San Juan de Ávila reúne en Baeza al clero diocesano

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

Como cada año, el lunes más próximo a la festividad de San Juan de Ávila, la Catedral de La Natividad de Baeza acoge la Eucaristía en honor al patrón del Clero español. Una celebración a la que se une todo el clero diocesano.

Casi un centenar de presbíteros llegaron, desde todos los puntos de la geografía jiennense, para celebrar la fiesta del apóstol de Andalucía, homenajear a los que celebran sus aniversarios de ordenación sacerdotal y participar en una jornada de convivencia.

Para el Obispo de Jaén, Don Sebastián Chico Martínez, era la primera vez que presidía esta celebración, en la que estuvo arropado por su predecesor; por miembros del Consejo de Gobierno y por los seminaristas, quienes participaron de las lecturas. El Delegado Episcopal del Clero, D. Juan Ramón Gómez, proclamó el Evangelio.

Homilía

El Prelado jiennense comenzó su predicación nombrando, uno a uno, a todos los sacerdotes que cumplían años de su ordenación presbiteral: D. Antonio Garrido; D. Juan Ramón Gómez; D. Pedro José Martínez; D. Manuel Francisco Valenzuela; D. Manuel Carmona; D. Tomás Rivas; D. Manuel Antonio Yévenes (Trinitario); D. Jesús Moreno; D. Antonio Ceballos, Obispo Emérito de Cádiz;  D. Tomás Colmenero; D. Luis María Juárez; y D. Manuel Peña. A ellos les dijo: “Gracias por vuestra entrega, que Dios os bendiga, que el Señor os pague todos los esfuerzos, todos los sufrimientos, todo el corazón y la vida que habéis puesto, y habéis gastado en estos años”.

A continuación, Don Sebastián quiso ofrecer al clero una radiografía vital del Maestro Ávila, para decir de él que fue “un indómito reformador, que supo aunar admirablemente un amor filial por la Iglesia Madre y una lucha contra todas las deficiencias, las manchas que oscurecían el rostro de la Iglesia,  por decirlo de alguna manera, las deficiencias en la vida y el trabajo de los presbíteros y de los obispos de su tiempo”.

Asimismo, el Obispo del Santo Reino, explicó que ésta era su primera fiesta de San Juan de Ávila entre el clero jiennenses, y daba las gracias por la acogida que sus sacerdotes le han ofrecido desde su llegada a Jaén. “Estos meses, todo está siendo una primera vez.  Llegué con temor y temblor, me recibisteis en la fe, en la esperanza, con más de un interrogante perfectamente justificado, y quizás con algunas perspectivas. Estos seis meses han sido intensos, he hablado con la mayoría de vosotros, nos conocemos algo más. También vosotros me vais conociendo, y como dije en los distintos encuentros que tuvimos en los arciprestazgos, mi única pretensión es estar a la altura de lo que Dios me pide y vosotros necesitáis, y cumplir Su voluntad, sabiendo que su Gracia me precede. Os quiero dar las gracias por la acogida que me estáis dando y os pido paciencia y comprensión ante mis primeros pasos que estoy dando y que tendré que seguir dando, y que pidáis por mí para que sea un hombre santo y así os pueda ayudar, a través de mi Ministerio, a que viváis la santidad.  Deseo compartir con vosotros, hasta donde pueda, con la Gracia del Señor, vuestras preocupaciones, vuestros trabajos, vuestras alegrías y sufrimientos; rezo cada día por todos vosotros, doy gracias a Dios por vuestra fidelidad, por tanta piedad que manifestáis, especialmente en el amor a la Santísima Virgen, por tanto trabajo, por tanta comprensión y bondad… que derrocháis tantas veces, sin que nadie lo sepa, en vuestro trabajo, en vuestra vida, en vuestro ministerio, en vuestra fraternidad sacramental”.

Para concluir su homilía, Monseñor Chico Martínez animó a seguir rezando por las vocaciones a la vida sacerdotal, «“La mies es mucha”, pues la viveza de esta Iglesia es grande, y “los obreros somos pocos”, y el mandato que el Señor nos hace es: “Rogad al Dueño de la mies para que nos mande obreros a su mies”. Hagamos lo posible para hacer vibrar el corazón de aquellos jóvenes que están siendo llamados, con nuestra oración, con nuestro auténtico testimonio de vida y con la alegría de nuestra entrega. Seamos buenas herramientas para que Dios haga llegar su llamada al corazón de estos jóvenes; y en su momento, planteando la propuesta directa en aquellos que presentan dotes de buen pastor; y pidamos para que los fortalezca en su respuesta».   

Al finalizar la celebración, los sacerdotes entonaron el himno a San Juan de Ávila en la capilla de la Catedral dedicada al Apóstol de Andalucía.

Homenaje

A continuación, el clero congregado se dirigió al paraninfo de la antigua universidad de Baeza. Allí el Dr. en Teología, D. José Ramón Godino Alarcón ofreció una excelsa ponencia bajo el título: “La Reforma de la Iglesia en San Juan de Ávila”. El especialista en el Apóstol de Andalucía explicó el futuro de las comunidades parroquiales y su protagonismo en la sociedad, que pasa por unos sacerdotes bien capacitados y que se rodeen de un buen equipo de trabajo.

Al concluir su ponencia, fueron homenajeados los sacerdotes que celebran en este 2022 los 25,60, 60 y 65 años de ordenación presbiteral. Asistieron D. Antonio Garrido; D. Juan Ramón Gómez; D. Manuel Francisco Valenzuela; D. Tomás Rivas; D. Manuel Antonio Yévenes (Trinitario). Todos recibieron el aplauso de sus compañeros. Además, algunos de ellos quisieron compartir su trayectoria y su experiencia vital de entrega al Señor durante sus años de sacerdocio.

Para concluir, y antes de un almuerzo en comunidad, el Obispo tomó la palabra para dar las gracias por las intervenciones y recordar que “el día de la ordenación recibimos, a través del Sacramento, la caridad sacerdotal que nos une a Cristo Buen Pastor y que nos lleva a vivir los sentimientos de Cristo que se manifiestan en los consejos evangélicos. Y esa caridad pastoral es la gracia, que ante cualquier situación o cualquier realidad, nos precede la gracia, la gracia obra en nosotros”.

 

Galería fotográfica: «San Juan de Ávila 2022»

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Enlaces de interés