Se hacen públicos los Estatutos de las Vírgenes Consagradas y la Vida Eremítica

Diócesis de Jaén
Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

En la fiesta de la Presentación del Señor, en este 2 de febrero, que la Iglesia universal dedica a la Vida Consagrada, el Obispo de Jaén ha rubricado dos Estatutos dirigidos de manera expresa a la Vida Consagrada; en concreto, las Vírgenes Consagradas y la Vida Eremítica, dos formas de entrega al Señor sin pertenencia a orden religiosa alguna.

Monseñor Don Sebastián Chico Martínez ha aprobado y firmado dos sendos decretos de constitución de estos Estatutos, a través con los que a partir de este momento se configura un marco oficial en el vida diocesana para atender estas realidades, que si bien no son muy numerosas, sí que cuentan con fieles que quieren vivir su fe desde esa contemplación y entrega mística.

Vírgenes Consagradas

El estatuto Ordo Virginum es fruto de un proceso de discernimiento, para dar respuesta a aquellas mujeres que sienten la llamada a una vida consagrada, para vivir en intimidad con el Señor, pero no encuentran la forma y lugar en las tradicionales Comunidades Religiosas, ni en Institutos Seculares, ni en otras conocidas formas de vida consagrada.

Está dirigido a aquellas mujeres que desean permanecer en el mundo, pero asumiendo el consejo evangélico de castidad por el reino de los cielos, se consagran en cuerpo y alma a Dios y se entregan al servicio de la Iglesia y del prójimo. De forma expresa, el estatuto manifiesta que: Las mujeres que hagan pública su consagración a través del Ordo Virginum, han de saber que se enfrentarán a un gran desafío para los tiempos en que vivimos, el que habrá de verse como un signo de los tiempos.  En una época en que la cultura, bastante refractaria al mensaje evangélico, no comprende, contesta y cuestiona el misterio de la vida virginal, la Iglesia reconoce un aspecto esencial de sí misma en el testimonio de la Virginidad Consagrada por el Reino, aún la vivida con manifestaciones típicamente seculares, distintas e independientes de las de la vida religiosa tradicional.  

En el mismo texto se especifica que: Este desafío será fuerza evangelizadora atractiva, innovadora y moderna para llevar el mensaje de Cristo; será una alternativa audaz para muchas mujeres de nuestro tiempo y para la Diócesis de Jaén, un jardín vocacional.

Quienes se acojan a esta realidad eclesial lo harán bajo la guía y protección del Obispo diocesano “que pondrán su vida en las manos del Esposo, Cristo el Señor, de María, Madre Nuestra y solicitan con humildad la intercesión de todos los santos y santas vírgenes y mártires de la historia”.

Vida eremítica

Por otro lado, también se ha hecho hoy público el Estatuto canónico de la Vida Eremítica en la Diócesis de Jaén. En el texto, se explica que“este estilo de vida, llamada eremita o anacorética, tan presente en la primitiva Iglesia con los Padres del desierto que muestra fielmente al Jesús del evangelio rezando solo en la montaña, fue la primera forma de vida consagrada reconocida por la comunidad cristiana, junto con las Vírgenes Consagradas dedicadas al servicio de su único Señor, a sus hermanos en la fe, y al mundo, siendo antecesora directa de la Vida contemplativa.

De igual modo, el texto episcopal señala esta realidad presente en la Iglesia diocesana desde siempre: Nuestra Iglesia milenaria y apostólica de Jaén, con el reconocimiento oficial de esta forma de vida, consagrada y evangélica, garantizada por la Iglesia universal (CIC, c. 603 §2), quiere confirmar formalmente, y promover, este mismo estilo de vivir el evangelio, es decir, el camino personal del monje o de la monja eremita que, en el silencio contemplativo, busca la alegría de amar, adorar, alabar y bendecir al Padre de nuestro Señor Jesucristo, al que ora confiadamente por todas las necesidades de la Iglesia y del Mundo, y lo hace profesando públicamente los tres consejos evangélicos en manos del Obispo Diocesano que, por ello, debe seguir con especial cuidado pastoral a estos eremitas reconocidos como tales por el derecho.

Los estos Estatutos tienen una triple voluntad de servicio pastoral a la Iglesia particular de Jaén, a la Iglesia universal en cuya comunión existe aquella y, sobre todo, a los mismos Ermitaños que la Providencia se digne enviar a esta Diócesis para enriquecerla, se proponen ahora como un adecuado vehículo que facilite la acción del Espíritu Santo, también presente en la función episcopal, y como una expresión mediadora de la voluntad de Dios, que el Ermitaño necesita descubrir con mayor seguridad y garantía en su vida.

En este día particular de la Vida Consagrada, en la que se han publicado estos dos textos, el Obispo de Jaén lo ha querido celebrar con los religiosos y las religiosas que desarrollan su misión en la Diócesis, y celebrará con ellos una Eucaristía, esta misma tarde, en la iglesia del Sagrario de la Santa Iglesia Catedral de Jaén.

Decreto

Estatuto

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

El Obispo celebra la fiesta de San Juan Bautista en la parroquia de Arbuniel

El pasado 22 de junio, el Obispo de Jaén, Don...

Concluye en Linares la formación de catequistas

El pasado sábado tuvo lugar, en Linares, la celebración de...

Los Scouts católicos de Jaén se reúnen con el Obispo para analizar los retos...

Este lunes, consiliarios y jefes de grupo de los Scouts...

Enlaces de interés