Viernes Santo (Catedral-Málaga)

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

Homilía pronunciada por el Obispo de Málaga, D. Jesús Catalá, en la Eucaristía celebrada con motivo del Viernes Santo en la Catedral de Málaga el 4 de abril de 2012.

VIERNES SANTO

(Catedral-Málaga, 6 abril 2012)

(Mons. Antonio Dorado)

Lecturas: Is 52, 13 – 53, 12; Sal 30; Hb 4, 14-16; 5, 7-9; Jn 18, 1 – 19, 42.

1.- “El Viernes y el Sábado Santo la Iglesia permanece en la contemplación del rostro ensangrentado de Cristo en el cual se esconde la vida de Dios y se ofrece la salvación del mundo… La contemplación del rostro de Cristo en la hora de la Cruz… nos lleva a acercarnos al aspecto más paradójico de su misterio. Misterio en el misterio, ante el cual el ser humano ha de postrarse en adoración” (Novo millennio ineunte, 28 y 25). Hasta aquí las palabras del Papa Juan Pablo II en su carta pastoral “Al comienzo del Nuevo Milenio”, en que nos invita a ser contemplativos del rostro de Cristo.

                Muy queridos hermanos: Sr. Obispo de Málaga, D. Jesús Catalá, D. Fernando Sebastián, Arzobispo emérito de Pamplona, Hermanos canónigos de la Santa Iglesia Catedral y queridos hermanos y hermanas que participáis en esta solemne celebración litúrgica del Viernes Santo: Hoy, Viernes Santo, es un día para la adoración y para el silencio. Un día para dejar que el amor y la gratitud empapen profundamente nuestros corazones.

                Queremos estar junto a la Cruz y dar tiempo al asombro, a la gratitud y al arrepentimiento al contemplar al Hijo de Dios, hecho hombre, maltratado y ajusticiado en el Cruz. “Nunca acabaremos de conocer la profundidad de este misterio(NMI, 25).

2.- Es tiempo para considerar los sufrimientos externos y físicos del Señor: la agonía en el huerto de los olivos, su prendimiento, la humillación, los azotes, las espinas, el penoso caminar hacia el Calvario con la Cruz a cuestas, el dolor terrible de la crucifixión y el martirio de su lenta agonía. “Pero antes aún y mucho más que en el Cuerpo, su pasión es sufrimiento atroz del alma(NMI, 26). Por eso hay que entrar más adentro.

                Jesús, en la Cruz, aparentemente desesperado, da un grito de dolor:”¡Dios mío, Dios mío¡ ¿Por qué me has abandonado?” ¿Es posible imaginar un sufrimiento mayor, una oscuridad más densa?, se pregunta el Papa.

                Este hombre, Jesús, cuyo mayor tesoro es Dios, su Padre, experimenta la mayor de las orfandades, la mayor de las soledades, la mayor de las tentaciones. Cuando todos le condenan, Dios, su Padre, no le saca la cara. Cuando todos le abandonan, Dios, se esconde y calla. Sólo quien ha experimentado la presencia del Padre en su vida puede comprender algo del vacío, de la oscuridad de la desolación que supone para Jesús la ausencia de Dios, el abandono de su padre. Es el máximo sufrimiento del Señor.

                Os invito a adivinar los sentimientos de Jesús en el Cruz. Por muchos que sean los dolores, lo que nos redime no es el dolor físico, sino el amor y la piedad con que el Señor vive estos acontecimientos a través de su pasión y muerte.

                Vista la pasión desde dentro, es un milagro de piedad, de mansedumbre, de fortaleza y de esperanza. Este es el camino interior por el que Jesús alcanza su propia consumación como sacerdote y salvador de la humanidad y del mundo. Éste es el camino secreto que Él nos ha dejado abierto para nuestra propia salvación.

                En la Cruz y en la muerte de Cristo todo nos habla del amor. Amor de Cristo que obedece y mantiene su fidelidad por amor. Amor de Dios que permite el dolor y la muerte de su Hijo para que quede abierto ante nosotros un camino de salvación.

3.- Por eso, en la Cruz de Jesús se nos revela Dios de cuerpo entero. Si queremos saber quién es y cómo es el Dios Padre de Jesús, no tenemos mejor ángulo que la contemplación del Crucificado. Dios se nos revela en la Cruz de Jesús:

                Como Aquel que quiere compartirlo todo. Es el único hombre absolutamente inocente; pero carga no sólo con nuestra debilidad; también con nuestros pecados. Dios en la cruz de Jesús asume nuestros pecados. No sabemos ni entenderlo, ni explicarlo. Pero es verdad. Dios quiere tratar a su Hijo como lo merece un pecador.

Dios se nos revela en la Cruz de Jesús como Aquel que no quiere usar, ni siquiera para defenderse, su poder, sino su amor. El amor de Dios se nos revela como un amor desarmado que no quiere responder a la violencia con la violencia, sino con la mansedumbre.

                Dios se nos revela en la Cruz de Jesús como Aquel que salva “desde dentro” (haciéndose hombre) y “desde abajo” (bajando hasta la muerte en la Cruz). La muerte de su Hijo nos vivifica. Su debilidad nos fortifica, su fracaso nos da la victoria. Su hundimiento nos libera.

                Por eso san Juan llama “exaltación” a la Crucifixión. La cruz de Jesús es “gloria de Dios” porque nos revela quién es Dios. La elevación de Cristo sobre ella es, sí, su máximo abatimiento, pero también una exaltación que quedará confirmada en la madrugada de la Resurrección.

4.- Ahora, cuando adoremos la Cruz de Cristo, le daremos gracias de todo corazón por haber ofrecido su vida por nosotros. Cada uno de nosotros podemos decir, como san Pablo: “Me amó y se entregó por mí”.

                Por eso, Señor, ahora, te amamos y queremos poner nuestra vida en tus manos, vivir para ti, ser verdaderos discípulos tuyos y apóstoles de tu Evangelio.

                “Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos, porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo”.

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

José López Solórzano: «Es un honor formar parte de un Cabildo con tantos siglos...

El Sr. Obispo ha nombrado cuatro nuevos canónigos, que eran acogidos...

Salvador Guerrero: «el decreto es una buena noticia para la Iglesia de Málaga»

El delegado episcopal de Hermandades y Cofradías de la Diócesis de...

Juan Manuel Ortiz: «Nunca somos dignos del don que recibimos»

El nuevo rector del Seminario Diocesano, Juan Manuel Ortiz Palomo, compartió...

Enlaces de interés