dios existe, no es una falacia. Dios es una verdad que compromete al hombre. Un mundo sin Dios es una ruina total”.

La Meditación: “A través de la lectura, meditación y oración con la Palabra, el Señor se convierte en la razón y norma de nuestra vida. Nos sentimos mirados y amados por Dios. Este contemplar de Dios pertenece a la esfera de la fe y se transforma en oración. Él quiere escuchar todo acerca de nosotros”.

La Oración: “Señor, hablar contigo es la experiencia vital de nuestra vida cristiana”, nos dice Antonio LLamas. Y define así la oración: “Orar es tener la mente y el corazón fijos en Ti, fuente de la verdad y de la vida. El amor es Dios”. El profesor finaliza su “lectio divina”, invocando a la Virgen de Adviento, para que nos haga repetir constantemente y sin miedo: “Dios mío, confío en ti”.

Contenido relacionado

Nos rezamos cantando, en verano, con Ixcís

NoticiaPodcasts diocesanos Publicado:...

Francisco S. Flores y Javier Rodríguez celebran su primera misa

Estos jóvenes sacerdotes estuvieron arropados por sus familiares y amigos en...

José López Solórzano, comendador de la Orden de Caballeros del Santo Sepulcro de Jerusalén

El párroco del Corpus Christi y Nuestra Señora de Gracia en...

Enlaces de interés