La parroquia de San Félix celebra el Pregón de la Familia

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

Con motivo de la celebración de la Fiesta de la Sagrada Familia, la Pastoral Familiar de la parroquia de San Félix de Valois de Jaén ha organizado, como viene siendo habitual, una serie de actos.

Así, el pasado viernes, 13 de diciembre, la Hermana María Cecilia Appendino, Misionera Eucarística de Nazaret, fue la encargada de pronunciar el VI Pregón de la Familia.

El Párroco, D. Santos Lorente Casáñez abría el acto con unas breves palabras de bienvenida. «Son muy importantes estos encuentros, y aunque sean gestos muy pequeños y sencillos, como el que estamos realizando hoy o el Día de la Sagrada Familia o la Jornada de la Familia, que celebraremos en febrero. Todo esto ayuda a que todos valoremos la familia y la familia cristiana, que como creyentes que somos no podemos ignorar».

«Este año, a nivel, no sólo parroquial, sino también de toda la diócesis, el objetivo y el tema prioritario es la vocación cristiana al matrimonio y, especialmente, a la vida consagrada y al sacerdocio. La pregonera, una religiosa, nos va a transmitir lo que es la familia cristiana y la vocación cristiana dentro de la familia. El título «La familia, tierra fértil de la vocación» es precioso y expresa muy bien la idea. Y es que si no hay familias cristianas difícilmente habrá vocaciones. Dios lo puede todo y puede hacer surgir vocaciones en familias que no sean cristianas, ni practicantes, pero es difícil. Lo normal es que surjan y las familias sean esa tierra fértil, ese vivero donde se puede escuchar llamada del Señor a consagrarse a Él como religioso o religiosa, como sacerdote y como matrimonio».

Tras la actuación del coro parroquial de niños, que ofreció una selección de Villancicos Populares, la Hermana María del Valle Camino, Superiora de las Misioneras Eucarísticas de Nazaret, fue la encargada de presentar a la pregonera, María Cecilia Appendino.

Por su parte, la Hermana María Cecilia comenzaba hablando del Adviento y el icono de la Sagrada Familia de Nazaret. «Nos encontramos en el camino del Adviento disponiendo el corazón para la fiesta de la Navidad donde la Iglesia nos toma de la mano para acercarnos, una vez más, a ese misterio grande y profundo del Dios que se hace hombre, se hace cercano, se hace uno de nosotros y se queda con nosotros y entre nosotros. Este misterio de la Encarnación y en Nacimiento en Belén lo vamos a celebrar muy pronto. Y en este marco queremos poner nuestros ojos en el icono precioso de la Sagrada Familia de Nazaret donde el mismo hijo de Dios quiso nacer y crecer, haciendo presente el misterio de Dios, en medio de esta realidad tan cercana para todos nosotros, que es la familia».

Asimismo, la hermana afirmaba que «desde nuestra mirada creyente, desde nuestra mirada de fe, descubrimos que todos estamos y somos vocacionados por Dios, llamados por Él para algo. Es necesario que comprendamos bien de lo que estamos hablando, porque muchas veces se ha utilizado y se sigue utilizando la palabra vocación solamente para hablar de la llamada al sacerdocio o a la vida consagrada, y me parece importante no reducir el término, no cerrarlo sólo al campo de la Consagración. Todos recibimos una llamada de Dios algunos para el matrimonio y la familia, otros para la vida religiosa o consagrada y otros para el sacerdocio. Y en este sentido podemos decir que la familia es tierra fértil de la vocación, porque es el espacio o el ambiente propicio para que cada uno descubra y reconozca esta llamada que Dios le dirige y pueda madurar la respuesta. La familia es tierra fértil de la vocación, primero para los esposos que están llamados a entregarse plenamente el uno al otro en el amor, haciendo presente el misterio del amor de Dios por cada persona, por cada criatura, y solamente en la familia este amor recíproco de los esposos encuentra el espacio para desarrollarse en plenitud. Y de esta forma la familia se convierte en tierra fértil para que también los hijos puedan escuchar y reconocer la voz de Dios que también para ellos tiene un plan particular del que depende la plenitud de sus vidas».

«Para ahondar más en esta dimensión vocacional de la familia, nos ayuda mirar el icono de la Sagrada Familia de Nazaret. La Sagrada Escritura nos ofrece con mucha riqueza los relatos de la vocación, de la llamada de Dios a cada uno de los miembros de esta familia singular de Nazaret. También Jesús recibió del Padre una vocación, una llamada y una misión. En el bautismo la unción de Espíritu se le dará en plenitud la misión del padre, pero hasta ese momento es curioso que en el plan de Dios esa misión del hijo se fraguara lentamente en el misterio escondido de una familia. Es curioso y es un dato interesante para nosotros, porque nos habla y nos invita a pensar que la familia para Jesús es algo importante, es algo especial en su vida. Y contemplar este sagrado misterio de la familia de Nazaret nos ilumina para mirar la realidad de las familias en el mundo de hoy, que es donde nos toca vivir y hacer presente este misterio», continuaba.

Los actos programados continuarán el sábado 28 de diciembre con el Rosario de las Familias, a las 18.30 horas. Finalmente, el domingo 29 de diciembre, a las 19.30 horas, tendrá lugar la Eucaristía por la Sagrada Familia.

Contenido relacionado

El Espíritu Santo de Burunchel celebra el XXV aniversario de su consagración

Ayer, domingo 12 de septiembre, se celebró el XXV aniversario de...

Más de 60 agentes de Cáritas participan en el VII Encuentro Arciprestal de Baeza

El director de Cáritas Diocesana de Jaén, Rafael Ramos, pide a...

Enlaces de interés