Raúl López: «Tu vida acaba de empezar si sabes llevarla»

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

«Mi sueño consiste en que cualquier persona, tenga la discapacidad que tenga, sea capaz de gestionar su vida de manera autónoma» explica el teniente de alcalde y delegado de Accesibilidad y Movilidad, Raúl López Maldonado, (Málaga, 1974). Su sueño era ser piloto y recorrer el mundo, hasta que un accidente de moto le cambió la vida. Hoy se vuelca en su ciudad, que ha sido elegida por la Comisión Europea como finalista para el premio Ciudad Accesible 2014. Esta semana, el pasado martes, se celebró el día Internacional de personas con discapacidad.

–Ha sido presidente de la Asociación de Lesionados Medulares, además de gerente y vicepresidente de la Federación de Discapacitados Físicos de Málaga. ¿Qué le movió a dar el salto a la política?

–Cuando yo entré en el Ayuntamiento, el alcalde me dijo: «a mí me gustaría que en nuestra ciudad no hubiera obstáculos para nadie, que la gente fuera muy autónoma». Mi sueño consiste en que cualquier persona, tenga la discapacidad que tenga, sea capaz de gestionar su vida de manera autónoma, de hacer las cosas por sí misma. En ese camino estamos. Si conseguimos que en nuestra ciudad a una persona no se la clasifique por su discapacidad, sino que ésta sea una mochila que lleva como complemento de su personalidad, seremos capaces de juzgar a la gente por lo que es y no por lo que aparenta. Yo creo que eso se consigue si la gente con discapacidad adquiere autonomía, porque mejora su autoestima, se muestra ante el mundo mucho más real y el proceso de normalización es más fácil.

–Plantea todo un reto, ¿le queda mucho por hacer?

–Creo que la participación en la vida política es finita, puede durar los años que sea, pero no es una profesión, por mucho de vocacional que tenga. Debe ser durante un tiempo determinado, el que cada uno considere, pero con un principio y un fin. Ésta es mi segunda legislatura, pero no creo que la política se deba ver como una forma de vida. No se debe estar más tiempo del que uno vea conveniente. Es decir, cuando el motivo por el que llegó a la política ha finalizado. Deben venir otros con ideas y gestión nuevas. Debemos dar lo mejor de nosotros y luego retirarnos para que vengan otros.

–¿Qué piensa hacer cuando deje la política?

–Mi sueño es recorrer el mundo y lo voy a hacer. Quise hacerlo con 18 años cuando me concedieron una beca de Iberia y Lufthansa, para ser piloto de avión. En aquella época necesitaba el servicio militar, así que tras acabar COU, me fui a hacer la mili. Estando allí se anularon los acuerdos. Así que, para no perder un año de estudio, me matriculé en Químicas y la acabé. Una de las salidas profesionales era un laboratorio de la policía científica, algo a lo que ya se dedicaba mi padre. Había superado todos los exámenes y me caí justo antes del reconocimiento médico.

–He leído que le gusta la Semana Santa, ¿es usted creyente?

–Me he criado en una familia católica y soy creyente. Tras mi accidente me considero mejor persona que antes, a pesar de que los que ya me conocían dicen que soy el mismo. Yo me encuentro más satisfecho. Nuestra capacidad de adaptarnos para vivir es ilimitada. A las personas que pasan por una situación parecida a la mía les diría: Tu vida acaba de empezar, si sabes llevarla.

Contenido relacionado

Beata Leonella Sgorbati: «perdono, perdono, perdono»

El 17 de septiembre celebramos el martirio de la beata Leonella...

Sierra Bermeja: Un paraíso natural destruido

El biólogo Miguel Ángel Vargas analiza el impacto ecológico del incendio...

Enlaces de interés