Testimonios de Seminaristas

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

Testimonio de Juan Pablo Jiménez, diácono, Santiago Carmona, seminarista menor y Enrique Mateo Quintana, seminarista más joven.

¿Quién se ha fiado de quién?

Juan Pablo Jiménez ordenado diácono y dentro de unos meses recibirá la ordenación sacerdotal. Tiene 25 años y es natural de México. Así explica su vocación: «No descubrí un día que quería ser sacerdote, más bien descubrí que el Señor se fiaba de mí para que yo fuese ministro suyo. No fue un día concreto, la llamada de Cristo la he experimentado cada vez con más fuerza en una serie de momentos. Para mí, esto supuso una oferta de felicidad distinta a la felicidad que ofrece el mundo, una felicidad orientada al servicio de aquellos a quienes quiere Dios y a quienes me siento llamado a querer. Y aquí estoy, tremendamente feliz».

El lema del Día del Seminario de este año es «Sé de quién me he fiado», una frase de la Biblia que a este futuro sacerdote le ha calado hondo: «»Sé de quién me he fiado»… ¿Y quién se ha fiado de quién? Hay que caer en la cuenta de que esta frase es bidireccional. En primer lugar, porque Dios es el primero que se fía de uno, se fía de personas concretas para encomendar un servicio especial. En segundo lugar, «Sé de quién me he fiado» es dicho por esos hombres, escogidos por Dios. No podemos ser testigos de su amor y misericordia si no confiamos en que Él está con nosotros. No podemos ser sacerdotes si no tenemos la plena confianza en que Cristo nos ha llamado para esta misión y que sin Él no la podemos llevar a cabo, es por eso que todo sacerdote «sabe de quién se ha fiado».

Descubrir mi vocación

Santiago Carmona está participando en la experiencia vocacional del Menor. Para él, el lema «Sé de quién me he fiado» le inspira «la fortaleza que da el confiar en Dios, que él nunca nos falla y es el amigo fiel que nos acompañará en toda nuestra vida».

Santiago ha encontrado en el Menor, un espacio donde descubrir su vocación y le sigue animando a participar la formación que recibe, el crecimiento personal que supone para él y la maduración en su relación con Dios.

Del Menor al Mayor

Enrique Mateo Quintana tiene 18 años y es natural de La Roda de Andalucía. Es el más joven del Seminario. Descubrió su vocación en la experiencia del Seminario Menor, en el que ha estado participando durante cinco años «tiempo que no cambiaría por nada», afirma. «Creo que lo que más me ayudó a darme cuenta de ello fueron todos y cada uno de los monitores y compañeros, las experiencias compartidas con ellos, el Camino de Santiago de 2010, la JMJ de 2011, pero sobre todo ver que los monitores que terminaban su camino por el Seminario Mayor eran super felices en su nueva vida como sacerdotes. Cuando estaban llegando los últimos años del Seminario Menor, mi grupo se fue reduciendo, pues mis compañeros estaban descubriendo cuál era el camino que debían seguir, pero yo aún no lo tenía claro, así que valorando todo, me decidí a entrar en el Seminario, y cada día me doy más cuenta de que verdaderamente es éste el camino que Dios quiere que siga».

El lema de la campaña, «Sé de quién me he fiado» se resume para él en una frase: «fijar mi mirada en Aquel que un día puso sus ojos en mí».

Así es un día

•7.30 laudes. El martes con exposición del Santísimo y el jueves con celebración de la Eucaristía.

•8.30 desayuno.

•9.00 a 14.00 clases. Los viernes terminan a las 13.00 horas para hacer limpieza del Seminario.

•14.00 almuerzo.

•16.00 estudio.

•19.00 los lunes canto y los martes formación.

•20.15 Eucaristía, excepto los jueves, que la celebran por la mañana.

•21.00 cena.

•22.00 los jueves, oración vocacional.

•23.00 descanso.

Un viernes al mes, de 16.30 a 17.50 horas, audición de música clásica. Y otro viernes al mes, a las 22.00 horas, ven una película. Cada fin de semana es distinto: uno lo dedican a su familia, desde el sábado a las 12.00 horas, hasta las 22.45 horas del domingo; otro al estudio; otro al servicio pastoral en centros asistenciales, parroquias y el Seminario Menor; y otro fin de semana, el sábado lo dedican a la oración y la reflexión en un día de retiro y el domingo al trabajo pastoral en las parroquias.

Contenido relacionado

La conservación de los templos es una tarea para hacer entre todos

Mensaje del Ecónomo Diocesano, Rafael Carmona, con motivo de la campaña...

Semblanza de Francisco Ruiz

Semblanza leída por el deán de la Catedral, Antonio Aguilera, en...

Enlaces de interés