El Obispo preside la Eucaristía en la apertura del capítulo general de las Madres de los Desamparados

Diócesis de Jaén
Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

La casa natal de la Madre Petra, en el Valle de Abdalajís, (Málaga) acogió, este miércoles, la Eucaristía de apertura del XXIII capítulo general de las Madres de Desamparados y San José de la Montaña. Una celebración que, a petición de las religiosas de esta congregación, estuvo presidida por el Obispo de Jaén, Don Sebastián Chico Martínez.

El Prelado jiennense, durante la celebración de la Eucaristía alentó a las Madres a ser fieles al carisma de Madre Petra y a la Iglesia, abriéndose y escuchando las necesidades de los hombres de hoy, y lo hizo con estas palabras. “Gracias por vuestra entrega a Dios y a las personas más necesitadas de esta bendita tierra andaluza, donde el Señor a través de vuestra fundadora, Beata Madre Petra, regaló vuestro hermoso carisma a nuestra Iglesia, y desde donde partisteis a otras tierras, para que, desde la sencillez y la cercanía que os caracteriza, servir a nuestra Iglesia desde la promoción humana, la oración, el servicio pastoral, educativo y asistencial, respondiendo siempre a vuestro carisma: “vivir en la Iglesia el seguimiento de Cristo, configurándose con su actitud de caridad misericordiosa, de amor total que sale al encuentro de las necesidades materiales y espirituales para remediarlas”.

Del mismo modo, el Obispo quiso incidir en su carisma y esa entrega a los demás con la que soñó la Madre Petra, “Que este Capítulo que iniciáis, sea un acercamiento personal a la verdad de las cosas, a vuestra propia verdad, a la verdad de la vida, de la Iglesia y del mundo. Los cristianos somos conscientes de que Jesucristo es la última verdad de las cosas y la última verdad de nuestra vida”, afirmó Don Sebastián.

Para finalizar su homilía, el Obispo imploró al Señor para que siga enviando vocaciones a la vida consagrada y a la sacerdotal para seguir construyendo el Reino: “Pido al Señor por vosotras para que vuestro fervor apostólico siga siendo contagioso, pues, siendo así entusiasmará y suscitará siempre atractivo… Nos dice el Papa: donde hay vida, fervor, ganas de llevar a Cristo a los demás, surgen vocaciones genuinas. Que el Señor os bendiga y os fortalezca para prepararos y vivir la pascua de un nuevo Capítulo General, a través del cual se derramará gracia para toda nuestra Iglesia.”

Con la constitución de la Asamblea Capitular comienzan ya los trabajos y directrices que marcarán el rumbo de la Congregación en los próximos seis años.

En el silencio del Valle de Abdalajís, donde la naturaleza habla por todos los rincones; donde uno se puede imaginar a Madre Petra paseando, en el quehacer del día a día, en medio de los rebaños, los campos…, las Madres se van disponiendo y tomando conciencia de la ilusión por trabajar por la Congregación, dejando que sea el Señor el que vaya hablando al corazón. Nos encomendamos todos a sus oraciones.

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Mayores de la Diócesis se reúnen en torno a las figuras del viejo Simeón...

La Casa de la Iglesia acogía, el pasado viernes, 2...

Enlaces de interés