CON LOS CONVOYES DE INMIGRANTES EN EL SUR DE MARRUECOS

ODISURhttps://odisur.es
Oficina de información de los Obispos del Sur de España

Un grupo de cooperantes de ONGs (uno de SOS-Racismo, uno de la ONG estadounidense Women Lib World Wide y otro de la ONG ceutí Asociación  Elín) viaja en un vehículo siguiendo de cerca los convoyes de deportados que recorren desde hace días Marruecos hacia un lugar impreciso del sur del país. Con ellos se encuentra el jesuita Pep Buades, delegado interprovincial de la Compañía de Jesús en España para temas de Inmigración, que estaba estos días desplazado en Marruecos para comprobar de cerca la situación de los inmigrantes subsaharianos que intentaban cruzar las verjas de Melilla y Ceuta.

 

A continuación reproducimos la nota que ha publicado el Gabinete de Prensa de la Provincia de Castila de la Compañía de Jesús.

 

Un grupo de cooperantes de ONGs (uno de SOS-Racismo, uno de la ONG estadounidense Women Lib World Wide y otro de la ONG ceutí Asociación  Elín) viaja en un vehículo siguiendo de cerca los convoyes de deportados que recorren desde hace días Marruecos hacia un lugar impreciso del sur del país. Con ellos se encuentra el jesuita Pep Buades, delegado interprovincial de la Compañía de Jesús en España para temas de Inmigración, que estaba estos días desplazado en Marruecos para comprobar de cerca la situación de los inmigrantes subsaharianos que intentaban cruzar las verjas de Melilla y Ceuta.

 

En conversación telefónica con él en la mañana de hoy (10 de octubre) nos confirma que han perdido todo contacto con un convoy y ahora mismo siguen de cerca a otro que parece dirigirse hacia la frontera con Mauritania: “Tenemos constancia de inmigrantes de estos convoyes, con nombres y apellidos, fallecidos. Tenemos contacto telefónico con personas deportadas que van en los autobuses. Viajan en 3 convoyes distintos. Con un convoy nos cruzamos, con el segundo no hemos tenido ningún contacto. Al tercero de ellos lo rebasemos para acercarnos y seguir de cerca al primero”. “Aunque sea difícil de precisar, en un convoy van sobre todo bastantes mujeres y niños, que ayer tuvieron diarreas y vómitos y estudiantes con permiso legal de estudio en Marruecos. En otro convoy sabemos que viajan personas demandantes de asilo político”.

“Acabamos de pasar la ciudad de Tarzai, nos dirigimos al Sur de Marruecos. Uno de los convoyes va hacia el Sáhara Occidental. Otro va hacia la frontera con Mauritania, no sabemos si les dejarán allí o antes, en el desierto, junto a la frontera para que crucen. El tercer convoy que seguíamos ayer desconocemos donde está porque se ha perdido la cobertura y no podemos comunicarnos con ellos. Sí sabemos de otros convoyes que van bajando desde Agadir, con más de 200 personas, y que al convoy que ayer rebasamos se les han unido componentes de otros puntos porque las batidas para detener inmigrantes en todo el país son constantes”.

Lo que sí saben con claridad este grupo de cooperantes de ONGs y el jesuita Pep Buades son “las consecuencias graves para mujeres y niños, aunque si en un primer momento se les privó de comida y agua, sabemos que ya se les ha dado algo”. También constatan que la actitud de los gendarmes hacia los deportados ha cambiado tras el anuncio de la visita del Ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, a Marruecos: “Los gendarmes han cambiado y ahora sólo van cumpliendo las órdenes de irse desplazando de un punto a otro”. Y que parece que “si la política del gobierno de Maruecos era, hasta ahora, concentrar los convoyes, ahora es dispersarlos. ¿Con qué propósito? Disminuir las posibilidades de impacto mediático”.

 

Por otra parte están satisfechos con la difusión mediática de ayer domingo. Afirma Buades: “Ayer hubo una movilización de la prensa muy satisfactoria. Además, el contacto con la prensa de Marruecos, ha ensanchado y facilitado el campo del seguimiento de los convoyes”, por lo que pide por favor “que esto no sea una ola mediática que se desvanezca enseguida”. Esta sabor también está sirviendo para tener la “constatación desagradable de cómo funciona la política tanto en Marruecos como en España aunque las autoridades diplomáticos españolas están pendientes de nosotros y se lo agradecemos”.

 

Aunque lleven dos noches sin dormir, confirma este jesuita que “el ambiente entre nosotros es muy bueno”. Este miembro de la Compañía de Jesús trabaja habitualmente en el Centro de Estudios para la Integración Social y Formación de Inmigrantes de Valencia (CeiM, www.ceim.net ).

 

Contenido relacionado

Relevo en la Archidiócesis de Sevilla

Unos cuarenta obispos acompañarán a mons. Saiz en su toma de...

Enlaces de interés