Más de 120 jóvenes participan en la Vigilia de la Inmaculada en Jaén

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

La Delegación de Juventud celebraba el pasado sábado, 7 de diciembre, la Vigilia de la Inmaculada para Jóvenes.

Bajo el lema lema «Hágase en mí, según tu palabra», más de 120 jóvenes de toda la diócesis participaban en esta vigilia, que comenzaba a las 17.30 horas con la acogida en el Colegio Cristo Rey.

Tras una breve presentación del encuentro, comenzaban los talleres para trabajar en torno a los Misterios de Gozo de María.

Alrededor de las 8 de la tarde comenzaba la marcha festiva rezando el Rosario Misionero por las calles de Jaén hasta llegar a la Catedral. Así, cada grupo, con un color distinto y haciendo presente a un continente, se encargaba de un Misterio: La encarnación del Hijo de Dios, la visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel, el nacimiento del Hijo de Dios, la presentación del Señor Jesús en el templo, y la pérdida del Niño Jesús y su hallazgo en el templo.

Pasadas las 9 de la noche comenzaba la Eucaristía en la S.I. Catedral, presidida por el Sr. Obispo, D. Ramón del Hoyo López.

Durante su homilía el Sr. Obispo quiso hacer hincapié en compromiso de los jóvenes y los acontecimientos que han ayudado a ello. «Veo un despertar fuerte en jóvenes cada vez más comprometidos, aunque aparentemente no sean tan numerosos, esto es obra de Dios, por eso es para agradecérselo al Señor. En el recorrido vemos que determinados acontecimientos han ayudado bastante a los jóvenes, sobre todo, además de la de Delegación de Juventud, los sacerdotes… está la Jornada Mundial de la Juventud. Esto ha marcado bastante, no sólo en esta diócesis, sino en todo el mundo a todos los jóvenes. Ha sido un acierto. Aquella corazonada del Beato Juan Pablo II, que siguieron con tanta fuerza Benedicto XVI y el Papa Francisco. Por tanto, hemos de dar gracias al Señor, que ha hecho que esto haya sido ocasión para que muchos jóvenes en el mundo entero se hayan planteado qué es ser cristiano, qué quiere Dios de ellos… Y de ahí han venido hechos concretos como la reunión en El Rocío este mismo verano y determinadas actividades que todos conocemos de la Delegación de Juventud. Tengo que felicitarles por ese musical Vida tan hermoso y que tanto bien puede hacer a los jóvenes. En las dos sesiones pudieron estar aproximadamente unos 1.500. Todo esto ojalá sepáis llevarlo a otros sitios también, para que ese sentido sagrado de la vida, a través del arte, de la música, de la danza, de la expresión… pueda llegar a otros».

Igualmente, Monseñor del Hoyo destacó la importancia de seguir creciendo en la fe. «Ojalá estos encuentros de la Vigilia de la Inmaculada continuemos manteniéndolos con un sentido de reflexión, de oración y de fiesta. Todo va unido. Hemos tenido también el Año de la Fe, otra gracia especial. Cuánto bien ha hecho a tantas personas, no sólo a jóvenes, caer en la cuenta de la fe regalo de Dios, que somos amados por Dios, que espera una respuesta de cada uno. Aunque clausurábamos el Año de la Fe el pasado 24 de noviembre el programa no ha dejado de existir para nosotros, todo lo contrario, esta misma noche es un encuentro con el Señor a través de la Virgen. Nosotros tenemos que seguir profundizando en nuestro ser de cristianos. Como decía el Papa, entramos por la puerta de la fe en el Bautismo y termina ese recorrido al final de la vida. Y mientras tanto, encuentros y más encuentros con el Señor, y así va creciendo nuestro ser de cristianos, nuestra amistad con Cristo. En unos momentos más y en otros momentos menos, pero de lo que se trata es fundamentalmente de dos cosas. Encontrarnos con Cristo, entrar en su amistad, abrir nuestro corazón de par en par y que él nos vaya conduciendo en la vida. Y el cristiano, con Cristo, tiene que descubrir su rostro en los pobres, es la otra característica propia del cristiano. No podemos vivir en el puro egoísmo. El cristiano da su vida por los demás».

Finalmente, tras la cena y ya en el Seminario Diocesano, los jóvenes pudieron disfrutar de un concierto del Grupo Musical «Yoiré», de la Delegación de Juventud y una chocolatada.

Contenido relacionado

Jornadas juveniles de verano ´21 en la Casa de Espiritualidad «Trayamar»

Teníamos muchas ganas de lanzar esta iniciativa. Aunque la pandemia sigue...

La Reina de Radio María peregrina a Jaén

La Virgen María es la mejor madre, y siempre cuida de sus...

Enlaces de interés