Jaén acoge la presentación de la campaña contra el hambre de Manos Unidas

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

El pasado 3 de febrero la ONG de la Iglesia Católica para ayuda, promoción y desarrollo de los pueblos del Sur, Manos Unidas, presentaba su campaña anual contra el hambre. «Luchamos contra la pobreza ¿te apuntas?» es el lema de esta campaña número 56.

Al acto tuvo lugar a las 19.30 horas en la Iglesia Santa María Madre de la Iglesia de la capital jiennense. Allí estuvieron presentes el presidente de Manos Unidas, D. Cristóbal Medina; la vicepresidenta, Dña. Ana Colmenero Alcántara; el Consiliario de Manos Unidas D. Francisco León; el párroco, D. José Chica; el Padre Blanco, Manuel Osa, encargado de la presentación de la campaña; y multitud de voluntarios y personas interesadas en el tema.

«Este año se cumple el periodo que se había puesto las naciones Unidas para realizar los Objetivos del Milenio. El objetivo de la campaña de este año es evaluar esos objetivos y abrir nuevos caminos para luchar contra la pobreza. Algunos de esos objetivos se han cumplido. Se han mejorado algunas cosas, la pobreza se ha reducido a la mitad… es verdad que ha habido un avance, pero todavía hay muchísimas personas que viven bajo el umbral de la pobreza», aseguraba el misionero Manuel Osa.

Por su parte, el Presidente de Manos Unidas quiso hacer hincapié en los 1.200 millones de personas que viven pobreza extrema. «Con un impulso renovado comenzamos la nueva Campaña de Manos Unidas, a través de la cual queremos contagiar nuestra sed de ser constructores de un desarrollo integral para todos. No existe verdadero desarrollo si todavía hay 1.200 millones de personas viviendo en pobreza extrema. Una pobreza que normalmente se define como disponer de menos de 1,25 dólares al día, pero que en el fondo, significa no ser considerado persona, no tener reconocidos los derechos, ser prácticamente invisible, no tener importancia social, ser excluido de todas las oportunidades y todas las decisiones. Es un escándalo intolerable con el que no podemos pactar: no podemos andar por la vida como si esto no nos afectara. Apoyar la lucha contra la pobreza es nuestra misión y debe ser la prioridad de todas las instituciones económicas y políticas. Por eso, nuestra mirada, nuestras manos, nuestro corazón se abren por poner en primer lugar a los últimos, a los que sufren los desmanes de un sistema financiero que obliga a muchos a no tener trabajo, ni tierra, ni techo».

«Acabar con la pobreza es una tarea de todos en la que cada uno debemos comprometernos. De muchos modos se puede aportar para luchar contra la pobreza, para construir unas relaciones marcadas por una solidaridad que es «atención amante». A lo largo de este año, Manos Unidas pone a disposición de toda la sociedad numerosos recursos informativos, acciones formativas, actividades de sensibilización y posibilidades de colaboración con proyectos de desarrollo», continuaba.

El Padre Blanco quiso, con su testimonio, dar unas pinceladas sobre la realidad de países africanos como el Congo y animar a la ciudadanía a ayudar a Manos Unidas en la financiación de esos proyectos que ayudan al desarrollo de las zonas más pobres. «Que la gente esté muy sensibilizada con Manos Unidas, que colaboren mucho en esta campaña. Manos Unidas hace un trabajo extraordinario de recogida de fondos para ayudar al Tercer Mundo en todo lo que es desarrollo. Es la ONG conocida de la Iglesia católica, lleva más de 50 años trabajando en proyectos de desarrollo, de educación, de sanidad…. Y a nosotros nos ayudan mucho. Los misioneros no podríamos hacer cosas si no tuviéramos a alguien que nos financie los proyectos, que nos ayude a financiar y a poner en marcha nuestros sueños. Estamos en la campaña de Manos Unidas «Luchamos contra la pobreza», que seamos solidarios, que podamos dar nuestro granito de arena para que se llevan a cabo esos proyectos que están ahí».

Finalmente, el D. Cristóbal Medina quiso agradecer la generosidad de la sociedad jiennense y expresó su deseo de hacer frente, un año más, a la financiación de los proyectos asumidos. Quiso presentar, además, el proyecto que van a acoger los dos arciprestazgos de Jaén capital durante este año. «Es un proyecto de apoyo a una comunidad campesina. Un proyecto de agua y saneamiento para una comunidad en Perú. Es para mejorar la salud y la calidad de vida de una localidad que se llama Ichupata, que tiene 44 familias y que viven en unas condiciones muy precarias. El proyecto supone 85.500 €. Esto es en lo que vamos a trabajar en Jaén. Yo confío como todos los años en que lo vamos a hacer. El año pasado teníamos un proyecto también muy importante que se cubrió en su totalidad. Se cubrieron todos los proyectos de la diócesis».

«Este año la diócesis de Jaén acoge en total 7 proyectos en Perú, en la India y en Camerún, entre otros lugares. Estos proyectos están asumidos por arciprestazgos. Vamos a luchar todos con nuestros medios y haciendo lo que sabemos hacer en Manos Unidas: compartir comida en nuestra cena del hambre; compartir momentos de alegría con manifestaciones o con marchas deportivas, teatros…».

Financiación de proyectos

Alrededor del 80% de los fondos de financiación para los proyectos de Manos Unidas son privados. Los voluntarios de Manos Unidas trabajan todo el año para conseguir el dinero necesario para los proyectos de los que se hacen cargo. Se financian mediante varias actividades y acciones. La principal es la colecta nacional de Manos Unidas que se celebrará el próximo domingo, 8 de febrero. También es importante la cena del hambre, que se celebrará en numerosas parroquias, en colegios, en institutos,… el viernes 6 de febrero.

Contenido relacionado

Enlaces de interés