La Epifanía, una fiesta que llega a todos los pueblos

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

El Catecismo enseña que «la Epifanía es la manifestación de Jesús como Mesías de Israel, Hijo de Dios y Salvador del mundo y se celebra la adoración de Jesús por unos «magos» venidos de Oriente (Mt 2,1. En estos «magos», representantes de religiones paganas de pueblos vecinos, el Evangelio ve las primicias de las naciones que acogen, por la Encarnación, la Buena Nueva de la salvación.

La Epifanía manifiesta que «la multitud de los gentiles entra en la familia de los patriarcas». Una fiesta que entusiasma como la luz con la que Dios sabe transmitir. Es una fiesta que hace llegar su luz a todos los pueblos.

EVANGELII GAUDIUM

En este sentido, el Papa Francisco explica el significado de la trasformación de la Iglesia misionera (nn 23-24). «La intimidad de la Iglesia con Jesús es una intimidad itinerante, y la comunión «esencialmente se configura como comunión misionera». Fiel al modelo del maestro, es vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo. La alegría del Evangelio es para todo el pueblo, no puede excluir a nadie.

Así se lo anuncia el ángel a los pastores de Belén: «No temáis, porque os traigo una Buena Noticia, una gran alegría para todo el pueblo» (Lc 2,10). El Apocalipsis se refiere a «una Buena Noticia, la eterna, la que él debía anunciar a los habitantes de la tierra, a toda nación, familia, lengua y pueblo» (Ap 14,6). Y en el n. 24 afirma: «La Iglesia en salida es la comunidad de discípulos misioneros que primerean, que se involucran, que acompañan, que fructifican y festejan. «Primerear»: sepan disculpar este neologismo. La comunidad evangelizadora experimenta que el Señor tomó la iniciativa, la ha primereado en el amor (cf. 1 Jn 4,10); y, por eso, ella sabe adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos. Vive un deseo inagotable de brindar misericordia, fruto de haber experimentado la infinita misericordia del Padre y su fuerza difusiva. ¡Atrevámonos un poco más a primerear! Como consecuencia, la Iglesia sabe involucrarse. La comunidad evangelizadora se mete con obras y gestos en la vida cotidiana de los demás, achica distancias, se abaja hasta la humillación si es necesario, y asume la vida humana, tocando la carne sufriente de Cristo en el pueblo.»

Contenido relacionado

Actos diocesanos con motivo del Día del Migrante

La Iglesia celebra la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado...

4 OCTUBRE: Itinerarios de la experiencia de Dios I

El Centro de Pastoral Pedro Arrupe comienza una nueva convocatoria de...

Enlaces de interés