El Obispo se dirige a los internos de la Prisión Provincial

Cada año, el Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, celebra la Cena del Señor con los internos de la Prisión Provinicial.

Este año, debido a las estrictas medidas frente a la COVID-19, el Prelado jiennense no ha podido estar presente, pero sí ha querido dirigirse a los internos, a los responsables de la Pastoral Penitenciaria y a los funcionarios de la Prisión para acompañarlos en estos días de Semana Santa. Lo ha hecho a través de un vídeo y de una carta que a continuación reproducimos:

 

Queridos amigos:

Ante todo, quiero dirigiros mi más afectuoso y cercano saludo. Soy vuestro Obispo Amadeo, ese amigo que de vez en cuando pasa por la que es ahora vuestra casa, para acercaros el afecto de la Iglesia y recordaros el amor de Dios, que es siempre más grande y más fuerte que el que podamos ofrecer cualquier ser humano. De Él aprendemos nosotros a amar. Con los capellanes y todos los que os visitan, en la pastoral penitenciaria, encontráis a unos testigos de la fe y del amor de Jesucristo, que en estos días estamos recordando en su experiencia de Pasión, Muerte y Resurrección.

Yo sé que una prisión no está cerrada nunca a los acontecimientos importantes que se van sucediendo en los días y en los años en los que vosotros vivís en ella. Os aleja físicamente pero no os aísla.

En una prisión siempre hay ventanas para el mundo, sobre todo el más interior. Si abrís la ventana espiritual que todos tenéis, y eso depende de cada uno, comprobaréis que tras ella hay quien nos quiere y espera que le abramos. De este modo os encontraréis, quizás con más luz que cuantos vivimos en la calle, con la verdad de un Misterio que sólo se siente y se vive dentro del nosotros, antes de que se convierta en experiencia de vida. La muerte y la resurrección de Jesucristo o nos conmueve y remueve por dentro, por lo que tiene de amor de Dios, o no es más que un relato histórico sin la fuerza y la verdad que todo lo cambia y lo transforma.

Si me lo permitís, os invito a encontrar en la muerte de Cristo todo lo negativo, lo perjudicial, lo falso y lo sin sentido de vuestra vida; y a encontraros con Jesucristo Resucitado que para todos, pero especialmente para vosotros, es Vida y Libertad.

Un abrazo de hermano.

Amadeo Rodríguez Magro
Obispo de Jaén

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Enlaces de interés