Carlos Jiménez: «Recibí una educación religiosa»

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

Carlos Jiménez ha sido jugador del Unicaja de Málaga durante casi cinco temporadas y sigue formando parte de su equipo directivo. Siempre encuentra tiempo para dedicar a proyectos solidarios.

-En su carrera deportiva, ¿a quién se ha agarrado en las dificultades?

-He acudido a las referencias más cercanas, como son los padres, la familia y los amigos. Es muy importante tener a tu alrededor un entorno muy estable para hacer frente a esos malos momentos. Yo me considero afortunado porque creo que recibí una buena educación y una buena cultura deportiva en mi colegio, que después las he continuado en mi vida profesional y es algo de lo que me siento agradecido. A todas estas personas siempre las tengo en mente a la hora de valorar las cosas que he podido conseguir.

-¿En qué colegio estudió usted?

-En el Colegio San Viator de Madrid, un centro educativo confesional regentado por la Congregación de los Clérigos de San Viator. Y la verdad es que estoy muy contento. Allí estuve hasta los 18 años, siempre dando prioridad a los estudios y complementándolos con el deporte, hasta que la vida me llevó a tomar una decisión. Pero siempre he vivido en un entorno estable, con los pies en el suelo, haciendo todo de una forma natural. El colegio, particularmente, me ayudó muchísimo.

-La solidaridad, el bien del equipo, el bien común, son algunos de los valores que se pueden ver en el deporte que usted practica, el baloncesto.

-Pues sí, pertenezco a un deporte de equipo y creo que la solidaridad es algo que siempre he puesto en práctica. Al menos he intentado que sea algo de lo que se pueda dar ejemplo. El rendimiento siempre tiene que ser global. Tenemos que entender que todo lo que hagamos depende también de nuestro entorno y afecta a nuestro entorno. Por otro lado, ser solidarios con los demás es un ejercicio de honestidad ante lo que la sociedad nos va aportando. En mi caso, me siento un privilegiado por estos años que he jugado al baloncesto y ahora me veo en la obligación de responder a esta suerte participando, por ejemplo en actuaciones solidarias con quienes menos tienen.

-De ahí su participación en la carrera solidaria de Entreculturas: «Corre por la educación», en la que se recaudaron fondos para crear colegios en El Congo.

-Me parece muy buena idea unir dos causas importantes en la sociedad, como son el deporte y la cultura, que van siempre muy ligadas y que, en este caso, han conseguido coordinar con esta iniciativa. Una carrera muy abierta a todo tipo de personas, con diferentes recorridos. Una forma maravillosa de llegar a todos los grupos de la sociedad.

-¿Dónde se encuentra Dios en su vida?

-Recibí una educación religiosa y para mí es una de las referencias que sigo teniendo en mi vida. Es cierto que no le dedico el tiempo que debería, pero, a mi manera, Dios está siempre presente.

Encarni Llamas

Contenido relacionado

Pedro J. Marín: «Es decir nuevamente un sí quiero al servicio»

Pedro Javier Marín Galiano es aspirante al diaconado permanente en Málaga....

7 SEPTIEMBRE. Vigilia por el Congreso Eucarístico

El 7 de septiembre, a las 18.00 horas, la iglesia del...

Iglesia de la Aurora y la Divina Providencia, en Málaga

El 25 de febrero de 1775 las Dominicas tomaron posesión de...

Enlaces de interés