Buen Pastor, una alegoría eucarística

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

Esta obra, procedente del convento de Carmelitas Descalzas de Antequera, está expuesta en la sala dedicada a “La Verdad Revelada” de la exposición “Misericordia”, puede visitarse en AMálaga Palacio Episcopal.

Esta obra se encuentra habitualmente en el refectorio de la comunidad de las Carmelitas Descalzas de Antequera. Como explica el director de ArsMálaga Palacio Episcopal, el sacerdote, Miguel Gamero: «Se trata de una alegoría, porque no representa ningún momento histórico. Vemos a Cristo ataviado con elementos de pastor, pero a la vez muestra elementos de Cristo Resucitado, propios de la Pasión: las llagas en los pies, en las manos y el costado. El artista sitúa al Señor en el centro de la obra, más iluminado y más trabajado en el detalle. Junto a Él, aparecen cuatro apóstoles en segundo plano, que representan a la Iglesia. Pero lo que realmente llama la atención de este cuadro son los detalles, la catequesis que quiere expresar. Cristo Resucitado muestra la llaga del costado y de esta, salen seis regueros de sangre, cada uno de ellos cae sobre una oveja que está pastando. Lo curioso es que ese reguero de sangre va empapando a cada oveja y, mientras pastan, las flores se van transformando en formas eucarísticas. Con esta imagen, el artista ha querido representar cómo la Eucaristía nace del mismo costado de Cristo que nos deja su presencia en este sacramento. Estamos ante el Buen Pastor que se preocupa por cada una de sus ovejas, por eso cada reguero cae sobre una de ellas, y las ovejas, en realidad, nos representan a cada uno de nosotros, los bautizados».

Curioso es también, comenta Miguel Gamero, comisario de esta exposición, «cómo el Señor aparece ataviado por un lado con una túnica, típica del modelo iconográfico del Resucitado; al que el artista le añade el sombrero y el báculo, propios de un pastor de la época. Con este tipo de obras, lo que se pretendía era realizar catequesis plásticas que ayudaran al conocimiento de las Sagradas Escrituras, máxime en una época donde el nivel de analfabetismo era muy elevado».

En las paredes de esta sala podemos leer: «¡Alegraos conmigo!, he encontrado la oveja que se me había perdido. Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse» (Lc 15, 6-7).

Título: Buen Pastor
Autor: Anónimo
Fecha: Siglo XVIII
Material: Óleo sobre lienzo
Procedencia: Carmelitas Descalzas de Antequera

 

Beatriz Lafuente

Contenido relacionado

El Jubileo de las Familias tendrá lugar en Roma en 2025

El hilo conductor de la mañana del sábado fue la familia...

Nuevos destinos pastorales (24 de junio)

El Sr. Obispo ha hecho públicos los siguientes nombramientos:Publicados con fecha...

Enlaces de interés