Celebrada la convivencia sacerdotal en Huelva

«Afrontando con renovada esperanza los nuevos retos de la Iglesia y la Sociedad de nuestro tiempo.» Entre los días 16 y 18 de septiembre se ha celebrado, en la Casa de Espiritualidad Reina de los Ángeles de Aracena, la ya tradicional Convivencia-Asamblea Sacerdotal Anual de la Diócesis de Huelva donde, además de unos días de convivencia en los que los sacerdotes de la provincia intercambian sus inquietudes, preocupaciones y aspiraciones, se presentaron las grandes líneas de acción pastoral para el presente año y se han sometido a diálogo algunos  aspectos de dicha acción para la futura decisión.

La Convivencia fue abierta el pasado martes, 16 de septiembre, por Mons. Miguel Ángel Sebastián, Obispo de la Diócesis de Laï (Chad), con una breve reflexión y tiempo de oración que introdujo a los participantes en el clima necesario para estas jornadas.

Tras la mañana, el Obispo de Huelva, Mons. José Vilaplana Blasco, introdujo la asamblea exhortando a los presentes, casi un centenar, a continuar en la línea de reanimación de estos últimos años a fin de afrontar con renovada esperanza los nuevos retos de la Iglesia y la Sociedad de nuestro tiempo.

D. José Vilaplana esbozó las líneas de reflexión y trabajo para estos días, destacando el Proyecto de Animación a la Lectura Creyente de la Palabra de Dios, que lleva unido un Gesto de Solidaridad a través de un proyecto con la Diócesis de Laï, del país africano del Chad. Este doble proyecto va a ser lanzado con motivo del Sínodo Universal de Obispos  entorno a la Palabra de Dios que SS. Benedicto XVI a convocado, con el que queda de manifiesto la preocupación de la Iglesia por un encuentro del hombre con la Palabra de Dios como fuente de Vida, y especial de toda la comunidad cristiana necesitada de una continua reevangelización.

Tras la introducción, fueron presentados los distintos proyectos de solidaridad que están en proceso de elección. Entre estos proyectos se encuentran la creación de una granja agropecuaria, la construcción de una escuela-capilla, la  Biblioteca del Seminario Diocesano de Laï o distintas becas de estudios y formación para profesionales, en especial médicos. Todos los proyectos fueron sometidos a debate a fin de ir analizando y decidiendo las iniciativas solidarias que pueden acometerse.

La primera tarde se cerró con el concierto de órgano en la Iglesia de Santiago de Castaño del Robledo, a cargo de José Enrique Ayarra Jarne, canónigo-organista titular de la S.P. y M. Iglesia Catedral de Sevilla. El concertista deleitó al público con un amplio y variado repertorio entre los que sonaron obras de Bach, la  “Suite en SOL menor” de D. Zipoli, “Pequeñas piezas para un reloj” de J. Haydn, varias piezas denominadas “tientos”, la clásica sevillana “Baile de seises” de D. Arquimbau, o el también famoso “In modo antico” de E. Torres.

El organista quedó gratamente sorprendido por el sonido que emitía esta pieza del siglo XVI, llegando incluso a bromear al párroco y alcalde de Castaño del Robledo con la posibilidad de comprarlo. Ayarra declaró a los asistentes que no existía un órgano de estas características y magnífica sonoridad en 100Kms a la redonda y pidió a los asistentes que disfrutaran con el concierto al menos la mitad de lo que él lo iba a hacer.

La segunda jornada de convivencia se dedicó a desarrollar cuestiones de interés pastoral. En la mañana, el Vicario Episcopal General de la Diócesis, Baldomero Rodríguez Carrasco, presentó la programación pastoral para el próximo curso, llamando a la conciencia y el compromiso de los sacerdotes con el todo de la Diócesis y exponiendo la continuidad en el trabajo para la renovación espiritual y pastoral. Dicho objetivo general ha sido desglosado en tres objetivos específicos: la realización de un proceso sistemático y grupal de Lectura Creyente de la Biblia, acompañado de un gesto solidario; la atención especial a la Iniciación Cristiana en sus tres fases –el denominado “despertar religioso”, el Catecumenado para niños de preparación a la recepción de los sacramentos de la Iniciación, y el denominado “catecumenado de adultos” para no bautizados mayores de 18 años que desean prepararse para adherirse a la Iglesia mediante la correspondiente formación y recepción de los sacramentos del Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía.

El responsable del Proyecto de Lectura Creyente de la Biblia, Francisco Echevarría Serrano, enunció brevemente el programa del próximo curso para comenzar esta iniciativa, señalando las fechas de los posibles encuentros de monitores, que se darán en toda la geografía de la provincia, para facilitar la presencia de los interesados.

Pero la mayor parte de la mañana se destinó a un tema de gran preocupación para el presbiterio de Huelva, la necesidad de afrontar con responsabilidad la atención a los sacerdotes mayores, estudiando distintas alternativas y debatiendo un proyecto de futuro capaz de ofrecer un servicio de calidad a éstos, a la vez que ser suficientemente sostenible. De los 160 sacerdotes de la Diócesis un 28,4% (35) son mayores de 75 años, 12 de ellos con una salud bastante debilitada. La Diócesis, mediante distintas comisiones está elaborando, por un lado, un proyecto de Estatuto para el Presbiterio Mayor de la Diócesis, a la vez que, por otro lado, estudia la posibilidad de crear una “Residencia Sacerdotal” o utilizar los medios que actualmente existe en un trabajo de conjunción y colaboración con Residencias de Religiosas o Patronales de la Diócesis.

En la tarde, Daniel Valera Hidalgo, Vicario Episcopal para la Transmisión de la Fe, comenzó a explicar de forma más pormenorizada el Proyecto de Iniciación Cristiana de conjunto, suscitando un diálogo sobre los medios de aplicación en la Diócesis. Para la mañana siguiente se continuaría desarrollando este tema, debido a la escasez de tiempo con el que se había contado a causa del rico intercambio de pareceres y sugerencias. La tarde la cerró la celebración de la Eucaristía y Vísperas en la Iglesia parroquial de Aracena.

Así, la última mañana se ha destinado a concluir exponiendo el último tema pendiente en torno a la Iniciación Cristiana: el  catecumenado de adultos no bautizados. Es una preocupación cada vez más creciente, debido a la secularización de la sociedad y a los flujos migratorios que ponen en contacto personas venidas de ámbitos de increencia o de otras religiones o confesiones con personas creyentes provocándose cada vez más casos de petición de incorporación a la comunidad eclesial por parte de muchos de éstos.

Daniel Valera Hidalgo desarrolló, tomando como fondo el Directorio Diocesano para la Iniciación Cristiana y ,tanto documentos de la Conferencia Episcopal Española que aportan su reflexión al respecto, como la experiencia de otras diócesis españolas a este respecto, todo un proceso catecumenal para incorporar a estos nuevos catecúmenos. En nuestra Diócesis, este año  recibieron los Sacramentos de Iniciación Cristiana, en la Vigilia Pascual celebrada en la Santa Iglesia Catedral, siete adultos, todos ellos emigrantes de distinta procedencia.

Tras esta presentación, el sacerdote Juan Manuel Pérez Núñez, presentó el catecismo Jesús es el Señor, elaborado por la Conferencia Episcopal Española para la preparación sacramental del niño que, a pesar de que su contenido esencial apenas difiere con respecto a la anterior edición, sí aporta la novedad del formato, en un soporte más adecuado al niño por sus ilustraciones, guión y desarrollo temático, su encuadernación y acabado… Estructurado en torno al Símbolo de la Fe (Credo) y en un lenguaje adaptado al niño, quiere ser un material de referencia exclusivo en la Diócesis para la iniciación en la vida cristiana de los más pequeños (6-11 años), según expreso deseo de Mons. José Vilaplana Blasco.

Tras un breve descanso, el Vicario Episcopal General, Baldomero Rodríguez Carrasco, presentó el organigrama provisional de la Curia para el Gobierno de la Diócesis, bastante avanzado en su rediseño, desarrollando principalmente el punto referido a la Acción Pastoral. Dentro de este organigrama se destacó la puesta en marcha del Centro de Teología, Pastoral y Espiritualidad, como centro de referencia diocesana que ya ha comenzado su andadura y cuyo responsable es el sacerdote Víctor Manuel Bermúdez Bermejo. Este centro quiere suplir el déficit formativo de los actuales y futuros agentes de pastoral que desarrollan su labor en las parroquias u otros servicios pastorales. Se pretende crear un curso básico para todos ellos, junto con cursos específicos para los determinados ministerios eclesiales a fin de ofrecer un servicio más adecuado a la Fe y a la necesidad de la sociedad actual. Es intención de este centro reimpulsar la llamada Cátedra de San Leandro, con propuestas de conferencias sobre temas de debate público, al igual que ofrecer distintas tantas de Ejercicios Espirituales para jóvenes, seglares en general…

En la última parte de la mañana el Delegado Territorial de la Mutua de Seguros Eclesiásticos UMAS, Francisco Cantillana Piné, explicó los productos que ofrecen a través la poliza a primer riesgo, explicando las distintas coberturas de Responsabilidad Civil y Patrimoniales. A continuación, el joven diácono Joaquín Sierra presentó a los sacerdotes y diáconos presentes el Centro Siloé Territorio Joven, que será inaugurado el próximo 30 de septiembre a las 20,30 h. Este espacio, situado en Dr. Cantero Cuadrado, 1 (frente a la Cafetería “El invernadero”), es el Centro de Orientación Juvenil de la Diócesis, un lugar de encuentro entre jóvenes y animadores con distintos servicios: de formación, de voluntariado, cultural y de ocio, para la oración y el crecimiento personal… Finalmente, el sacerdote Diego Suárez Mora, Responsable de “El Sembrador” Radio-TV, emisora internacional creada con el único fin de la Evangelización y cuya sede local está en Gibraleón, explicó el origen de la cadena y la ofreció como un medio pastoral y de anuncio evangélico para todos los sacerdotes de la Diócesis.

Mons. José Vilaplana Blasco cerró la convivencia recogiendo, a modo de síntesis, todo el trabajo desempeñado en este curso pasado, tras la celebración de la convivencia del año anterior, y esbozó las grandes líneas de su propio trabajo para el próximo curso, que se centrará los siguientes aspectos: Hacer notar en la Diócesis la celebración del Año Paulino que la Iglesia Universal está celebrando, incluyendo en actividades ya establecidas el contenido de los escritos paulinos; Impulsar el Proyecto de Lectura Creyente de la Palabra de Dios, animando primeramente a los sacerdotes a los que les pidió que ante todo fueran oyentes de la Palabra para ser servidores de ellas y no meramente animadores de este proyecto; Generar iniciativas en orden a la preocupación vocacional existente; Seguir acercándose a la realidad del sacerdote, especialmente de los más jóvenes y los más mayores; y, finalmente, Seguir con el programa de Visita Pastoral del Obispo, en este curso en concreto a las parroquias de la Sierra, en los que el Obispo quiere hacer visible la presencia de Jesucristo, Buen Pastor, conociendo de cerca la cotidianidad y necesidades, y animar a los agentes de pastoral a continuar en su tarea.

Contenido relacionado

📖 Reseña literaria: Libros para rezar el Vía Crucis

Hoy presentamos varios libros que nos ayudan a realizar esta práctica...

Virgen de la Candelaria (Anónimo, h. 1320-1330)

El título de la Virgen de la Candelaria está tomado del...

La VII Semana de Cine Espiritual cierra el telón con la participación de 27...

Más de dos mil alumnos y alumnas provenientes de un total...

Enlaces de interés