Jornada de formación cuaresmal en la Parroquia de la Asunción de Bedmar

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

El pasado siete de marzo, dentro del Plan de Formación para la Cuaresma de la Parroquia de la Asunción de Ntra. Sra. de Bedmar, y en colaboración con la Asociación Bedmar Debate, tuvo lugar, en el Centro Cultural García Lorca, con gran afluencia de público, una conferencia con el tema: “La Sábana Santa, ¿una maravillosa falsificación?” Esta conferencia fue impartida por D. Alfonso Donoso Barella, maestro de primaria, y como afirmó el párroco en su presentación, cristiano no solamente de bautismo sino, sobre todo, de convicción y de compromiso. Persona muy vinculada al mundo cofrade de Úbeda, ciudad donde nació, trabaja y reside.
El conferenciante comenzó su intervención con unas palabras de San Juan Pablo II en las que decía que “la Sábana Santa es un desafío a la inteligencia”. Partió de la base de que la fe no se puede materializar, no se puede palpar. No es necesaria la demostración de la autenticidad de la Sábana para alimentar nuestra fe.

Resaltó que de su estudio se deduce que es el espejo del Evangelio. Refleja el sufrimiento humano. La Sábana es la imagen del amor de Dios y del pecado del hombre, de la incapacidad humana, del silencio. Presenta a Jesús en su máxima impotencia. Revela la última consecuencia del misterio de la Encarnación.

Describió la Sábana como un lienzo de lino de 4,36 m x 1,13 m y de 1,5 kg de peso, que representa la imagen de un hombre torturado, crucificado y con una herida en el pecho. El lienzo se conserva actualmente en la catedral de S. Juan Bautista de Turín. Afirma, que está demostrado históricamente, que estuvo en diferentes lugares, Jerusalén, Edesa, Constantinopla, Lirey y Chambery, antes de llegar a su actual ubicación. Curiosamente coincide el origen de los granos de polen, encontrados en el lienzo, con los lugares en los que se sabe, históricamente, que estuvo guardada la Sábana.

El ponente hizo un pormenorizado repaso de las investigaciones llevadas a cabo por un buen número de científicos de diferentes especialidades, en las que se han utilizado los instrumentos más sofisticados y avanzados que tiene la ciencia actualmente, y de ellos se deduce que no se trata de una falsificación, como se dio a entender cuando una muestra del lienzo se dató con el método del carbono 14. Al contrario, dijo, se trata de un lienzo confeccionado en la época en que vivió Jesús, con la técnica que se utilizaba en aquella época, y que representa una imagen superficial, no atraviesa el lino, detallada, resistente al calor, al agua y a los reactivos existentes hasta ahora. No es pintura, no hay trazos. Se comporta como un negativo fotográfico. Es tridimensional. La imagen, según la teoría más aceptada, se formó como consecuencia de una potente radiación de corta duración. Cuando se forma la imagen, el cuerpo no está apoyado en la losa del sepulcro, estaba en suspensión, levitando.

Afirmaba que, del estudio biológico y forense, se deduce cómo fue la tortura que recibió el hombre de la Sábana. Tenía roto el tabique nasal e inflamado el pómulo derecho por los golpes recibidos. En la flagelación recibió más de cien latigazos. El camino hacia el monte del Calvario lo hizo cargado con el palo horizontal de la cruz que pesaba alrededor de sesenta kilogramos. La crucifixión se hizo con clavos que se introducían por las muñecas afectando al nervio mediano. Los pies se clavan, con las piernas ligeramente flexionadas, cruzando un pie sobre el otro. Al estar encogido, no puede respirar; el crucificado muere por asfixia. Recibe el golpe de gracia con una lanzada horizontal entre la quinta y la sexta costilla que le toca el pericarpio.

El conferenciante hizo referencias a D. José Manuel Pozas, sacerdote salesiano que suscitó en él el interés por la Sábana Santa, también se refirió al libro “La Sábana Santa de Turín, ¿una milagrosa falsificación?” de Julio Marvizón e hizo alusiones a imágenes de la película “La Pasión” de Mel Gibson.

Finalizó la conferencia diciendo que para tener fe no son necesarias, refiriéndose a la Sábana, tantas pruebas materiales y que él lo que ha pretendido es comunicar todo lo que se ha investigado sobre esta reliquia.

D. Fernando Viedma Fernández
Presidente Asociación Bedmar Debate

Contenido relacionado

27 de noviembre: Encuentro sinodal con jóvenes en el Seminario

Siguiendo la invitación de la Vicaria de Evangelización de nuestra diócesis,...

Ya luce en la capilla del Santísimo el Martirio de San Sebastián tras su...

Después de siete meses, la obra pictórica de Martínez Domedel, “El...

Enlaces de interés