Adela Utrera, sobre el Papa Francisco: «Si le viera, no me saldrían las palabras…¡me hartaría de llorar!»

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

La abogada malagueña Adela Utrera se declara «fan, muy fan y super fan del papa Francisco» y destaca las llamadas de atención hacia la pobreza que realiza el sumo pontífice.«Si algún día le viera en persona no me saldrían las palabras…¡me hartaría de llorar!», reconoce abiertamente.

«Lo primero que me llamó la atención del papa Francisco fue que pidió que rezáramos por él, en vez de él decir que iba a rezar por nosotros. Él pedía una oración por él y eso de entrada me sorprendió muchísimo. Claro, después lo he entendido perfectamente. Hay que rezar por alguien que después se presenta tal y como es, con un espíritu renovador, casi revolucionario. Soy seguidora de las cuentas de Twitter del Papa en varios idiomas, por aquello de si lo traducen exactamente y dicen lo que él quiere decir y es verdad que son mensajes muy cercanos, usa un lenguaje asequible para todo el mundo. Son mensajes muy directos, con muchísimo sentido común, muy conciliadores, muy de acercamiento y también de ánimo en los tiempos que corren. Para llenarnos de vitalidad, de espíritu, de energía renovada…»de buen rollo» que diría la tropa de Twitter. Por eso tiene cada día más y más seguidores. Me parece estupendo que esté presente en Twitter y en las redes sociales, porque éstas forman cada vez más parte del tejido social y por tanto hay que estar donde esté «cualquier oveja del rebaño», como El Buen Pastor.

Soy fan, muy fan y super fan del Papa Francisco. El Papa ha estado lanzando mensajes de atención a la pobreza, de atención a las personas que están en riesgo de exclusión. Pensemos que en nuestra sociedad, en Andalucía, la tasa de personas que están en riesgo de exclusión social se eleva hasta el 37 por ciento. Estamos hablando de personas que están rayando la pobreza. En los tiempos que corren, el Papa no podía ser menos y se ha situado como un líder, pero creo que no lo ha hecho por estrategia, lo ha hecho desde la autenticidad de su corazón y de su forma de ser. Es lo que se ve y se respira desde todos los poros: el Papa «es» así. No es un producto de mensaje. Y su autenticidad es lo que está calando, aparte de los mensajes de acercamiento y de austeridad.

El Papa nos lo viene a decir: el auténtico camino para la felicidad no se encuentra en las posesiones materiales, sino en el crecimiento espiritual que tengamos, en la ayuda al otro, al más necesitado. Y realmente son tiempos maravillosos para crecer espiritualmente. Porque estamos todo el día viendo a personas que necesitan nuestra ayuda, en una situación donde además debemos los cristianos y los católicos hacer gala de eso que se llama caridad y que a mí me gusta más llamar solidaridad, me parece que es un concepto más moderno y acorde a los tiempos que corren. En ese sentido, para mí, daría un diez al Papa, además, lo más importante es que predica con el ejemplo. Ya está bien de bonitas palabras. «Por sus actos los conoceréis», me vuelvo a referir otra vez a palabras nuestras. A este Papa se le conoce por sus actos. Lo primero que hace es renunciar a todo el boato, duerme de manera austera, vive de manera austera y se entrega de manera muy generosa. Y eso no ha pasado desapercibido, ni para propio ni para ajenos.

Si viera al papa Francisco en persona algún día no me saldrían las palabras ¡me hartaría de llorar! Solo tener su presencia delante ocuparía todo el espacio, me llenaría de esa paz que transmite. Es un hombre amoroso. Y el amor es la mejor herramienta para combatirlo todo en esta vida, la crisis, la desesperanza, la depresión, la tristeza, la ira…»

Contenido relacionado

«La fe es la que nos descubre las injusticias de este mundo»

Francisco Lairet Aguilar Ramírez (Benaoján, 1934) recibió de manos del arcipreste,...

Enlaces de interés