Más personas vulnerables y en exclusión social, pero también más solidaridad

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

Cáritas Diocesana de Jaén presenta su Memoria 2020, en la que constata las duras consecuencias de la pandemia para muchas familias, así como el aumento de las donaciones.

Cáritas Diocesana de Jaén hace balance del año de la pandemia. El obispo de Jaén y presidente de Cáritas Diocesana de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro; el director, Rafael López-Sidro, y el secretario general de este organismo de la Iglesia, Diego Jiménez, han presentado, esta mañana, en el Obispado de Jaén, la Memoria 2020. Como viene siendo habitual en torno a la celebración del Corpus Christi, el próximo 6 de junio, Día de Caridad, Cáritas, en el marco de su compromiso con la máxima transparencia, ha presentado a la sociedad los detalles del pasado año, marcado por la pandemia de la Covid-19. El lema de este año elegido por Cáritas en España es “Seamos más pueblo”, una llamada a la fraternidad de todos para aliviar las adversas consecuencias derivadas de esta crisis sanitaria y económica internacional. Un ejercicio en el que se constata, por un lado, el aumento de las personas nuevas que se han visto obligadas a pedir ayuda a Cáritas y, por otro, un crecimiento destacado de la solidaridad de los jiennenses, reflejada en el incremento de las donaciones durante ese año.

El obispo de Jaén ha hecho hincapié en el lema de Cáritas y en que nada nos puede unir más que el dolor, en este caso, motivado por la pandemia. “Hay un gran deseo de que haya vacunas para todos, que se rompa el sálvese quien pueda. Que tomemos conciencia de que la vacuna sea una solución para todos”. En la misma línea, ha puesto de manifiesto que hay grandes lemas, como el del Papa Francisco, en su encíclica “Fratelli tutti”, es decir “Todos hermanos”, que se pueden aplicar a la acción de Cáritas. Con respecto a la pandemia, ha afirmado: “No sé si siempre se ha sabido ir a lo esencial, a las personas, a los más débiles, a generar espacios de generosidad universal, donde hubiera recursos y posibilidades para todos. Tenemos una misión que cumplir con pandemia y sin ella, y allí debe estar la Iglesia, al servicio de las pobrezas que hay. No hacemos todo bien, pero hacemos lo que nos permiten nuestras posibilidades. Cáritas, por el mero hecho de existir, está creando un modelo de sociedad más justa y solidaria, y Cáritas es la Iglesia”, ha apostillado.

El secretario general de Cáritas, Diego Jiménez, ha sido el encargado de desgranar los datos más significativo de un año en el que acudieron a este organismo, como consecuencia de la pandemia, “personas que han visto tambalearse su estabilidad familiar y laboral, y que han vivido con dolor y preocupación los numerosos envites de esta tragedia internacional”. “También hemos asistido a una ola de generosidad y de solidaridad, capaz de sembrar esperanza y consuelo. Eso refleja precisamente nuestro lema de este año para el Día de Caridad, Seamos más pueblo, como toda una invitación a seguir tejiendo redes, a estar atentos a las necesidades de nuestros hermanos que lo pasan mal”, ha añadido.  Según ha concretado, el pasado año, los recursos empleados por Cáritas en su acción caritativa y social en la Diócesis de Jaén alcanzaron los 4,9 millones de euros. De ellos, 3,48 millones de euros se destinaron a programas y proyectos. Una parte muy significativa, en concreto 1,7 millones de euros de esa cantidad, fueron a parar directamente a acogida y asistencia. Por su parte, los recursos recibidos alcanzaron los 5,38 millones de euros, con un significativo incremento de la cantidad recibida a través de colectas, socios y donativos, que superó los 2 millones de euros. “Tengan en cuenta la importancia de este dato, ya que durante todo el periodo de confinamiento no se pudieron llevar a cabo colectas en los templos y parroquias de la Diócesis. Fueron muchos los gestos de personas que, con sus aportaciones generosas, se mostraron sensibles a esta realidad. Ejemplos como los de los sacerdotes diocesanos, animados por nuestro pastor Don Amadeo, que destinaron su sueldo a Cáritas”, ha recordado Jiménez.

330.375 ayudas prestadas

En el apartado de subvenciones, Cáritas recibió 1,68 millones de euros, mientras que de campañas, entidades privadas y alimentos donados se superaron los 510.000 euros en 2020. En cuanto al número de personas atendidas, es decir, aquellas que acudieron a los equipos de Cáritas o a los programas y proyectos, la cifra alcanzó a las 15.878. Sin embargo, las personas beneficiadas de esas ayudas duplicaron esta cifra, al situarse en 33.420 personas. El total de ayudas prestadas alcanzó las 330.375 en los doce meses de 2020.

Otros datos significativos, son las 172.922 comidas servidas en los comedores sociales gestionados por Cáritas; las 19.647 atenciones prestadas a mayores, una cifra en continuo crecimiento en los últimos años; las 16.155 atenciones prestadas a la infancia, y las 881 personas sin hogar acompañadas en 2020, lo que conllevó 36.014 servicios prestados en esta área. Un dato destacado de este 2020 es el descenso del voluntariado, que pasó de 2.093 personas en 2019 a 1.729. “El motivo es que muchos de nuestros voluntarios, personas mayores, se vieron obligados a abandonar su labor generosa al ser considerados personas de riesgo. Una situación que desde Cáritas se vive con preocupación y con la necesidad de apostar la incorporación a nuestros equipos de voluntarios más jóvenes.”, ha apostillado Diego Jiménez. “Ante la adversidad, a pesar de ello, nadie se ha quedado sin atender, lo que ha sido un hecho significativo”, ha aclarado.

En cuanto al perfil de las personas acompañadas por Cáritas Diocesana de Jaén, 7 de cada diez son mujeres. En casi 8 de cada 10 casos se corresponde con personas de nacionalidad española, mientras que en 2 de cada diez son extracomunitarios. Con respecto a la edad, la mitad se sitúa en la horquilla que va de los 30 a los 50 años y, con respecto a la situación laboral, en el 75,6% de los casos está en situación de desempleo, una cuestión que vuelve a demostrar que la falta de un trabajo es uno de los principales motivos generadores de exclusión social en la provincia jiennense.

Finalmente, ha realizado un pequeño apunte sobre la empresa de economía social de Cáritas, Recuperaciones Redoble, encargada del reciclaje de ropa. A través del centenar de contenedores ubicados en más de una treintena de municipios de la provincia jiennense se recogieron más de 716.000 kilos de ropa, a los que hay que sumar los 94.031 kilos recogidos en las parroquias de la Diócesis de Jaén.

El director de Cáritas Diocesana de Jaén, Rafael López-Sidro, ha puesto el acento en la solidaridad de los ciudadanos. “Ellos han permitido que recibamos una cantidad cercana al millón de euros con respecto al año anterior” ha agradecido. Además, ha destacado el magnífico esfuerzo de los voluntarios y técnicos de Cáritas, que han estado al pie del cañón. “Gracias a ellos, ha sido posible mantener esta acción. Cuando comenzó el confinamiento, tuvimos que plantearnos un reto: cuidar a las personas que ayudamos y también a las que ayudan, los voluntarios y técnicos de Cáritas. La pandemia nos ha permitido también experimentar el dolor de las personas que acompañamos”, ha manifestado en la rueda de prensa.

Junto a ello, tengo que destacar que en Cáritas hemos sentido el problema del paro, cuya gravedad se ha aumentado por la pandemia. Una enfermedad casi crónica para esta provincia. Más de la mitad de las personas que atiende Cáritas siguen buscando trabajo y una de cada diez sigue con trabajo fuera de la ley. Más de la mitad de los hogares acompañados por Cáritas en situación de exclusión severa. Ha sido crítico con las políticas públicas en materia de vivienda y las dificultades de acceso al Ingreso Mínimo Vital. También ha lamentado la brecha digital, que ha afectado para la solicitud de ayudas y para la educación de los niños. López-Sidro ha subrayado la preocupación por la drogadicción, al destinarse unos 200.000 euros en ayudas para enfrentar el problema de la drogadicción. “Debemos luchar contra esta lacra que se está cargando a la juventud”, ha sentenciado.

Finalmente, ha puesto de manifiesto el miedo que está dominando esta sociedad respecto al futuro que nos espera y a la salida de esta pandemia, así como las dificultades de las familias para conciliar vida familiar y laboral. “La radiografía de esta situación nos estimula para seguir trabajando e insistiendo en que ofrecemos recursos e iniciativas para cambiar esta realidad. Tenemos que ir más lejos de todo eso, porque se está dañando a muchas personas”, ha explicado.

Despedida
Rafael López-Sidro ha aprovechado para despedirse de los medios de comunicación, ya que concluye su mandato como director de Cáritas. El obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, aprovechó la rueda de prensa para anunciar la concesión de la Medalla de la Diócesis de Jaén a López-Sidro, por su servicio a la Iglesia de Jaén. Es la primera vez que se entrega.

Cáritas diocesana de Jaén

Galería fotográfica: «Presentación de la Memoria de Cáritas diocesana de Jaén 2020»

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Restauración del templete del Corpus de Alcalá la Real

En la tarde del domingo 13 de junio fue presentado, en...

18 jóvenes de la Sierra alta de Segura reciben el Sacramento de la Confirmación

El pasado miércoles día 16 de junio, nuestro obispo,  Don Amadeo,...

Enlaces de interés