TENERIFE. ORDENACIÓN EPISCOPAL DE D. BERNARDO ÁLVAREZ AFONSO

ODISURhttps://odisur.es
Oficina de información de los Obispos del Sur de España

Tenerife. 04/09/2005. – El sofocante calor no impidió que unas cinco mil personas participaran, dentro y fuera del templo, en la Ordenación Episcopal y Toma de Posesión Canónica de la Diócesis Nivariense de Bernardo Álvarez Afonso, que se ha convertido en el XII obispo de la sede Nivariense. Fue una ceremonia muy emotiva e histórica. La ciudad episcopal no era testigo de una ceremonia de este tipo desde hacía 58 años, cuando Domingo Pérez Cáceres se convirtiera en el octavo obispo de la Diócesis de San Cristóbal de la Laguna. Por su parte, el palmero Elías Yanes, también presente en esta ordenación, fue consagrado en su isla natal hace ahora 35 años. Monseñor Álvarez Afonso es, por tanto, el segundo diocesano ordenado para servir a su diócesis de origen.

 

la Eucaristía de ordenación del nuevo prelado asistieron 18 obispos: el nuncio de Su Santidad en España; el cardenal arzobispo de Guatemala; el cardenal Arzobispo de Sevilla; el arzobispo emérito de Zaragoza, Elías Yanes; el arzobispo de Tarragona; el obispo de Bilbao y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez; el obispo administrador apostólico de Tenerife, Felipe Fernández; el obispo emérito de Tenerife, Damián Iguacen Borau; el obispo de Canarias, Ramón Echarren; y los obispos de de Gerona, Santander, Asidonia – Jerez; Alcalá de Henares Cádiz-Ceuta, Coria-Cáceres, Plasencia y auxiliares de Madrid y Oviedo. Igualmente participaron representantes de otras confesiones cristianas

 

La representación institucional fue amplísima. La encabezaba el presidente de Canarias, el del Parlamento, Delegado y Subdelegado del Gobierno, Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias y del Mando Militar, los cuatro presidente insulares, así como diputados, senadores y alcaldes de numerosos municipio.

 

D. Felipe Fernández fue el encargado de saludar a los presentes. Al nuevo obispo le dijo, entre otras cosas: “El trabajo comienza hoy y no acaba nunca. La Iglesia está siempre haciéndose y siempre por hacer, siempre construyéndose y siempre por construir, siempre restaurándose y siempre por restaurar, y a ti te corresponderá, como instrumento del Señor, seguir haciendo, seguir construyendo”.

 

«Muchos de los sacerdotes, religiosos, religiosas y feligreses de San Cristóbal de la Laguna me han expresado el deseo de que el Santo Padre les diera un buen pastor cercano, que les guiara en el camino a la felicidad eterna. Aquí lo tenéis en la persona de monseñor Bernardo Álvarez Afonso«.Con estas palabras comenzaba su homilía el nuncio del Papa en España, monseñor Manuel Monteiro.

 

Eran las 19:24 h. cuando el duodécimo obispo nivariense tomaba posesión de la Diócesis al sentarse en un sillón de madera noble. Para completar el hondo significado de este gesto, el ya obispo insistió a sus fieles que, desde entonces, «mi vida está totalmente expropiada e hipotecada a favor de ustedes. Desde este momento soy «de y para todos los diocesanos». Monseñor Álvarez pronunció con rotundidad una consigna que sirvió de hilo conductor en su alocución: «Nada de quedarnos en la persona de Bernardo, sino con mirada de fe, ver siempre en mí al obispo que, con mi ministerio, hace presente en esta Diócesis a Jesucristo, Cabeza y Pastor de la Iglesia».

 

El Nuncio de Su Santidad manifestó a su llegada a la isla  que “hay muchas posibilidades de que Benedicto XVI viaje a España el próximo año, con motivo del Encuentro Internacional de la Familia, que se celebrará en Valencia en agosto”. Monseñor Monteiro hizo estas manifestaciones a su llegada, el domingo, al aeropuerto de Los Rodeos, donde fue recibido por el nuevo obispo, monseñor Álvarez, y su antecesor, monseñor Fernández.

 

Monteiro señaló en rueda de prensa que la designación de un obispo es “un proceso lento y muy riguroso” y en el caso del presente se realizaron más de cien encuestas entre diocesanos y otras personas. “Con todo ese material, elaboré un informe cuidadoso, en el que ya incluía nombres posibles, que fue enviado a la Santa Sede para que un grupo pequeño de responsables estudiara cada caso y presentara sus pros y sus contras. Todo ese material se presenta al Papa que, tras un proceso de diálogo y oración, toma la última decisión asistido por el Espíritu Santo”. El nuncio reveló, asimismo, que en el proceso se barajaron también otros nombres de sacerdotes diocesanos, “porque esta Diócesis, dijo, tiene un clero excelente, capaz de asumir estas responsabilidades en el nombre del Señor”.

 

El Nuncio visitó las sedes del  Ayuntamiento de La Laguna, la subdelegación del gobierno y el Cabildo Insular. Posteriormente, junto con el obispo rezó en la Basílica de Candelaria el Ángelus y celebró la Eucaristía.

 

Por otra parte, D. Felipe Fernández partió  con destino a su tierra natal, San Pedro de Trones, en León, donde pasará algunos días con su familia. Luego se dirigirá a una residencia de ancianos en Astorga, donde ejercerá de capellán de los acogidos.

 

Contenido relacionado

Relevo en la Archidiócesis de Sevilla

Unos cuarenta obispos acompañarán a mons. Saiz en su toma de...

Enlaces de interés