Misión: la pobreza en Málaga

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

La delegación de Misiones, colaborando con los Misioneros de la Consolata, organiza un campo de trabajo para jóvenes a partir de los 15 años del 20 al 27 de julio, en Málaga.

El campo se celebra en el Instituto Santa Rosa de Lima, donde se desarrollan los momentos de formación y encuentro. En el aspecto misionero, los jóvenes participan en actividades llevadas a cabo con personas en riesgo de exclusión, como la Casa del Sagrado Corazón (conocida popularmente como «Cottolengo») y la escuela de verano del colegio María de la O, en la barriada de Los Asperones. El director de ésta última es el dibujante malagueño Patxi Velasco, cuyos dibujos ilustran semanalmente el Evangelio para la Diócesis de Málaga y son utilizados para actividades pastorales en países de todo el mundo. «En el colegio recibimos a los Misioneros de la Consolata ya desde hace tres años, y los niños los esperan porque se suman a una escuela de verano que tenemos ya organizada y aportan preparación de gimcanas y ayuda en arreglar cosas que son necesarias a nivel material. Es también aire fresco para un barrio marginal y aislado en el que siempre estamos los mismos y queremos que venga gente que aporte propuestas. Siempre es una alegría. Es bueno porque aporta una perspectiva de salida, de que hay otras opciones, y luego el concepto de solidaridad, de gente joven que utiliza su tiempo libre para ayudar a los demás. Es un testimonio para los maestros y los que trabajamos día a día en el barrio».

El delegado, Luis Jiménez, expresa que esta iniciativa responde al deseo de «querer ayudar a nuestros jóvenes a encontrarse entre ellos y con situaciones de periferia. La misión se encuentra también aquí en Málaga queremos sensibilizar a nuestros jóvenes para que sientan como propias las dificultades de los que viven peor que ellos. Que el contacto con realidades de pobreza les sirva de formación humana, cristiana y misionera».

Contenido relacionado

Enlaces de interés