«Aquí podéis venir siempre que queráis»

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

El Centro Gerontológico “Buen Samaritano” de Cáritas Diocesana acoge en la actualidad a once sacerdotes mayores. A pesar de sus muchos años, no tiran la toalla y continúan con su labor apostólica en la medida en que su salud se lo permite.

«¿Quejarme por estar enfermo? ¡Nunca! yo le doy gracias a Dios por todo. Como dice Job, tenemos que dar gracias por lo bueno y por lo malo. Digo “malo”, porque a nosotros nos parece malo, porque el único que sabe lo que es bueno y lo que no, es Dios». Estas sabias palabras pertenecen a D. Amalio Horrillo, sacerdote malagueño residente en el Buen Samaritano. Un centro en el que, junto a otras casi 150 personas mayores, viven once miembros del clero. Junto a Horrillo, que tiene 90 años, D. José Mª Ortega (93), D. José Pulido y D. José Miranda (89), D. Atanasio Martínez (87), D. Fernando Gil y D. Diego Ortega (85), D. Sebastián Díaz (80), D. Manuel Torres (77), D. Juan Miguel González (73) y D. Manuel Bermúdez (72).
Algunos de ellos conservan perfectamente sus facultades y reciben a personas que necesitan conversar, confesarse o simplemente recibir alguno de los sabios consejos que estos espíritus privilegiados aún saben dar acertadamente.
Como señala D. José Miranda, «a los curas que le tienen miedo a la vejez, les diría que busquen lo que pueden hacer ahora: leer más, (yo ahora tengo el tiempo que antes me faltaba para hacerlo) y que valoren lo bueno que hay en todas partes». A D. José vienen a verlo a menudo su familia y gente de las parroquias por las que ha pasado a quienes sigue llevando la dirección espiritual.
«Lo importante es no perder el vínculo con la gente de tus parroquias –señala D. Juan Miguel González–. Gente a la que has querido y te han querido tanto. Es muy bonito que vengan a verte. Aquí podéis venir siempre que queráis. Pero de uno en uno, eh, que si no, también nos agobiamos». D. José Pulido coincide: «Viene muy bien que vengan a vernos. Escuchar es fácil y podemos atenderlos tranquilamente».
D. Manuel Bermúdez, se suma al ofrecimiento y concluye recordando que «aquí estamos muy a gusto, rodeados de compañeros y de gente que necesita mucho cariño».

Antonio Moreno

Contenido relacionado

«Contemplemos en él lo que él contempló y vivió de Jesús»

La parroquia Virgen del Camino acogió la misa de acción de...

El don de la sabiduría, por Vicky Ramos

Encarni Llamas Fortes Encarni Llamas Fortes es esposa y madre...

Enlaces de interés