El psicólogo Juanma De Alarcón dirigió la formación sobre «Catequesis y Familia»

El pasado sábado, 13 de febrero, tuvo lugar la quinta sesión de formación del Curso de Profundización para Catequistas, que llevaba por título ‘Catequesis y familia’. Se trata de uno de los temas que más interés suele despertar entre nuestros catequistas. De hecho, raro es el encuentro de catequistas en el que no se menciona la dificultad que supone el trabajar hoy con las familias.

Pues bien, para tratar de deshacer este nudo gordiano, hemos contado entre nosotros con la presencia de Juanma De Alarcón Fernández, psicólogo y experto en coaching educativo. Sus más de treinta años de experiencia en el terreno de la formación y de la educación, avalaron las numerosas propuestas que nos lanzó durante la ponencia. Sin lugar a dudas, es alguien que habla desde el conocimiento que da el vivir a ras de suelo. Además, gracias a su estilo cercano y a su maestría en el uso de la pedagogía, logró captar nuestra atención durante toda la sesión matinal.

Tras los saludos oportunos y el momento de oración, la jornada de formación se desarrolló, como viene siendo habitual, en dos partes. Durante su exposición, Juanma nos dibujó los rasgos más característicos de la familia actual. Para ello, empleo una mirada panorámica, sin dejar de enfocar aquellos detalles que, si bien pasan desapercibidos para la mayoría, son los que dan sentido a todo el conjunto. Concretamente, y de manera muy ingeniosa, nos invitó a abandonar el paradigma de «Capuletos y Montescos». Y es que, mientras dichas familias sospechaban mutuamente la una de la otra, Romeo y Julieta campaban a sus anchas. Por ello, catequistas y padres estamos llamados a cimentar nuestra relación, no en la desconfianza recíproca, sino en la  empatía, la cercanía y la acogida incondicional.

Asimismo, insistió en la necesidad de devolver el protagonismo del crecimiento en la fe a los propios catequizandos. Para ello, no sólo es necesario poner en crisis un modelo en el que el paternalismo y la sobreprotección están a la orden del día. Igualmente, es fundamental pasar de una catequesis entendida como prestación de servicios, propia de la sociedad de consumo, a una catequesis donde la identidad y la pertenencia a la comunidad cristiana sean los elementos centrales. Finalmente, sitúo la relación educativa actual en el contexto de la denominada «distancia cercana». Se trata de un modelo educativo, en el que, si bien educadores y educandos mantienen una relación asimétrica, la distancia que los separa queda reducida a la mínima expresión. Ello, permite al educador ser referencia adulta que regula y orienta a los educandos, y, al mismo tiempo, hacerlo mediante el calor que da el afecto. Asimismo, propicia un diálogo que no sólo acoge sino que también permite crecer en la autonomía.

Fuente: www.catequesisdehuelva.org

Más información recursos de la formación

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Pastoral penitenciaria: ‘Veinticinco años de otra libertad’

Cada 24 de septiembre se celebra la festividad de Nuestra Señora...

«No es de los nuestros», comentario al Evangelio del XXVI Domingo del Tiempo Ordinario...

Jesús y sus discípulos. Rembrandt (1634). Museo Teylers, Haarlem (Holanda) La psicología...

Enlaces de interés