Sicre: «A los que en medio de tanta angustia siguen sin preocuparse de ayudar a los demás tendrán que dar cuenta a Dios de lo que hacen»

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

El próximo domingo se inicia el Adviento y el nuevo Año Litúrgico. Es un tiempo de espera y de esperanza, por el que nos conducen varios personajes bíblicos, entre ellos la Santísima Virgen y los profetas. El sacerdote jesuita José Luis Sicre (Cádiz, 1940)ha visitado Málaga para hablar de los profetas en las conferencias del Aula P. Arrupe.

Sicre es uno de los biblistas más prestigiosos de la Iglesia y autor de obras como «El cuadrante» en las que se explica con sencillez la vida de Jesús. En su última visita concedió una entrevista a DiócesisMálaga en la que aportó algunas pinceladas sobre los profetas, protagonistas del Adviento junto a la Virgen María.

–Isaías es el profeta estrella del tiempo de Adviento, ¿qué nos dice a los cristianos hoy día?

–La primera lectura de los cuatro domingos de Adviento del ciclo A está siempre tomada del libro de Isaías. A través de ellas la liturgia nos recuerda que la espera de un Salvador está unida a los grandes anhelos de la humanidad: la paz internacional y el desarme (Is 2,1-5); la justicia y la paz que traen un nuevo paraíso (Is 11,1-10); libertad y felicidad (Is 35,1- 6.10); liberación y victoria (Is 7,10-14).

–San Juan Bautista es el último de los profetas, también personaje central en el Adviento, ¿qué nos sigue gritando hoy día? ¿Qué nos invita a gritar?

–Gritaría lo mismo que en la lectura del segundo domingo: «Convertíos». Y repetiría que los cristianos tenemos el peligro de ser como los fariseos, una camada de víboras, que piensan estar a salvo por estar bautizados.

–A veces los profetas nos parecen personajes demasiado radicales, ¿así eran?

–Hay muchos profetas en la Biblia: unos muy radicales, otros muy moderados. En general, su actitud depende de la época que les tocó vivir. En una época como la nuestra, en la que tanta gente sufre por la situación económica que atravesamos, infundirían esperanza y consuelo; al mismo tiempo, intentarían hacernos caer en la cuenta de que el estado de bienestar no es el bien supremo para el cristiano. Pero a los que en medio de tanta angustia siguen derrochando el dinero, sin preocuparse de ayudar a los demás, les recordarían, como Juan Bautista, que el hacha está tocando la base de los árboles y que tendrán que dar cuenta a Dios de lo que hacen. «Porque tuve hambre, y no me disteis de comer…»

–Alguna recomendación para vivir el Adviento.

–Una sola: vivir estos días con la misma ilusión de una madre que espera un hijo.

–Los signos del papa Francisco, ¿le parecen proféticos?

–Yo lo estoy disfrutando. La verdad es que no me esperaba los gestos que está teniendo, que son gestos realmente proféticos. Jesús la mayoría de la cosas que hizo fueron gestos y son fundamentales. Yo he sentido que es una bendición de Dios, lo mismo que me maravilla Benedicto XVI por el gesto que tuvo al dimitir. Estamos viviendo un momento histórico en la Iglesia, realmente no nos damos cuenta de lo revolucionario que esto está siendo. Me recuerda mucho a la ilusión que despertó Juan XXIII. La gente ve al Papa y a la Iglesia como algo cercano, que te acoge.

Contenido relacionado

Ejercicios Espirituales en Trayamar, «un auténtico regalo»

Una de las religiosas participantes en los ejercicios espirituales celebrados durante...

1 y 2 OCTUBRE: Eucaristía y Adoremus por el Octubre Misionero

La Delegación Diocesana de Misiones programa una serie de actos con...

Enlaces de interés