Quiero ser voluntario de Cáritas

Ofrecemos algunos testimonios de personas voluntarias de diferentes proyectos y equipos parroquiales de Cáritas Diocesana de Huelva, como reconocimiento y gratitud a toda esa gran familia que en Huelva la componen más 900 personas, y con su presencia callada, hacen posible el encuentro, la escucha, la acogida.

«Un encuentro que nos enriquece porque cuestiona nuestra manera de pensar, de ser y de vivir. Un encuentro que abre grietas en ese universo de seguridades que levantamos para defendernos y protegernos. Un encuentro que nos hace descubrir que tenemos algo que dar, es verdad, pero también mucho que aprender y mucho que recibir de lo que le otro es, tiene y puede ofrecer. Un encuentro que nos agranda el corazón y nos implica en un proceso de conversión personal y social». (Gozos y retos del Voluntariado vivido como vocación)

Natividad Arrizabalaga (Centro Puerta Abierta)

¿Cómo y cuándo empezó a ser voluntaria de Cáritas? Empecé hace 30 años, mi párroco comentó que necesitaban voluntariados para un centro para ayuda a necesitados. Me dieron unos cursos en los Jesuitas. El primer centro estaba en la calle Aragón y sólo había una bañera, la ropa muy desordenada, era un caos, así empezamos. La afluencia de cada vez más gente, hizo que nos trasladaran a esta casa de las Colonias. El jueves dimos desayuno a 68 personas, aquí somos todos amigos, les gusta que le llamemos por su nombre, son gente buenísima.

¿Qué cree que aporta al voluntariado y qué le aporta éste? De estos 30 años, sólo he faltado para ir de viaje, me aporta que me da vida el estar con ellos, me cuentan sus cosas, como ya soy veterana, les riño y todo, se crean lazos como de familia.

Cuéntenos el momento de más dificultad y que recuerde más triste y el de mayor satisfacción. Fue el jueves pasado, que llego un señor nuevo y fue bastante maleducado conmigo, después de eso, todos son un encanto. El momento más feliz… cuando vamos a la playa, a la Sierra…

A nivel individual, a nivel de parroquia ó centro y a nivel gubernamental (y teniendo en cuenta la política de recortes) ¿Cómo cree que podríamos afrontar el número crecientes de pobres? Hace falta mucho dinero para todo, ésto es todo a base de dinero. Ellos están hartos de galletas,a veces piden magdalenas, tostadas, pero no se puede… tuvimos una reunión con el Director de Cáritas, pero es todo, dinero…

Mari Ángeles Lara (Coordinadora de Huelva)

¿Cómo y cuándo empezó a ser voluntaria de Cáritas? Empecé hace 30 años llevando a mi hija a catequesis ,el párroco me pidió que colaborara de catequista, pero yo estaba más interesada en el tema de la marginación y empecé con un ropero, dando ropa en la misma parroquia. Ahora estoy en la Diocesana junto con dos religiosas. Me reúno con ellas y estudiamos los casos. Tenemos gente desde las 6 de la mañana haciendo cola

¿Qué cree que aporta al voluntariado y qué le aporta éste? Me aporta muchísimo, la fe, salgo con el bienestar de que aunque no pueda ayudar, por falta de medios, al al menos poder escuchar a las personas. Qué aporto yo…? Yo siempre intento estar ahí con lo que me piden.

Cuéntenos el momento de más dificultad y que recuerde más triste y el de mayor satisfacción. Un día me empujaron y me tiraron un bastón unas señoras porque no les podía dar nada, porque no teníamos nada…es una vocación. El momento de más satisfacción, un día que aunque no le pudimos dar nada de alimentos a una señora, nos agradeció en el alma, que al menos la hubiésemos permitido desahogarse y escuchado. Lloró y no paraba de darnos las gracias.

A nivel individual, a nivel de parroquia ó centro y a nivel gubernamental (y teniendo en cuenta la política de recortes) ¿Cómo cree que podríamos afrontar el número crecientes de pobres? Lo primero que haya más voluntarios, luego, los proyectos como talleres que se puedan hacer desde las parroquias. Más implicación de los jóvenes de las parroquias. Hay muchos proyectos, pero poca gente. Hay que hacer algo, los recursos son poquísimos y cada vez más gente.

Luis Lara (Casa Santa María de Los Milagros)

¿Cómo y cuándo empezó a ser voluntario de Cáritas? Comencé en la búsqueda de llevar una vida lo más cristiana posible y apostar por este proyecto de vivir bajo el mismo techo con gente que no tiene hogar y está enferma. Esa fue la motivación.

¿Qué cree que aporta al voluntariado y qué le aporta éste? En el aspecto familiar, nos aporta que nuestros hijos vivan esta problemática, de gente enferma sin hogar, que sea un aprendizaje, mantenerlos lejos de esta realidad sería engañoso para ellos. Aportamos que se sientan, día a día, no como acogidos, sino en su casa, en un hogar.

El peor y el mejor momento. El momento de miedo, de vértigo, cuando no estás seguro ya por los niños, ó por ellos, de no saber si realmente estás tomando las decisiones adecuadas, qué también desaparece con la convivencia del día a día, con el estar juntos. El mejor, el momento más cotidiano, cuando tomamos café todos juntos, cuando convivimos como una familia, el ver su evolución física y emocional… eso refuerza mucho.

A nivel individual, a nivel de parroquia ó centro y a nivel gubernamental, y teniendo en cuenta la política de recortes, ¿cómo cree que podríamos afrontar el número crecientes de pobres? A nivel estatal estamos en la obligación de exigir que ciertas necesidades básicas, estén cubiertas en toda la población. A nivel de Iglesia, creo que está tapando huecos que el Estado debería de tapar. Y a nivel individual, si todos nos comprometiésemos con el ayudar, yo creo que no habría necesidad de crear Instituciones como Cáritas.

Hermana Inés (Biblioteca de Cáritas)

¿Cómo y cuándo empezó a ser voluntaria de Cáritas? Empecé cuando terminé de dar clases, y me dije: y ahora ¿qué hago? Y una hermana me presentó a Manuel Aznar, entonces director de Cáritas y de todo lo que me ofrecieron para colaborar, elegí la biblioteca. Ahí en la calle Aragón, teníamos los libros por debajo de las mesas, al empezar, ya luego nos fuimos organizando.

¿Qué cree que aporta al voluntariado y qué le aporta éste? Yo intenté amoldarme, me ha servido mucho porque he visto un voluntariado muy comprometido, por vocación, por servicio.

Cuéntenos el momento de más dificultad y que recuerde más triste y el de mayor satisfacción. Lo más positivo, repito, ver el compromiso, la implicación y la convivencia con los voluntarios.

A nivel individual, a nivel de parroquia ó centro y a nivel gubernamental (y teniendo en cuenta la política de recortes) ¿Cómo cree que podríamos afrontar el número crecientes de pobres? Nosotras como comunidad, hemos llegado al punto de no poder contribuir con Cáritas porque no tenemos suficiente dinero para nosotras y que también tenemos que ayudar a nuestras hermanas misioneras.

Otilio (La Tienda de Cáritas)

¿Cómo y cuándo empezó a ser voluntaria de Cáritas? Empecé hace un año en el proyecto de la tienda y me encanta.

¿Qué cree que aporta al voluntariado y qué le aporta éste? Es una experiencia nueva, enriquecedora, conoces la realidad, pero ya vivirla…

Cuéntenos el momento de más dificultad y que recuerde más triste y el de mayor satisfacción. Lo peor, cuando viene la gente muy desesperada buscando ropa, el mejor, las pasadas Navidades, cuando se repartió comida, ver las caras de las personas que salían con sus bolsas.

A nivel individual, a nivel de parroquia ó centro y a nivel gubernamental (y teniendo en cuenta la política de recortes) ¿Cómo cree que podríamos afrontar el número crecientes de pobres? Granito a granito se hace una playa…Que la gente fuera más consciente de los problemas que hay, con una semana de voluntariado que viviese todo el mundo, la gente cambiaría su percepción de la pobreza y ayudarían más.

Valeriano Barahona (Casa de Acogida Santa María)

¿Cómo y cuándo empezó a ser voluntaria de Cáritas? Fue en un momento de mi vida en el que tenía ganas, espacio y tiempo cuando decidí ponerme a buscar. Había tenido contacto con movimientos eclesiásticos, siendo adolescente y así empecé en la PA y luego aquí en la casa de acogida donde llevo ya 6 años.

¿Qué cree que aporta al voluntariado y qué le aporta éste? Me aporta que forma ya parte de mi vida cotidiana, estuve en África para trabajar más directamente con ellos, para conocer, para aprender más desde allí. En cuanto a mí, siento que soy útil porque me piden consejo, me involucran en sus vidas.

Cuéntenos el momento de más dificultad y que recuerde más triste y el de mayor satisfacción. El momento más duro y triste cuando falleció una persona de la Casa. Los mejores, cuando salen de aquí y me llaman para decirme que han encontrado un trabajo, me dan las gracias…

A nivel individual, a nivel de parroquia ó centro y a nivel gubernamental, y teniendo en cuenta la política de recortes, ¿cómo cree que podríamos afrontar el número crecientes de pobres? Sensibilización, a nivel de comunidad, seguir luchando para que el gobierno se de cuenta que tienen que apoyarnos más.

José Ángel (proyecto de asentamientos de inmigrantes)

¿Cómo y cuándo empezó a ser voluntario de Cáritas? La implicación mía viene desde un conocimiento de Jesucristo, yo era ateo y en un momento de mi vida de desesperanza encontré unas catequesis y el párroco me pide ser responsable de un grupo de Cáritas.

¿Qué cree que aporta al voluntariado y qué le aporta éste? Me aporta ponerme en el lugar del otro y a la vez ver que en él está Cristo. Ponerme al servicio de la Iglesia. Yo intento aportar entrega, misericordia.

Cuéntenos el momento de más dificultad y que recuerde más triste y el de mayor satisfacción. Los más difíciles, los principios en 2.004, teníamos colas de 300 personas, estábamos empezando, no sabíamos por dónde tirar. Había casos que la tenían que realizar Asuntos Sociales, no nosotros, porque no dábamos a basto,habiendo tensiones incluso entre nosotros los voluntarios, fueron dos años muy difíciles. Los momentos más felices, lo que te enseña Cáritas, que te hace entrar en la humildad, el sentarme a comer con ellos.

A nivel individual, a nivel de parroquia o centro y a nivel gubernamental, y teniendo en cuenta la política de recortes, ¿cómo cree que podríamos afrontar el número crecientes de pobres? Hay qué hacer una autocrítica, los cristianos tenemos dificultad para compartir los bienes.

Alba (Voluntariado Joven, Cáritas de la Sierra)

¿Cómo y cuándo empezó a ser voluntaria de Cáritas? Comencé en esto del voluntariado hace ya varios años, la verdad es que no recuerdo el año exacto. La verdad que para mí han pasado volando, pero sé que son cuatro o cerca de cuatro. Y todo gracias a Israel, que me comentó la propuesta de los Talleres de verano, que fue lo primero en lo que participé, y dije sí. Desde entonces cada año me he apuntado a estos voluntariados. Unos años más tardes comenzamos con las «clases particulares» a los niños de la Sierra en verano. Y ya finalmente, este verano, participé en las Colonias de Cáritas, que aunque fueron las más largas y acabé muuuy cansada, valió la pena.

¿Qué cree que aporta al voluntariado y qué le aporta éste? Para mí las colonias y todos los voluntariados que he hecho hasta ahora, me han dado las ganas de seguir ayudando, me han dado más alegrías, más fuerzas, motivación… Y aunque acabásemos cansados de las Colonias, de los talleres de verano… al año siguiente estaba allí, porque recibía cariño de los niños, porque me divertía con ellos, etc… La verdad es que guardo muchísimos recuerdos buenos, agradables, de risas, algunos de llantos… con muchos niños, y con algunos ya llevo trabajando y pasando una parte de mis vacaciones, y me encanta verlos crecer cada año, y volver a compartir nuevas actividades, risas y regañinas con ellos. Verlos en sus respectivos pueblos y que se acerquen con un abrazo y una sonrisa de oreja a oreja. Para mí ha sido todo un placer. Saber que he formado parte de sus pequeñas vidas y de haberles hecho feliz durante unos días. Acabo pensando que recibo mucho más de lo que doy.

Cuéntenos el momento de más dificultad y que recuerde más triste y el de mayor satisfacción. El momento de mayor impotencia fue en las Colonias de Verano de este año. Tocaba «disco-ducha» y un niño dijo que no se iba a duchar. Ese día además me dolía mucho la cabeza, y sentí impotencia porque había muchos niños a mi alrededor gritando, y este niño no quería ducharse, la verdad es que era un poco cabezota, y por eso acabé llorando.

A nivel individual, a nivel de parroquia ó centro y a nivel gubernamental, y teniendo en cuenta la política de recortes, ¿cómo cree que podríamos afrontar el número crecientes de pobres? El Estado creo que debería donar más cantidad de dinero a este tipo de actividades solidarias, que se esfuerce más en apoyar a los que ayudan a los más pobres, y a los niños más necesitados sobre todo, ya que son los que están más indefensos. Debería de hacer campañas para promover el voluntariado, sobre todo en estos tiempos, en los que es necesario más colaboración gratuita. Si los gobiernos y parroquias… destinasen «campañas», y motivasen a la gente a implicarse más con los más necesitados, el resultado sería más voluntarios y por tanto más gente atendida, más niños con unas mini-vacaciones… Las parroquias además, creo que hacen buenas campañas, como las de Cáritas de alimentos… Lo que se necesitaría son personas dispuestas a ayudar de forma gratuita. Pero creo que eso también se está consiguiendo, que cada vez la gente es más solidaria. Además la gente en los pueblos sobre todo, se solidariza más. Creo que las medidas que están tomando las ONGs… son buenas y las correctas, lo único que falta son esos voluntarios, personas dispuestas a dar lo mejor de sí y a ayudar.

Contenido relacionado

El sacerdote Servando Pedrero, nombrado Hijo Adoptivo de Valverde del Camino

El Ayuntamiento de Valverde del Camino ha hecho entrega del título...

«Convocad a la Asamblea». Exhortación del Obispo, D. Santiago Gómez, al inicio del curso...

A los presbíteros, diáconos, personas consagradas y a todos los fieles...

Comunicado de los Obispos de la Provincia Eclesiástica de Sevilla sobre el retorno a...

Reunidos los Obispos de la Provincia Eclesiástica de Sevilla en la...

Enlaces de interés