Dos de cada tres alumnos eligen cursar voluntariamente religión católica

En la actualidad, dos de cada tres alumnos eligen cursar voluntariamente religión católica. Con respecto al año pasado, las cifras suben un 1,5% en los centros de «iniciativa social-entidad titular católica» y un 1,6% en los de «iniciativa social-entidad titular civil», mientras que bajan un 1,8 % en los centros estatales.

Según los datos recabados, proporcionados por 61 diócesis de las 69 existentes en España, de un total de 5.385.601 de alumnos escolarizados, 3.501.555 reciben actualmente enseñanza religiosa católica, lo que supone el 65% (un 1,7% menos que el curso pasado). «Esta disminución del número de alumnos se debe, entre otros motivos, a las dificultades y trabas de tipo social, legislativo y administrativo que se ponen a la enseñanza religiosa».

Por otra parte, los obispos de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis han publicado una Nota dirigida a toda la comunidad católica para recordar «el papel significativo de la enseñanza escolar de la religión católica», que es, ante todo, un ejercicio de la libertad religiosa y del derecho a la educación de los hijos por parte de los padres, según sus propias convicciones religiosas y morales.

Mirando al futuro, los obispos afirman que «la LOMCE mejora la situación de la enseñanza religiosa escolar en las etapas de Educación Primaria y Educación Secundaria. Sin embargo, su regulación en Bachillerato no garantiza la oferta obligatoria de la asignatura por parte de los centros ni, consecuentemente, que los padres y, en su caso, los alumnos puedan optar por ella».

En nuestra diócesis contamos con 37930 alumnos aproximadamente impartiendo clases de religión en infantil y primaria y con 135 profesores para todos ellos. En cuanto a los centros de Enseñanza Secundaria, la provincia consta de 61 centros en los que 38 personas actualmente imparten su docencia y que es raro el profesorado que sólo tiene un centro donde impartir esa docencia.

El alumnado que recibe la formación religiosa es de 11153, aproximadamente, constatando que la mayor parte es de enseñanza secundaria y que la opción en Bachillerato es bastante baja, dependiendo también de las zonas de población. Existen muchas razones, pero la falta de una alternativa reglada hace que el alumnado opte por no tomar la religión y aprovechar a hacer tareas de estudio en la hora de alternativa dado que los cursos de Bachillerato son más costosos y con mayor materia de estudio. A esto hay que añadir la secularización social y que a veces los adolescentes se ven influidos unos por otros, o las horquilla horaria en las que se ponen las clases de religión, a primera o a última hora, razón que provoca cierto absentismo.

Contenido relacionado

Enlaces de interés