«Se puede vivir el cáncer con alegría y esperanza»

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

Carmen Durán ha estado a cargo del Archivo Histórico del Obispado de Málaga hasta que en 2013, el cáncer que había superado un año antes volvió a aparecer. Hoy pertenece a la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Fuengirola, vive «feliz, rodeada de personas maravillosas» y quiere contar su experiencia en el próximo I Congreso Andaluz de Pacientes con Cáncer.

¿Cómo reacciona una persona ante una enfermedad así?

Cada persona reacciona de una manera diferente, en mi caso fue un Tsunami de emociones, tanto psíquicas como físicas. Al principio me bloqueé, no creía lo que me estaba pasando. Y tuve mucho miedo. Pasó un tiempo hasta que pude asimilar la enfermedad poco a poco; y por último, aceptarla.

¿Cómo es la atención que recibes y qué valoras más dentro de ella?

Dentro de la oncología hay grandes profesionales, en mi caso he dado con un grupo de personas muy cercanas, comprometidas con su trabajo, y ayudando a los enfermos.

¿Es posible vivir el cáncer con alegría y esperanza? ¿Cuáles son tus pilares fundamentales?

Claro que se puede vivir el cáncer con alegría y esperanza. Yo he cambiado, y mi vida también. Trato de normalizar mi día a día con mucha ilusión, levantarme cada mañana dando gracias por todo lo que me rodea y vivirlo intensamente. Mis pilares fundamentales son mi familia, mis amigos y la fe.

¿Qué relación tiene la enfermedad con la espiritualidad en tu caso?

La espiritualidad, en mi caso, me ha ayudado mucho a descubrir que la vida tiene sentido y paz. Te agarras a tus creencias religiosas, las cuales te hacen fuerte. El amor incondicional a Dios y a las personas hacen que me apoye en mi fe.

¿Qué dirías a alguien que pase por lo mismo que tú?

Que se rodeara de sus seres queridos, que son los que le darán fuerza, y que incorpore hábitos saludables en su día a día. Que trate de asimilar el sin sentido de esta enfermedad y que aceptar el cáncer nos ayuda a la paz interior. Qué busque terapias alternativas para su bienestar físico y mental.

¿Y a los profesionales de este ámbito médico?

Les hablaría de la importancia que tiene la empatía con los pacientes, y sobretodo que los escuchen y les hablen. Que tuviesen la cercanía de tratar con las personas enfermas. Si se lleva a cabo todo esto, el paciente se tranquiliza y tiene más confianza en sí mismo.

Ana María Medina

Contenido relacionado

Antequera celebra los 250 años del Señor del Mayor Dolor

La Cofradía del Santísimo Cristo del Mayor Dolor de Antequera ha...

Enlaces de interés