El Obispado aprueba el proceso de Coronación Canónica de Ntra. Sra. de la Soledad

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

El Obispado de Málaga ha aprobado el proceso de preparación para la Coronación Canónica de Nuestra Señora de la Soledad, titular de la Pontificia y Real Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Ntra. Sra. de la Soledad (Mena).

El hermano mayor de la Congregación de Mena, Antonio Jesús González ha señalado que está «muy contento por la aprobación del proceso de coronación canónica». Una coronación que pondrá de relieve la «devoción que en Málaga se le profesa a la Virgen». Así mismo, ha señalado que «en todo momento tuvo confianza y fe profunda en la apertura del proceso». González confía que la coronación sea el colofón de los actos del centenario de la fusión de la Cofradía del Cristo de la Buena Muerte y la Virgen de la Soledad que comenzarán en el 2015.

NTRA. SRA. DE LA SOLEDAD

La Cofradía de Ntra. Sra. de la Soledad fue fundada a mediados del siglo XVI al amparo del entonces Convento de Santo Domingo. De su solemne y severa procesión el Viernes Santo, a la que asistía el Ayuntamiento, dirá el historiador Medina Conde que era «el simulacro de la mayor veneración del pueblo». De la pujanza de la hermandad en la época moderna nos hablan, tanto la pertenencia a la misma de la nobleza local, la creación bajo su tutela de la Hermandad de Arcabuceros, así como la obtención, a partir de 1756, de la «Misa de Privilegio» que se celebraría cada Sábado Santo por la demostrada intercesión de su Sagrada Titular en el salvamento de la tripulación de una fragata de la Armada Española.

La Pontificia y Real Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Ntra. Sra. de la Soledad es el resultado de la fusión, en el verano de 1915, de la Antigua Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, con la Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas. Creada en 1862. Hito decisivo en esta Hermandad sería el descubrimiento primero, y la permuta después de su originario crucificado titular por el incomparable Cristo atribuido a Pedro de Mena.

LA IMAGEN

La Virgen de la Soledad era una dolorosa del siglo XVIII, titular de la antigua hermandad de Nuestra Señora de la Soledad, al amparo del convento de Santo Domingo. Realizaba su salida procesional el Viernes Santo y asistían el Concejo y todos los nobles de la ciudad. Hay que reseñar la obtención de la ‘Misa de Privilegio’ a celebrar cada Sábado Santo por la intercesión de la Virgen en el salvamento de la tripulación de una fragata de la Armada española frente a las costas malagueñas. Momento en el que nace una vinculación de Nuestra Señora de la Soledad y la Armada. Esta Dolorosa se procesionó hasta 1943 que fue sustituida por la talla actual, otra Dolorosa adquirida en Antequera y que data del siglo XVIII.

CRITERIOS PARA LA CORONACIÓN CANÓNICA DE IMÁGENES

Cuando una asociación canónica, una hermandad, una parroquia o un grupo de fieles soliciten la coronación canónica de una imagen de la Virgen, se tendrán en cuenta siguientes criterios:

1. Antigüedad. Que la veneración a dicha imagen sea desde hace más de 50 años.

2. Devoción. Que la devoción sea vivida y manifestada durante todo el año y que se irradia al menos al ámbito del territorio parroquial.

La solicitud deberá ser presentada por la junta directiva de la asociación de fieles (en el caso de hermandades y asociaciones), ser acompañada por un «dossier», que explique los motivos para la coronación, historia de la devoción, actos de la coronación, preparación a la misma, presupuesto, y cuanto acredite los dos puntos anteriores (1. y 2.). Será dirigida al Sr. Obispo, con el informe por escrito del párroco respectivo.

Contiene ésta diversos aspectos o dimensiones:

1) Formación doctrinal: Los miembros de la asociación que pide la coronación deben leer y estudiar una serie de documentos magisteriales relacionados con la Virgen o de los Santos que desean coronar. Los siguientes documentos son sugerencias: de Pablo VI, Marialis cultus; de Juan Pablo II,Redemptor hominis, Redemptoris Mater, Dives in misericordia, Novo millenio ineunte, Rosarium Virginis Mariae, así como documentos de la Conferencia Episcopal Española.

2) Dimensión espiritual: Retiros mensuales o trimestrales, ejercicios espirituales, actos de piedad (Rosarios, triduos, novenas…).

3) Dimensión litúrgica: Como preparación remota y próxima a la coronación, hay que celebrar Liturgias de la Palabra, Celebración de la Eucaristía, celebraciones de la Penitencia, formación litúrgica (año litúrgico, cómo rezar con la liturgia, liturgia y vida…).

4) Dimensión socio-caritativa: Deben realizar un proyecto social con ocasión de la coronación, transitorio o permanente, fundaciones con destino social, etc.

Contenido relacionado

Enlaces de interés