Array

Andújar renueva su Voto a la Inmaculada

En 1680 el Ayuntamiento de Andújar hizo Voto a la Inmaculada Concepción de María, para que no se repitiera la epidemia de peste bubónica que había asolado a la ciudad ocasionando seis mil víctimas mortales. La enfermedad había sido vaticinada por la religiosa trinitaria Sor Lucía Yáñez en diciembre de 1679, cuando presenciaba, desde los miradores del convento, la procesión en honor de la Inmaculada.
Sor Lucía comunicó al Ayuntamiento que una gran desgracia iba a ocurrir en la ciudad y que para evitar que se repitiera, se debía reformar el Estado Eclesiástico, suprimir las representaciones teatrales y favorecer la celebración anual de la Inmaculada en el convento de Monjas Trinitarias. En consecuencia, y en relación a los dos últimos mandatos, que eran de competencia municipal, el Cabildo hizo Voto a la Inmaculada.
Desde entonces el Ayuntamiento fue cumpliendo el Voto a la Limpia Concepción cada año en el convento trinitario. Con el paso de los años debió de ir relajándose la costumbre, aunque nunca se perdió según consta en las Crónicas del convento. Cuando el 1 de noviembre de 1755, Andújar se vio afectada considerablemente por el terremoto de Lisboa, el municipio renovó el Voto a la Inmaculada en sesión plenaria de 23 de noviembre, dejándolo impreso para el recuerdo de todos los vecinos.
Pasados 265 años de aquella renovación del Voto a la Inmaculada Concepción de María, por parte del Ayuntamiento, y ante la pandemia COVID-19 que ha sufrido la ciudad de Andújar impidiendo, por el confinamiento de sus vecinos, la celebración de las principales fiestas religiosas locales, Romería de la Virgen de la Cabeza y San Eufrasio, además de la Semana Santa y El Corpus, la comunidad de monjas trinitarias ha creído que sería oportuno, si así lo estimaba la Corporación Municipal, que se renovara en este año el Voto para que, por intercesión de la Virgen María, bajo la advocación de la Limpia Concepción, nos ayudara a superar la referida enfermedad y que nunca se vuelva a repetir.
El Excelentísimo Ayuntamiento de Andújar en sesión extraordinaria celebrada el día 3 de diciembre de 2020 adoptó el acuerdo de renovar el voto a la Inmaculada Concepción de María en los siguientes términos:
Un año más, como cada 8 de diciembre, acudimos a este templo para renovar el Voto que en 1680 otros regidores te hicieron.
Venimos, por tanto, para cumplir con la tradición, pero no sólo; también para dejar constancia, pública y solemne, que sigue vivo el legado que, hace 340 años, recibimos.
Como Madre; esa Madre a la que acudimos en demanda de perdón y para hacer propósito de enmienda; o para encontrar consuelo y ánimo cuando todas las puertas se cierran, cuando todo parece perdido, cuando no se vislumbra la salida del túnel; o en los momentos de dudas, de temores, de incertidumbre, de dificultad, de inquietud como los que vivimos ahora.
Esa Madre que es una permanente apelación a la paz, a la misericordia, a la piedad y al amor. El Amor que todo lo puede y todo lo alcanza, fuente de vida, pilar de bondad, piedra angular de la fraternidad.
Renovación de un compromiso esencial y, a la vez, plegaria.
Plegaria para que sigas amparando y protegiendo a todos los andujareños, a todos sin excepción, cualquiera que sea su credo, raza o cultura.
Para pedir que concedas, a quienes tenemos el honor y la responsabilidad de servir a nuestro pueblo, sabiduría, voluntad, fortaleza, coraje y valor.
Sabiduría para distinguir el bien del mal.
Voluntad para elegir el bien; para procurar la Justicia; y para actuar en beneficio de los más débiles y vulnerables.
Fortaleza para cumplir con el deber; para rechazar la soberbia y abrazar la humildad; y para caminar por la senda de la verdad, la honradez y la decencia.
Coraje y valor para ser fieles al juramento que empeñamos, para estar dispuestos a darlo todo por nuestra Ciudad si fuera menester, para resistir, para defender a nuestra tierra y a nuestro pueblo, donde haga falta, hasta el último aliento, cualquiera que sea el precio.
Coraje y valor para no caer en el abatimiento y para transmitir confianza, ilusión y esperanza.
Para que ésta nunca deje de ser una tierra noble y leal, un lugar de respeto, concordia y convivencia.
El día 8, solemnidad de la Inmaculada Concepción, en celebración de la Eucaristía, presidida por el Arcipreste, D. Pedro Montesinos, y con la presencia del Diácono, D. Andrés Borrego, al terminar la Eucaristía, el Alcalde, D. Francisco Huertas, renovó en presencia de la Corporación Municipal, Autoridades Civiles, Directiva de la Cofradía, Cronista de la Ciudad y un reducido número de fieles, el Voto a la Inmaculada.
Monjas Trinitarias de Andújar

Contenido relacionado

Domingo IV de Pascua. Ciclo B

Jn 10, 11-18. El buen pastor da su vida por las...

Mesa Redonda con motivo Jornada Mundial por la Seguridad y la salud en el...

La Iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) de la Diócesis de...

Mons. Lorca consagra la parroquia de Corvera después de su restauración

La recién restaurada Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Corvera (Murcia)...

Enlaces de interés