Comentario al evangelio de la Solemnidad de la Ascensión del Señor, 29 de mayo de 2022

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

Elena López Abelaira, profesora de los Centros Teológicos Diocesanos, ayuda a profundizar en el evangelio de la Solemnidad de la Ascensión del Señor (Lucas 24, 46-53).

En el evangelio de hoy aparece un acontecimiento que marca la fiesta de este domingo: la Ascensión del Señor. Jesucristo recuerda los hechos que han tenido lugar en su vida, su Muerte y su Resurrección. Después de haber vivido la Pascua, entendemos la historia que Dios hace con nosotros, nuestra historia tiene sentido a partir de la Pascua; y nos invita a dar testimonio de todo ello, ya que, a través de nuestra historia, somos testigos de esta muerte y de esta resurrección de Jesucristo, de que nos perdona los pecados, esos pecados que nosotros mismos no somos capaces de perdonarnos. No obstante, nos hace una promesa, su Espíritu Santo, pues nosotros no seríamos capaces de llevar a cabo esta misión sin su Espíritu. Igualmente, nos pide que permanezcamos en su Iglesia, lugar donde se nos va a dar este regalo.

Llama la atención el final del evangelio, la actitud de los apóstoles cuando se marchan al templo, los cuales hacen suyo este acontecimiento. Tienen la certeza del amor de Dios, la certeza de que Jesucristo ha muerto y resucitado por ellos, y que ha subido al cielo. Esta misma experiencia podemos tenerla nosotros que, como en esta ascensión, a través de Jesucristo, Dios nos ha levantado salvándonos y rescatándonos de la muerte. A quien tiene experiencia real de esto, le brota del corazón la alegría, así como la alabanza y la acción de gracias a Dios, a la espera de la promesa hecha por Jesucristo.

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Enlaces de interés