«Trabajar con los ancianos me ayuda a discernir mi vocación»

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

Este verano, los lectores de DiócesisMálaga podrán disfrutar de una nueva sección: “El verano de mi vida”. En este nuevo espacio ofrecerán su testimonio personas de distintos ámbitos de la Iglesia malagueña que han vivido veranos cargados de espiritualidad. Un seminarista que ejerce de voluntario en las Hermanitas de los Pobres; un matrimonio que realiza unos ejercicios espirituales o una profesora que lleva a sus alumnos al Camino de Santiago nos acercarán sus experiencias de encuentro con Dios y los hermanos.

EDUARDO MUÑOZ, SEMINARISTA

«Mi experiencia de pastoral de verano es en las Hermanitas de los Pobres. Es fundamental ayudar y servir para ser un buen cristiano. En las Hermanitas de los Pobres lo estoy experimentado; está siendo una experiencia única, en la que me encuentro muy a gusto, ya que las Hermanitas me han acogido muy bien y el trato con los ancianos es entrañable.

»Estoy aprendiendo mucho, tanto de las Hermanitas como de los ancianos. Pienso que siempre debemos estar con nuestros mayores, ellos siempre tienen algo que contar y de lo que podemos aprender.
»El trabajo de animación y entretenimiento con los ancianos es muy gratificante, ya que ellos agradecen cualquier cosa que se haga con ellos, por muy insignificante que sea.

»En los centros asistenciales son nuestras manos las que hacen posible la voluntad del Señor, que se sirve de personas voluntarias para llevar a cabo muchas tareas en estos centros. Aquí he comprobado que son muchos los voluntarios que vienen a servir y ayudar. También he experimentado, en algunos ratos libres, una oración especial con el Señor y la Virgen en la que me han dado fuerzas para realizar la tarea encomendada con total amabilidad y entusiasmo.

»Mi estancia en las Hermanitas me está ayudando mucho a discernir mi vocación, ya que durante el día me doy por completo a lo que necesiten los demás, como hizo el propio Jesús, Él siempre está ahí para ayudar, cuidar y servir a los pobres. Por este motivo y muchos más, lo debemos tener como ejemplo y referencia de vida. ¿Tú lo tienes?».

Ana María Medina

Contenido relacionado

Enlaces de interés