Cómo anunciar la resurrección

Diócesis de Málaga
Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

Por fin, después de vivir una Cuaresma intensa y otra Semana Santa, los cristianos celebramos los 50 días de Pascua. Entramos de lleno en el tiempo de la luz, la esperanza y la vida: Cristo ha resucitado para que nosotros resucitemos con Él.

«Otra manera de vivir es posible»

Pero la Resurrección no es sólo creer en un hecho pasado. La celebración de la Resurrección no se puede quedar dentro de nuestros templos. Es tan grande el hecho de la Resurrección de Cristo y repercute tan de lleno en nuestras vidas que estamos obligados a anunciarlo. Pero ¿cómo anunciar la Resurrección de Cristo hoy?

Está claro que la Resurrección nos ayuda a ver esta vida con otros ojos, los ojos de la esperanza. Celebrar la Pascua es tomar conciencia de que también nosotros estamos llamados a resucitar a una vida nueva. Ésta es nuestra fe. Pero esto hay que compartirlo. Y es que, no nos engañemos, a veces este mundo es un poco cruel. Parece que estamos viviendo tiempos en los que casi todo son malas noticias en el plano social: el paro sube, las familias se quedan sin hogar, recortes de todo tipo, gente que nos estafa y roba, las ayudas son menores y por supuesto siguen las guerras, los conflictos… A muchos nos ha tocado vivir la enfermedad y la muerte de cerca…Y al final como no sepamos mirar más allá del sufrimiento, quizás muramos aún estando vivos.

Uno de los signos de que Cristo ha resucitado es luchar y creer que otra manera de vivir es posible, que otra sociedad sí es posible; que otra manera de relacionarnos sí es posible; que otra manera de vivir y compartir sí es posible. Que la misericordia, el perdón, la ternura y el servicio en bien de los más necesitados es posible… Pero somos nosotros los primeros que tenemos que creérnoslo. Somos los primeros que tenemos que gritar al mundo que la guerra, la violencia, el egoísmo, la intolerancia, la falta de respeto… todo esto atenta contra la vida.

Un signo de la Resurrección es poner nuestra fe en el Dios de la vida y nosotros debemos ser los cristianos de la vida, que luchan por la vida. Ojalá salgamos de nuestros templos, a la calle, buscando al que peor lo pasa, y le podamos trasmitir nuestra alegría de creer. Ojalá en nuestro día a día sepamos transmitir a los demás nuestra fe en el resucitado. De todo corazón os deseo a todos feliz Pascua de Resurrección.

Rafael Jesús Caro

Contenido relacionado

Cristian Carrasco, futuro licenciado en Teología Fundamental, en Iglesia Noticia

Entre los protagonistas del programa IGLESIA NOTICIA del domingo 14 de...

Comentario en texto al Evangelio de Francisco Jiménez

El profesor de los Centros Teológicos Diocesanos Francisco J. Jiménez Gómez...

«El nombre de Carmen habla de bondad»

El prior general de los carmelitas, el padre Míċeál O’Neill (1952,...

Enlaces de interés