Carta Pastoral en la Jornada Mundial del Enfermo 2024“Dar esperanza en la tristeza”

Diócesis de Jaén
Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

«Convertiré su tristeza en gozo,
los alegraré y aliviaré sus penas» (Jer 31, 13).

Queridos diocesanos,

El próximo 11 de febrero, memoria litúrgica de Nuestra Señora de Lourdes, la Iglesia universal celebra la Jornada Mundial del Enfermo. Este año, el lema elegido para conmemorar este día es “Dar esperanza en la tristeza”. De una manera especial, la Iglesia quiere poner su mirada maternal en aquellas personas que atraviesan enfermedades o momentos de sufrimiento psicológico. Desde la pandemia, las afecciones de carácter mental se han hecho más presentes que nunca en nuestra sociedad: problemas de ansiedad, de depresión o dificultades para conciliar el sueño, llevan a muchas personas (jóvenes y mayores) a vivir sumidas en un profundo pozo del que, en muchas ocasiones, parece imposible poder salir, agravado, más si cabe, por la incomprensión de las personas que las rodean.

Ante este sufrimiento, silencioso y en muchas ocasiones silenciado, de los que sufren la tristeza del alma, Jesucristo les dice: «Convertiré su tristeza en gozo, los alegraré y aliviaré sus penas» (Jer 31, 13).Porque si bien, estas enfermedades deben ser atendidas por profesionales que puedan poner la medicina al servicio de sus dolencias, el dolor del alma también se ve aliviado a través de la esperanza, esa que viene dada por el amor de Dios en la persona de su Hijo, nuestro Señor.

El Papa Francisco nos dice: «Comprendo a las personas que tienden a la tristeza por las graves dificultades que tienen que sufrir, pero poco a poco hay que permitir que la alegría de la fe comience a despertarse, como una secreta, pero firme confianza, aun en medio de las peores angustias»

 Ante el dolor, la enfermedad, la soledad y la incomprensión es fácil sentirse abandonado, abatido, apesadumbrado, pero si confiamos en Jesús y su Palabra, la tristeza y el sufrimiento se pueden combatir. «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera» (Mt 11, 28- 30).

En esta Jornada Mundial del Enfermo, de igual manera, quiero destacar y agradecer la labor que llevan a cabo los cuidadores, quienes con dedicación y sacrificio brindan apoyo a sus seres queridos, luchando cada día por llevar luz a su oscuridad, por consolar su alma, por sanar sus heridas. Vuestra labor callada y constante es una caricia para Dios y un regalo para los que disfrutan de vuestros cuidados.

Nuestra Iglesia, desde la Pastoral de la Salud trabaja, constantemente, para ser cauce de anuncio del Evangelio, también, a través del dolor y de la enfermedad. Los voluntarios de la Pastoral, de la Hospitalidad de Lourdes y del PROSAC (profesionales sanitarios cristianos) buscan herramientas actuales y novedosas para poder ofrecer, tantos a los enfermos como a los cuidadores y sus familias, maneras de anunciar que Jesucristo se hace presente, también, en cada momento de dolor y de sufrimiento. También, se ha creado un “grupo de acompañamiento en el duelo” con actividades formativas dirigidas a la preparación de voluntarios, para iniciar su proceso de acompañamiento cristiano, dirigido a aquellas personas que se encuentren en momentos de dolor y pérdida de diversa forma.

Del mismo modo, animo y sugiero a que en todas las Comunidades Parroquiales se creen equipos de visitadores de enfermos. Ante los enfermos, Jesús nos pide acercarnos y escucharlos, establecer una relación directa y personal con cada uno y comprender su sufrimiento hasta llegar a hacerse cargo de él por medio del servicio, como hace el buen Samaritano (cf. Lc 10,30-35). El mismo Cristo se ha inclinado ante los sufrimientos materiales y espirituales del hombre para curarlos. Por tanto, el acompañamiento de los enfermos no puede faltar nunca en nuestra Iglesia diocesana y en cada parroquia. Sé que los enfermos no nos son indiferentes en nuestra Iglesia jiennense.   

Os invito a todos, acompañantes y enfermos, a participar en la Eucaristía que, en la Jornada Mundial de la Salud, vamos a celebrar D.m., el día 11 de febrero a las 11:30 horas en la Santa Iglesia Catedral de Jaén. Ante el altar ofreceremos como sacrificio nuestras enfermedades y sufrimientos al Señor.

Que la Virgen de Lourdes, consoladora de los enfermos, os dé paz para el alma, esperanza ante el dolor y consuelo para vuestra tristeza.

Con mi afecto y bendición,

+Sebastián Chico Martínez
Obispo de Jaén

The post Carta Pastoral en la Jornada Mundial del Enfermo 2024“Dar esperanza en la tristeza” first appeared on Diócesis de Jaén.

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

La Santa Sede hace pública Dignitas infinita, sobre la dignidad del ser humano

El documento del Dicasterio para la Doctrina de la Fe:...

Opción por la fe: ocho adultos reciben los sacramentos de iniciación cristiana en la...

En el domingo de la Divina Misericordia, el segundo de...

En el año de la Oración, Talleres de Oración y Vida propone: “Aprender a...

Siguiendo la propuesta del Papa Francisco, en el marco de la...

Enlaces de interés