El Papa envía en misión a seis familias malagueñas

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

Está previsto que este sábado 1 de febrero, el papa Francisco realice el envío misionero de alrededor de 414 familias pertenecientes al camino neocatecumenal, que partirán en las próximas semanas hacia diversos países del mundo. Entre ellas, al menos seis familias malagueñas que, dejándolo todo, ponen sus vidas en manos del Señor y de la Iglesia para convertirse en instrumento de la Nueva Evangelización. Algunos dejan puestos de trabajo envidiables y buenos colegios para sus hijos; otros, la comodidad de la jubilación… ¿Qué lleva a estas seis familias a abandonar Málaga y partir hacia Irlanda, Angola, Francia, Reino Unido, Nicaragua y Suiza? Sus testimonios lo dejan claro: un impulso irrefrenable a responder a una llamada, la llamada de Dios a la misión.

A partir de este fin de semana, seis familias malagueñas partirán hacia los tradicionales «países de misión», pero también hacia zonas no consideradas como tales, pero en las que el efecto de la secularización precisa nuevas formas de anunciar el Evangelio. Acuden siempre en respuesta a la llamada de los obispos de aquellas diócesis, y una vez allí, es la Providencia la que los mantiene: sin conocer en muchos casos el idioma, han de buscar un trabajo para vivir, colegios para los niños, etc. Algunas familias se incorporan a la pastoral de las parroquias de destino; otras, las que se envían a las zonas más descristianizadas, se unen entre ellas y, junto a un sacerdote, forman una pequeña comunidad, cuya forma de vida comienza a atraer a los más alejados. «El mundo de hoy está harto de discursos –afirma Luis Merino, uno de los malagueños enviados–. El nuestro es un mundo paganizado que ha sido ya evangelizado; ya saben de qué va esto. Pero ver a una familia como la nuestra que parte en misión lleva a la gente a preguntarse: ¿Por qué esta familia se mueve? La familia misionera encarna que Cristo es la Verdad».

LUIS MERINO Y MIRIAM RODRÍGUEZ

Procedencia: Parroquia Purísima Concepción de María (Málaga)

Destino: Dundalk (Irlanda)

Situación actual: Ambos tienen 34 años. Padres de 5 hijos (desde 6 años a 3 meses). Miriam es funcionaria, maestra de Infantil; y Luis, jefe de estudios de un colegio de la Fundación Victoria.

«Los niños están encantados de la vida. Aprovechamos un domingo, en el rezo de laudes, viendo la historia de Abraham, cuando Dios le pide que deje su tierra y su parentela y que se vaya a una tierra que él le mostrará. Les hicimos ver que nosotros, igual que Abraham, hemos sido llamados a salir y a ir hacia una tierra que se llama Irlanda. ¿Por qué nos han llamado de ese país? Irlanda ahora mismo es el país en Europa con mayor nivel de apostasía, por los escándalos que ha habido. La Irlanda católica que todos conocíamos se está desmoronando, la familia está desestructurada, hay un alto número de divorcios, pocos hijos…Nuestra misión allí consistirá en hacer lo mismo que hacemos aquí, vivir nuestra fe en la sociedad, ayudar también a lo que la pastoral de la parroquia nos pida y ponernos al servicio de aquella diócesis».

ANA GALLARDO Y JUAN DE DIOS ARJONA

Procedencia: Parroquia de San Roque (Sevilla)

Destino: Dijou (Francia)

Situación actual: Ambos tienen 33 años. Cuatro hijos, de uno a seis años. Naturales de la parroquia de San Patricio, pero por motivos de trabajo viven en Sevilla. Él es ingeniero de telecomunicaciones en una industria de transformadores y ella es técnico superior de Sistemas Informáticos.

«En un momento de nuestra vida, el Señor nos tambaleó muy fuerte, con determinadas circunstancias laborales y económicas que nos hicieron replantearnos nuestro matrimonio. Vimos que el Señor nos estaba hablando con esos acontecimientos y llamando a algo más. En ese momento nos pusimos a disposición de la Iglesia para que ella nos enviara adonde quisiera. Nadie nos obliga a nada, hemos podido comprobar en carne propia que es Jesucristo quien lleva nuestra vida. Aunque aquí nos quejemos del creciente laicismo, no tiene punto de comparación con lo que se vive en Francia. Muchas parroquias están vacías y mucha gente que sigue yendo a la Iglesia no se identifica con su mensaje. Allí plantaremos nuestra semilla de evangelización junto a dos familias italianas y otra española, un sacerdote y un misionero seglar».

Contenido relacionado

Alejandro Pérez: «Vivamos la liturgia, sobre todo, con fe”

LITURGIA: CELEBRACIÓN DE LA FE es el título de la conferencia...

Estatua sepulcral de Luis de Torres I, arzobispo de Salerno

En 1553 fallecía en Roma el malagueño Luis de Torres I,...

La exposición “El Verbo Encarnado” se inaugura el martes 21 de septiembre

La exposición y veneración de trece imágenes devocionales de la Semana...

Enlaces de interés