Campamento Diocesano en el arciprestazgo de Archidona-Campillos

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

Del 23 al 28 de julio, los niños y adolescentes del arciprestazgo Archidona-Campillos celebraron su campamento de verano, siguiendo los materiales de los Campamentos Diocesanos. Casi un centenar de niños y una veintena de monitores de las parroquias de Cuevas de San Marcos, Cuevas Bajas, Campillos, Teba, Almargen, Alameda, Mollina y Humilladero y un grupo de melillenses venidos de la parroquia del Sagrado Corazón de Melilla, han vivido unos días inolvidables en el CEULAJ (Mollina).

«Siguiendo los materiales de los Campamentos Diocesanos, bajo el lema “Guardianes del Reino De Dios” hemos podido reflexionar sobre los dones del Espíritu Santo de la mano de superhéroes de cómics como Dr. Strange, Hulk, Superman, y otros superhéroes de la vida ordinaria que quizá no salgan en los cómics, pero que han hecho de su vida una auténtica aventura al servicio del Reino de Dios. (Dani Martín, párroco de Mollina y Humilladero)», explica el sacerdote Daniel Martín.

Algunos monitores nos cuentan su experiencia:

«Ha sido una experiencia gozosa: hemos podido saborear la presencia De Dios Padre en todo lo creado; la gracia del Sacramento del Perdón, reconociendo el rostro de Jesús en nuestros amigos, hemos celebrado la Eucaristía como expresión de que Jesús es “lo máximo” que se nos ha dado. Volvemos a Melilla, inmensamente agradecidos por la acogida de estos hermanos nuestros, por el cariño y la confianza que nos han mostrado haciendo que lo difícil pareciera fácil. Ha sido una verdadera experiencia de Iglesia», explica Titi, de Melilla.

«3,2,1…y fuimos Guardianes del Reino de Dios. Una semana donde nuestros niños y jóvenes han sentido la fuerza del Espíritu del Señor. A través de oraciones, catequesis, juegos, eucaristía y veladas, nuestros niños han podido disfrutar de la mano de los dones del Espíritu Santo, descubriendo su importancia para nuestra vida de fe y nuestra lucha contra el pecado, al modo de un auténtico Guardián del Reino de Dios. Ha sido una semana de emociones donde hay que agradecerle al Señor que nos haya brindado la ocasión de disfrutar con todos los niños, con el resto de monitores y como no, con nuestros sacerdotes que se han implicado y vivido esta experiencia con nosotros. Y una vez terminado el campamento, continuamos la misión de ser sal y luz en este camino», afirma Beatriz, de cuevas de San Marcos.

Encarni Llamas Fortes

Contenido relacionado

Enlaces de interés