Cáritas Diocesana inicia el curso con el objetivo de la creación de empresas de inserción laboral

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

Cáritas Diocesana de Jaén ha celebrado el acto oficial de inicio de curso en la ciudad de Martos. «El inicio de curso lo celebramos el primer año en Jaén, el año pasado en Andújar y este año hemos querido celebrarlo en Martos. Hemos elegido Martos porque es la ciudad, del arciprestazgo de Martos-Torredonjimeno, donde estamos trabajando este año en el Plan de Formación que estamos preparando y elaborando. Aquí están los animadores del territorio trabajando con todas las Cáritas parroquiales en esos tres años de que tenemos planteados de desarrollo de formación y mejora de los servicios de las Cáritas parroquiales. Hemos querido venir para que conocieran todo el Consejo, quiénes son los animadores del territorio, qué trabajo están haciendo a lo largo de este año y qué es lo que pretendemos a lo largo de estos próximos años», explica D. Rafael López-Sidro, presidente de Cáritas Diocesana.

A las cinco de la tarde se celebraba, en la Parroquia de Santa Marta, una reunión presidida por el Sr. Obispo, D. Ramón del Hoyo López; el Presidente de Cáritas Diocesana, D. Rafael López-Sidro; y el Vicario de Pastoral Caritativa y Social, D. Juan Raya. Asimismo, participaron miembros de las diversas Cáritas parroquiales e interparroquiales de la diócesis. Allí se presentaron numerosos e importantes temas. «El orden del día de la reunión era muy extenso pero por destacar lo más importante hablamos del Reglamento nuevo para Cáritas Diocesana que estamos elaborando y que va a tener por finalidad mejorar la estructura de Cáritas para optimizar su rendimiento y su eficacia», afirma López-Sidro.

«También ha sido muy importante el acuerdo de aprobar y enviar al Sr. Obispo para su aprobación los Estatutos de la Fundación que vamos a crear y que va a tener por finalidad la creación de empresas de inserción laboral. Estas empresas darán salida a un grupo de personas muy importante que conseguimos recuperar de su situación de exclusión social, pero que en el momento que se incorporan al mundo laboral se encuentran que no tienen salida porque no hay quien los contrate porque no tienen experiencia. Y estas empresas nos van a permitir que estas personas adquieran experiencia y formación en una determinada actividad profesional. Y eso le va a poner, al menos, en situación de igualdad con el resto de las personas», continúa.

Igualmente, trataron temas sobre el Fondo Diocesano, la sensibilización ciudadana y las ayudas y nuevas colaboraciones. «El Fondo Diocesano es algo que a nosotros nos interesa muchísimo divulgar en el seno de nuestras Cáritas parroquiales. Además, hay sensibilidad enorme que se está despertando en nuestra sociedad y la prueba son las ofertas de ayuda que estamos recibiendo. También, en la reunión se explicaba la difícil situación actual y el problema de la escasez de alimentos ya que «la situación es mucho peor que la del año pasado».

Más tarde, en el Santuario de la Virgen de la Villa, patrona de la localidad, el Sr. Obispo presidía la Eucaristía. Durante su homilía el Sr. Obispo quiso destacar la vinculación entre el amor a Dios y el prójimo: «La inseparable vinculación entre el amor a Dios y el prójimo nos enseña el mismo Jesucristo, el distintivo esencial del cristianismo y su más sublime aportación a la humanidad. El amor a Dios tiene como exigencia ineludible la apertura al prójimo; y el amor al prójimo conduce siempre, con mayor o menor grado de conciencia, hacia el horizonte infinito de Dios. Por eso, en esta Eucaristía, abrimos nuestros corazones, pobres y necesitados de su amor, para que los inflame de su fuerza, para orientar y apoyar la caridad en nuestra Iglesia diocesana».

«Es mucho y muy bueno lo que la Iglesia de Jaén viene haciendo en este campo, pero la caridad cristiana y nuestra fe, apoyados en el Señor con esperanza, continua interrogándonos, como lo hacemos, con qué sentido, y cuáles pueden ser nuestras lagunas y vacíos. No está todo hecho, ni mucho menos», continuaba. Finalmente, D. Ramón quiso agradecer a Cáritas su amor a la Iglesia y su servicio pastoral. «Conocen todos el apoyo incondicional de mi persona y de todas las instituciones diocesanas a favor de Cáritas. Gracias, desde su Delegado episcopal y Director, hasta el último en el tiempo de los voluntarios. Por su amor a esta Iglesia, por asumir, en sus manos, tan gratificante y al mismo tiempo difícil servicio pastoral. Mucho es lo que hay que hacer y muchas las dificultades, pero no perdamos la calma, ni la alegría, porque nuestra buena voluntad, y hasta nuestras pobrezas personales, las bendice el Señor. Con nuestro barro hace maravillas si nos dejamos modelar por El».

Cáritas Diocesana inicia, así, un nuevo curso pastoral con entusiasmo y multitud de retos planteados: «Se plantean muchísimos retos porque lamentablemente la situación económica no mejora y el número de personas en situación de necesidad y de ayuda está aumentando. Tenemos que buscar instrumentos de ayuda y de financiación e instrumentos que mejoren nuestro sistema y modo de trabajar. Tenemos que optimizar los recursos que tenemos y mejorar nuestras estructuras con el fin de que seamos más eficaces y lleguemos a la mayor cantidad de gente posible», afirma su presidente.

Contenido relacionado

La noche de la Aparición recupera el esplendor previo a la pandemia

Tres años después, la noche de la Aparición ha recuperado la...

La comunidad de Santa Isabel peregrina a Medjugorge

En el mes de octubre del año pasado llego a Jaen...

Enlaces de interés