Gesto Solidario, signo diocesano de comunión

Con la Cuaresma, un año más, comienza el llamado Gesto Solidario Diocesano. No se trata de una campaña, ni una colecta imperada, sino una oportunidad para poder experimentar la misericordia de Dios, una propuesta Diocesana, que nos da sentido de pertenencia a una misma comunidad eclesial, unida en su diversidad para un mismo fin solidario.

Tiene como base los instrumentos que la Iglesia nos propone para vivir la preparación cuaresmal: oración, ofreciendo una propuesta de oraciones semanales, para que todos hagamos presente al Padre las mismas intenciones; sacrificio, momentos donde podemos tener renuncias voluntarias, que nos ayuden a configurarnos con Cristo que se entrega; y limosna, teniendo presente a las personas que más lo necesitan. Para lo cual, desde las parroquias se distribuyen un guión para la oración diaria junto con unas huchas de cartón que, puestas en un lugar visible del hogar, invita a sus miembros, desde los más pequeños a los mayores, a privarse de lo superfluo y a compartirlo con los más necesitados. Dichos guiones y huchas pueden ser retiradas en las distintas parroquias.

Al comienzo de este gesto, hace ya cinco años, la Iglesia de Huelva se solidarizó con la Iglesia del Chad, participando en la construcción de un seminario para la diócesis de Laï. Al año siguiente se unió a las diversas iniciativas surgidas en la Iglesia para responder a la tragedia del terremoto de Haití. Los siguientes años, la recaudación de este gesto ha ido destinado a la rehabilitación de la Casa Santa María, de Cáritas Diocesana, que acoge diversos servicios. En el 2013 se destinó a partes iguales a la Casa de Acogida Oasis y a las obras de Puerta Abierta en la Casa de Cáritas. Este año se quiere seguir apoyando estas dos realidades y el gesto pasa a ser animado por Cáritas Diocesana.

Contenido relacionado

Domingo XXI Tiempo Ordinario – C

«El número de los salvados» (Lc 13, 22-30) En tiempos de...

Enlaces de interés