La parroquia de San Fernando bendice su Belén

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

En un templo abarrotado, a pesar del puente de la Inmaculada, el pasado día 8 de diciembre la comunidad católica de San Fernando, en Málaga capital, ha bendecido su Belén parroquial.

Centrados en la escena del nacimiento de Jesús, el Belén es de estilo costumbrista y presta especial atención a los pequeños detalles, como la flora, la fauna, los personajes populares…. Sobre dos escenas diferenciadas incluso en el espacio (dos dioramas) se invita a los pequeños a encontrar diversos animales, de manera que centren su atención en los múltiples detalles que enriquecen el montaje. En la bendición no faltó la oración ante Jesús en la cuna (la reproducimos a continuación), la oración de bendición, y la tercera estrofa del «canto-himno» que está recorriendo los momentos fuertes del curso pastoral. Esta vez, junto a la oración se cantó: «Pasan los días, y recordamos al «Dios-con-nosotros». Con mi parroquia voy a celebrarlo. ¡Es Navidad: estamos alegres!» Todo en un ambiente creyente, familiar y festivo.

ORACIÓN ANTE JESÚS EN LA CUNA

Jesús, hijo de María, hijo de Dios.

La luz de la Navidad me ha llegado

como llegó a los pastores y a los magos de Oriente.

En Belén, en tu carne tan débil,

está todo el amor de Dios.

En tu carne está aquel amor,

aquella ternura, aquella esperanza confiada

que solo Dios es capaz de dar.

Mirándote acostado en el pesebre,

acompañado del amor de María y de José,

quiero poner en tus manos mis ilusiones y mis temores.

Y quiero poner en tus manos el mundo entero:

a quienes más quiero y a quienes no conozco,

a los de cerca y a los de lejos, y,

sobre todo, a los que más sufren.

Jesús, hijo de María, hijo de Dios,

ilumínanos con la claridad de tu amor,

ilumina al mundo entero con la claridad de tu amor.

Contenido relacionado

Enlaces de interés